logo_medicina
Síguenos

Los precios temerariamente bajos de los genéricos alertan a las farmacéuticas

La reducción sobre el precio de referencia de hasta un 98% agrava el desabastecimiento de los medicamentos en España

Compartir
Los precios temerariamente bajos de los genéricos alertan a las farmacéuticas
Freepik

Por Juan García, Julia Porras

8 de marzo de 2024

Los problemas de suministro del mercado farmacéutico son cada vez más graves en España y alcanza dimensiones muy preocupantes. Frente a estas situaciones, los genéricos juegan un papel crucial en el abastecimiento de principios activos para los pacientes, sin embargo, la producción para las empresas nacionales llega a ser insostenible en ciertos casos. La competencia por establecer el precio más bajo alcanza niveles "temerarios", según denuncian fuentes de la industria farmacéutica consultadas por Medicina Responsable. Así, hay determinadas compañías de países como China o la India que consiguen copar el mercado a través de unos precios tan bajos que expulsan a su competencia. Cuando estas compañías producen hasta fin de existencias, o stock out como se llama en la industria, dejan el mercado desabastecido y con dificultades para conseguir de nuevo los fármacos.  

“El bajo precio de compra que establece la Comisión Interministerial de Precios de Medicamentos por la presión a la baja de las ofertas de compañías extranjeras provoca que la producción nacional, en el caso de los medicamentos genéricos, se envíe a terceros países, ya que nos sale más rentable que mantener las líneas de producción para abastecer la demanda de nuestro país al precio que se paga, explica una de las fuentes consultadas.

Esto da lugar a situaciones de desabastecimiento de medicamentos genéricos agravadas por el poder de mercado de estas empresas que copan el mercado. Para entender cómo se llega a esta situación, lo primordial es comprender cómo funciona el sistema de compra de medicamentos genéricos en nuestro país.

Proceso de compra de un medicamento genérico

Los medicamentos genéricos son aquellos elaborados cuando la empresa fabricante de un fármaco o molécula de síntesis química pierde la patente, abriendo la puerta a la aparición de estos fármacos equivalentes. La entrada de más competidores al mercado favorece el acceso de los pacientes a los mismos a través de una mayor competencia en los precios que permite a las administraciones negociar para adquirirlos más baratos. El problema viene cuando esa competencia se desborda, haciendo la producción insostenible en suelo europeo, un aspecto fundamental para hacer frente a situaciones de desabastecimiento. Es lo que se conoce como deslocalización de la producción farmacéutica, que es llevada a países con costes de producción mucho más reducidos. Esta situación está dejando al mercado de los genéricos en una situación de fragilidad y dependencia excesiva de estos terceros países. Según un informe de la organización Medicine for Europe, que representa a la industria en Europa, en los últimos años han desaparecido en el continente el 26% de los genéricos. Así, se han dejado de producir un 33% de antibióticos y un 40% medicamentos contra el cáncer

El primer actor que entra en juego es la Agencia Europea del Medicamento (EMA), quien es la encargada de aprobar la comercialización de fármacos en la Unión Europea en base a una serie de garantías de seguridad y calidad. Para ser financiado por la administración, en nuestro país debe pasar por la Comisión Interministerial de Precios de Medicamentos, formada por los ministerios de Sanidad, Industria, Economía y Hacienda, con representación de las comunidades autónomas. Es aquí donde se determina el precio de compra a subasta en el caso de la farmacia hospitalaria. 

Como precio de referencia, se toma el de la molécula original. Según explican las fuentes consultadas, en el caso de los genéricos “hay una norma no escrita de que el precio fijado por el ministerio parte de un 40% de descuento sobre la molécula original”. Sin embargo, ese descuento con el que parten los genéricos sobre la base de la molécula original se acrecienta hasta niveles “absolutamente temerarios”, con una reducción del precio que supera el 90% en algunos casos. 

Consecuencias para la industria

Esto da lugar a tres grandes problemas para la industria. En primer lugar, la reducción de los niveles de rentabilidad de las compañías farmacéuticas, que optan por no entrar a suministrar ciertos medicamentos en España o dejar de producirlos cuando no les aportan rentabilidad económica. Esto se traduce, por otro lado, en problemas de suministro y desabastecimiento cuando las empresas que hacen esas compras tan baratas dejan de poder abastecer al mercado español, creando una excesiva dependencia de países como China o la India, como se puso de manifiesto durante la pandemia. 

“Ya ocurrió con el Propofol para sedar a los pacientes que necesitaban intubación. Nosotros dejamos de producirlo en 2018 para España porque nos salía a pérdidas y lo llevamos fuera de España. Durante la pandemia había patadas por conseguirlo porque había una falta manifiesta”.

Por último, la consecuencia de esta dinámica de mercado es el deslizamiento terapéutico a otras moléculas de mayor coste. “Cuando una molécula pierde la patente, las administraciones son tan agresivas en la compra y la industria tampoco ayuda porque hacen ofertas también muy agresivas, que a los pocos meses dejamos de suministrarlo al hospital. Como normalmente hay una alternativa terapéutica, acuden a terapias donde no hay competencia, lo que llaman moléculas exclusivas”, explica una de las citadas fuentes. De esta forma, se produce un considerable aumento de los costes al comprar medicamentos más caros “sin que haya una mejora real en el tratamiento”. 

Para el tratamiento de los pacientes existe un sistema de líneas terapéuticas por el cual, el primer medicamento que se le suministra es la que tiene un coste más eficiente. Si esta no hace los efectos necesarios o provoca otros adversos, es cuando se acude a una segunda línea terapéutica, de un precio mayor. Cuando la primera línea terapéutica queda desabastecida, en muchas ocasiones se recurre a esta segunda línea más costosa, dando lugar a importantes desequilibrios en el modelo de compra. 



Te puede interesar