logo_medicina
Síguenos

Migraciones prehistóricas estarían detrás del origen genético de la esclerosis múltiple o el alzheimer

Una serie de estudios publicados en la revista Nature sugieren la influencia de los genes en el desarrollo de enfermedades autoinmunes

Compartir
Migraciones prehistóricas estarían detrás del origen genético de la esclerosis múltiple o el alzheimer
Freepik

Por Juan García

12 de enero de 2024

La evolución humana sigue encerrando grandes misterios sin resolver. El análisis del proceso evolutivo puede desenterrar algunas de las claves que expliquen, por ejemplo, por qué los seres humanos tenemos una predisposición genética a padecer ciertas enfermedades. Con estas incógnitas en mente, desde la revista Nature han publicado cuatro artículos que estudian el genoma de los europeos modernos para descifrar cómo la evolución explica estas características genéticas. Así, han concluido que los procesos migratorios de los primeros habitantes del continente europeo en la era posglacial tendrían una relación directa con la aparición genética de enfermedades como la esclerosis múltiple o el alzheimer.

Más de 1.600 genomas antiguos han ayudado a rastrear las raíces de una serie de rasgos genéticos que se encuentran en los europeos modernos. La comparación de los genomas antiguos con los de individuos actuales sugieren que muchas características, incluido un mayor riesgo de esclerosis múltiple, fueron llevadas a Europa por personas que emigraron al continente en tres oleadas distintas que comenzaron hace unos 45.000 años. Sorprendentemente, uno de los rasgos que parece haber tenido una fuerte ventaja evolutiva es el asociado con una predisposición a la esclerosis múltiple. Los cambios genéticos que sirvieron en su día a los antiguos europeos para protegerse de agentes patógenos y les hicieron evolutivamente prevalentes, serían los causantes del mayor riesgo que sufren los europeos modernos de padecer enfermedades autoinmunes, según sugieren estas investigaciones. "Es un hermoso ejemplo de cómo, abordando cuestiones antropológicas y genómicas fundamentales y muy básicas, se puede informar a la medicina", afirma Lluís Quintana-Murci, genetista de poblaciones del Instituto Pasteur de París.

La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad neuroinflamatoria y neurodegenerativa con una especial prevalencia en el norte de Europa, cuyo riesgo hereditario se localiza dentro o muy cerca de genes relacionados con el sistema inmunológico. En base a un amplio conjunto de datos de genoma antiguo desde el periodo Mesolítico hasta la Edad de Bronce, los investigadores descubrieron que “el riesgo genético de EM aumentó entre los pastores de la estepa póntica y fue introducido en Europa por la migración relacionada con los Yamnaya hace aproximadamente 5.000 años. Además, mostramos que estas variantes inmunogenéticas asociadas a la EM experimentaron una selección positiva tanto dentro de la población de la estepa como más tarde en Europa, probablemente impulsada por desafíos patógenos que coincidieron con cambios en la dieta, el estilo de vida y la densidad de población”, explican los autores del estudio.

La colonización de Europa por humanos anatómicamente modernos se produjo en tres oleadas principalmente: la de los cazadores recolectores procedentes de Asia hace 45.000 años, los agricultores de Oriente Medio 11.000 años atrás y los pastores que vinieron de las estepas hace unos 5.000 años. Hasta el momento, se asumía que la mezcla de estos grupos por todo el continente habría propiciado el desarrollo de rasgos distintos por la adaptación a sus entornos locales. Sin embargo, en uno de estos estudios publicados por Nature, descubrieron que la dispersión migratoria de estos humanos prehistóricos no habría sido tan homogénea como se pensaba. Los hallazgos apuntan a que los pastores esteparios se dirigieron principalmente a las zonas más septentrionales de Europa, mientras que los agricultores de Oriente Medio se dirigieron al sur y al oeste, algo que serviría para explicar variaciones genéticas actuales. Por ejemplo, los europeos del norte modernos son más altos y de piel más clara que sus homólogos del sur porque tienen más ascendencia de los pastores esteparios. Y aquellos con mayor ascendencia cazadora-recolectora, que se encuentran comúnmente en el noreste de Europa, tienen variantes que los ponen en mayor riesgo de diabetes y enfermedad de Alzheimer.

El genetista evolutivo de la Universidad de California, Tony Capra, destaca la complejidad del proceso evolutivo y el papel del azar en el mismo: "Es muy, muy difícil saber qué impulsa la selección. Aunque puede resultar tentador concluir que una variante genética fue una adaptación evolutiva a un entorno, a veces es simplemente el resultado de quién vivía allí en ese momento”. Lo que parece claro es que el análisis de la evolución humana puede seguir dándonos fructuosas pistas sobre cómo responde nuestro organismo ante los cambios y la enfermedad.



Te puede interesar
los-hermanos-tambien-curan-el-homenaje-de-juegaterapia-a-los-hermanos-de-los-ninos-con-cancer