logo_medicina
Síguenos

Estos son los helados que menos engordan

El 50% de un helado es aire, mientras que la otra mitad restante es una combinación de agua, azúcares, grasas y proteínas

Compartir
Estos son los helados que menos engordan

Por Lucía de Mingo

6 de julio de 2023

¿Cuál es el helado más saludable desde el punto de vista nutricional? ¿Y el que menos engorda? De crema, de leche, polos, con cucurucho… la variedad es casi infinita, al igual que sus sabores, texturas y composición. Por ello, pocos son los paladares que pueden resistirse a comerse uno con la llegada de las altas temperaturas características del verano.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), con el fin de dar respuesta a estas preguntas, ha analizado la composición de una serie de helados para comprobar cuáles engordan menos y cuáles son los más saludables a nivel nutricional.  Los helados, en general, son alimentos con valor energético medio o alto, salvo los de hielo, que suelen ser menos calóricos. Por ello, según la OCU, los menos calóricos, con diferencia, son los polos y sorbetes (100 kcal/100g de media), seguidos de los de leche, con 210 kcal/100 g de media, mientras que los que llevan galleta o barquillo, son los que más calorías tienen (303 kcal/100 g de media). No obstante, hacen hincapié en que, para saber exactamente el nivel calórico de cada helado, también hay que tener en cuenta su tamaño.

María del Mar Silva, dietista-nutricionista, señala que, por regla general, las personas somos conscientes de que tienen muchas calorías, excepto los helados aptos para diabéticos o “sin azúcar”. Aun así, “hay que modular la ingesta de helados, no tomarlos todos los días. Si un día tomamos helado, los dos o tres días siguientes podemos recurrir a otras alternativas como refrescos sin azúcar, zumos diluidos en agua o con hielo, aguas saborizadas, tés helados…”.

Aunque parezca sorprendente, el 50% de un helado es aire, mientras que la otra mitad restante es una combinación de agua, azúcares, grasas y proteínas. Incorporar estos productos en nuestra dieta como una rutina en verano hace que estemos añadiendo calorías vacías. “Si tenemos una vida muy activa y en verano estamos dos horas jugando a las palas o estamos todo el día andando o haciendo turismo, podemos permitirnos tomar un helado”. No obstante, Silva hace hincapié en que hay que ser conscientes de que un helado no es un alimento y que, muchas veces, cuando lo tomamos, desplazamos la ingesta de otros alimentos porque nos quitan el apetito o porque decidimos, por ejemplo, no cenar por haberlo tomado. “Lo que estamos haciendo es sustituir alimentos que hacen que el cuerpo funcione por los helados, que no aportan nutrientes”.

Los hidratos de carbono, sobre todo los azúcares, son una fuente de energía, aunque menor que la grasa, y tienen una notable importancia en la elaboración de estos productos, ya que además de proporcionarles el sabor dulce, reducen el punto de congelación del agua e intervienen en la textura del alimento, ya que evitan que se formen grandes cristales de hielo. 

Entre un 5 y un 15% de grasa

Con respecto a los niveles de grasa, estos productos contienen entre un 5 y un 15%. Además de la grasa láctea, en la elaboración de helados se usan grasas vegetales, que afectan al valor nutritivo del alimento, ya que no todas son igual de saludables. Es frecuente el uso de grasa láctea, de coco, de palma, de colza o la manteca de cacao. “Las grasas saturadas elevan el riesgo cardiovascular, además son más difíciles de digerir y colaboran en el aumento de peso, porque son inflamatorias”.

Teniendo en cuenta la composición, la OCU establece que los helados de crema de leche contienen un 8% de grasa láctea. Con respecto a los de leche, la cantidad de grasa oscila entre el 0,3% y el 2,5%, dependiendo si se ha usado leche desnatada o entera. Los clásicos “polos” contienen al menos un 5% de grasa y hasta un 88% de agua, mientras que los sorbetes están compuestos por al menos un 15% de frutas y un 80% de agua. Por último, se encuentran los granizados que, por regla general, contienen menos cantidad de fruta y más azúcares.

Entre un 3% y un 5% del helado son proteínas. En la actualidad, los grandes supermercados han incorporado algunos que tienen muchas menos calorías y azúcares, pero que cuentan con un contenido en proteínas más elevado. De hecho, algunos pueden llegar a tener hasta 24,6 gramos de proteínas por tarrina, considerándose más saludables que los convencionales, aunque también tienen un alto contenido en grasa. No obstante, para la dietista-nutricionista, estos helados “healthy” no dejan de ser helados y “tienen una cantidad excesiva de azúcares y de grasas. De hecho, la cantidad de proteínas que llevan tampoco es tan grande, no es como comerse una pechuga de pollo”. Además, añade que ahora se está tendiendo a buscar muchos alimentos altos en proteína y, generalmente, no necesitamos tantas proteínas. “Al final una parte de las proteínas que nuestro cuerpo no utiliza las transforma en glucosa y vamos a acumular grasas”.

Según el informe del consumo alimentario en España del año 2022, elaborado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, durante el año pasado se llegaron a consumir más de 30 millones de litros de helado, un 8% más que en el año 2021. Esto implica que, por persona, los españoles consumimos una media de un litro de este alimento al año. En el top tres de comunidades autónomas que más lo consumen se encuentra la Comunidad Valenciana, Andalucía y Madrid; a la cola se sitúa la zona noroeste del país, con un consumo per cápita de 0,67 litros por persona y año.



Te puede interesar
alerta-presencia-salmonella-pescanova
Alerta sanitaria por la presencia de Salmonella en nécoras de la marca Pescanova
fundacion-jimenez-diaz-nodulos
La Fundación Jiménez Díaz incorpora un test pionero para el diagnóstico de nódulos tiroideos
disenan-bacterias-ecoli-come-plastico-nailon
Diseñan en laboratorio bacterias de E. coli que pueden comer plástico y transformarlo en nailon