logo_medicina
Síguenos

¿Trabajar para vivir o vivir para trabajar?

Un nuevo estudio, dirigido por investigadores de Reino Unido, explica que las personas que priorizan los logros sobre la diversión o el descanso son menos felices

Compartir
¿Trabajar para vivir o vivir para trabajar?

Por Andrea Martín

26 de septiembre de 2023

El equilibro entre el trabajo y el tiempo de ocio es un reto para muchos trabajadores. Algunas personas sienten que el tiempo y la vida se les escapa de las manos por dedicarle muchas horas al trabajo y, esto, produce un bajo nivel de bienestar y felicidad que afecta a la salud personal. Y es que, como bien dice el dicho, “no hay que vivir para trabajar, si no trabajar para vivir”.

Así lo detalla un nuevo estudio, dirigido por el doctor Paul Hanel, del Departamento de Psicología de la Universidad de Essex (Reino Unido), que explica que las personas que priorizan los logros sobre la diversión o el descanso son menos felices. En cambio, las personas que aspiran a la libertad aumentan un 13% su bienestar, registrando una mejor calidad del sueño y satisfacción con la vida. Además, los participantes que intentan relajarse y dedicarse a sus pasatiempos aumentan un 8% en su bienestar y reducen un 10% el estrés y la ansiedad.

En el estudio, publicado en la revista Journal of Personality, se analizó como influye en la felicidad la vida laboral y los valores. Los resultados mostraron que los valores del “hedonismo” y la “libertad”, es decir, aquellos relacionados con los placeres y el tiempo libre, conducían a una mayor felicidad en comparación con los valores del “logro” y conformidad”, es decir, los que hacían referencia a la vida laboral, que no tuvieron ningún impacto en la felicidad, incluso producían lo contrario. Sin embargo, los investigadores creen que los logros podrían afectar a la felicidad cuando se vinculan con la satisfacción laboral. “La gente suele pasar la mayor parte de sus días trabajando duro para obtener sus ingresos diarios, sus estudios y sus carreras. En este contexto, valorar la libertad y otras situaciones que aumenten la felicidad y el bienestar es crucial para lograr un equilibrio y mejorar el bienestar”, explican los investigadores.

La salud cardiovascular y su relación con el trabajo

No solo la felicidad y el bienestar puede verse afectado por el trabajo y por la falta de tiempo libre. La salud cardiovascular también entra en juego. El estrés es el segundo problema de salud más frecuente entre los trabajadores, según los datos de Eurostat, la Oficina Europea de Estadística. Este problema tiene efectos sobre la salud, tanto física como mental, pero también sobre cómo se realiza el trabajo y, por tanto, sobre absentismo, rendimiento y productividad.

Un nuevo estudio, publicado en la revista científica “Circulation: Cardiovascular Quality and Outcomes” y llevado a cabo por investigadores canadienses, ha revelado el impacto del estrés laboral en la salud cardiovascular, especialmente en la de los hombres.

Según esta investigación, que evaluó dos situaciones, el nivel de estrés y las recompensas del trabajo, los niveles altos de estrés influyen en el desarrollo de enfermedades cardiacas que pueden producir infartos u otros problemas. En el caso de los hombres, aquellos que mostraron un nivel alto de estrés o un desequilibro en las recompensas tenía un 49% más de probabilidades de padecer alguna enfermedad cardiovascular. Por otro lado, aquellas personas que se enfrentaban a ambas situaciones a la vez mostraron un riesgo del 103%.  

En el caso de las mujeres, los resultados no fueron concluyentes y los investigadores creen que los niveles elevados de estrógenos podrían protegerlas frente al desarrollo de estas enfermedades. Sin embargo, explican que no son inmunes a los efectos del estrés.

En conclusión, los expertos enfatizan en la importancia de abordar los factores que influyen en el desarrollo de estrés en el trabajo y ven necesario desarrollar estrategias de prevención.



Te puede interesar
felicidad-museo-psicologia-bienestar
Un paseo por la felicidad
reyes-magos-carta
Carta a los Reyes Magos
el-envejecimiento-empieza-desde-que-somos-un-embrion
M. Blasco: “El envejecimiento empieza desde que somos un embrión”