logo_medicina
Síguenos

Día Mundial de la Meningitis

La incidencia de la meningitis aumenta un 10% en el último año

Se trata de una emergencia médica en la que el diagnóstico y tratamiento precoz es clave para evitar las secuelas y la mortalidad asociadas

Compartir
La incidencia de la meningitis aumenta un 10% en el último año

Por Julia Porras

24 de abril de 2023

Según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN), cada año se declaran unos 1.000 casos de meningitis en España, de los cuales, un 10% son muy graves. La meningitis es una enfermedad caracterizada por la inflamación de las membranas (meninges) que recubren el cerebro y la médula espinal y que, si se desarrolla de forma grave, puede provocar la muerte y ocasionar complicaciones y secuelas importantes.

La meningitis es la primera causa de muerte por infección en niños y adolescentes, siendo la meningitis meningocócica la que mayor mortalidad provoca. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que un 10% de las personas que contraen este tipo de meningitis muere y que el 20% presenta complicaciones graves. Al tratarse de un problema mundial de salud pública, que afecta con mayor intensidad a los países de bajos ingresos, la OMS se ha propuesto tres objetivos: eliminar las epidemias de meningitis bacteriana; reducir el número de casos de meningitis bacteriana prevenible mediante vacunación en un 50% y las defunciones en un 70%; y reducir la discapacidad y mejorar la calidad de vida después de pasar la enfermedad.

“Aunque la gran mayoría de las meningitis están causadas por virus, las provocadas por bacterias y hongos suele ser las más graves”, explica la doctora Marta Guillán, secretaria del Grupo de Estudio de Neurología Critica e Intensivista de la Sociedad Española de Neurología (SEN). “En España, los virus digestivos (enterovirus) y los del herpes son los que, con más frecuencia, están detrás de la mayoría de los casos de meningitis vírica; mientras que neumococos y meningococos, son las causas más comunes de meningitis bacteriana”.

Aunque en España el número de casos de meningitis no es especialmente alto, desde el año 2014 se estaba observando una tendencia ascendente. Durante los años de pandemia, debido a las medidas de protección contra la Covid, la incidencia de la meningitis disminuyó drásticamente debido a que comparte con la Covid las vías de contagio, pero han vuelto a repuntar los casos. “La gran mayoría de agentes que producen meningitis se trasmiten por vía respiratoria. Por lo tanto, minimizar el contacto cercano entre personas, utilizar mascarillas, aumentar la higiene de manos, etc., son medidas que también hicieron descender los casos de meningitis. Una vez que nos hemos relajado en las medidas higiénicas, estamos volviendo a ver cómo crecen los casos de meningitis. Confiamos en que la vacunación sistemática de los niños, y más con la reciente incorporación de la vacuna frente al meningococo B en el calendario vacunal infantil de todas las Comunidades Autónomas (CC.AA.), se mitigará esta tendencia creciente”, ha señalado la doctora Guillán.

Actualmente, otra gran medida de prevención contra la meningitis sigue siendo la vacunación. Por eso, desde la SEN se quiere insistir en la importancia de seguir las recomendaciones del calendario común de vacunación a lo largo de la vida. “Estimamos que alrededor de un 20% de la población puede ser portadora de alguna de las bacterias que provocan las meningitis más graves. Y aunque la gran mayoría de estas personas no desarrollarán la enfermedad, sí pueden transmitirla a otras personas más vulnerables y/o predispuestas”, ha comentado Guillán. “Los grupos de mayor riesgo son los niños menores de cinco años y los jóvenes de entre 15 y 24 y también personas que padezcan alguna enfermedad que comprometa su sistema inmunitario o que vivan en entornos comunitarios o de hacinamiento. En todo caso, cualquier persona sana, y sobre todo si no está vacunada, puede contraer meningitis”.

Dependiendo de la gravedad y extensión de la infección, el abanico de complicaciones y secuelas que puede dejar la meningitis es muy amplio, aunque los más habituales son déficits motores e intelectuales, sordera y epilepsia. “Y si además se produce sepsis, es decir, que la infección pasa al torrente sanguíneo, se pueden producir numerosos problemas vasculares, fallos orgánicos o gangrenas que llevarán a la necesidad de realizar intervenciones quirúrgicas”, ha detallado Guillán. “Estamos, por lo tanto, ante una enfermedad muy grave y que puede dejar secuelas para toda la vida. Por lo tanto, se trata de una emergencia médica en la que su diagnóstico y tratamiento precoz es clave para evitar las secuelas y la mortalidad asociada”.

En todo caso, la meningitis no es siempre fácil de identificar porque los primeros síntomas son parecidos a los de otras enfermedades de menos gravedad: fiebre, dolor de cabeza, dolor muscular, cuadro gastrointestinal o respiratorio. Pero, según avance la enfermedad, irán apareciendo otros síntomas más característicos como rigidez en la nuca, vómitos, petequias, sensibilidad excesiva a la luz, disminución del nivel de conciencia, convulsiones u otros signos neurológicos que nos deben alertar de que estamos ante una urgencia médica.

 

 



Te puede interesar
españa-aprueba-nuevo-tratamiento-oral-pfizer-dermatitis-atopica
España aprueba un nuevo tratamiento oral de Pfizer contra la dermatitis atópica
consejo-ministros-ley-universalidad
El Consejo de Ministros aprueba el anteproyecto de Ley de Universalidad del SNS
diario-cirujano-burundi-ultimo-dia
Día 6: Fin de la aventura