logo_medicina
Síguenos

Nuevo abordaje de la menopausia, ¿está medicalizada en exceso?

Estudios publicados en The Lancet proponen un nuevo enfoque para tratar la menopausia y abren el debate sobre una medicalización excesiva

Compartir
Nuevo abordaje de la menopausia, ¿está medicalizada en exceso?
Freepik

Por Juan García

6 de marzo de 2024

Como evento inevitable para las mujeres, el enfoque adecuado para abordar la menopausia debe ser una “parte del envejecimiento saludable” más que un problema médico que deteriora la salud, según señalan diversos expertos en una serie de cuatro artículos publicados en la revista The Lancet. En estos artículos también se advierte sobre la excesiva medicalización de este periodo fisiológico, algo en lo que no están de acuerdo todos los expertos. 

Frente al estigma y los temores que despierta la llegada de la menopausia para muchas mujeres, estos estudios proponen centrarse en un nuevo enfoque para potenciar el “empoderamiento” de las mujeres de mediana edad que pasan por esta etapa de su vida. "Cambiar la narrativa para ver la menopausia como parte del envejecimiento saludable puede empoderar mejor a las mujeres y reducir el miedo y la inquietud entre quienes aún no la han experimentado", señala la coautora de la serie, la profesora Martha Hickey, de la Universidad de Melbourne.

La eficacia de la terapia hormonal

A través de la revisión de la evidencia existente sobre los síntomas de la menopausia, destacan que los sofocos y/o sudores nocturnos afectan hasta al 80% de las mujeres. Frente a estos, la terapia hormonal menopáusica (MHT, por sus siglas en inglés) es el tratamiento más eficaz, con una mejora del sueño y el estado de ánimo, además de otros beneficios como la prevención de fracturas osteoporóticas. Sin embargo, apuntan que “falta evidencia sobre el beneficio de la terapia hormonal de la menopausia sobre otros síntomas asociados con la menopausia y el envejecimiento a largo plazo”. Por ello, concluyen que es necesaria “una mejor comprensión de los mecanismos, los nuevos tratamientos y apoyo adicional para las personas que experimentan menopausia temprana, menopausia después del tratamiento del cáncer y/o que tienen un mayor riesgo de depresión durante la transición a la menopausia” para evitar una excesiva medicalización.

A este respecto varios expertos manifiestan sus discrepancias en declaraciones recogidas por Science Media Centre España (SMC), basándose en otras evidencias existentes para resaltar la idoneidad del MHT y poner en cuestión la sobremedicalización que señalan los autores de estos estudios. La investigadora del National Health and Medical Research Council, Susan Davis, considera que estas conclusiones son “contradictorias y potencialmente confusas”

En una línea similar, el ginecólogo y presidente de la Asociación Nacional de Obstetras y Ginecólogos Especialistas (Australia), Gino Pecoraro, argumenta que “ningún médico que trate a una mujer con síntomas menopáusicos negará el papel que desempeñan el empoderamiento y los tratamientos no farmacológicos para ayudar a las pacientes a afrontar mejor esta transición. Sin embargo, sigue habiendo lugar para el control de los síntomas con terapias médicas hormonales y no hormonales”. El doctor Pecoraro sostiene que más que “imponer” modelos alternativos sobre los farmacológicos, lo ideal sería que “las mujeres y sus médicos conocieran todas las opciones terapéuticas e individualizaran el tratamiento a las necesidades particulares de cada mujer”.

Para el catedrático de Obstetricia y Ginecología de la Universidad de Granada y presidente de la Fundación Española para el Estudio de la Menopausia (FEEM), Nicolás Mendoza Ladrón de Guevara, si bien es cierto que gran parte de las mujeres la pasan con una sintomatología leve que no necesita tratamiento, “un porcentaje de las mujeres sufren esta transición con síntomas graves, persistentes y sus consecuencias a largo plazo pueden originar algunos trastornos médicos como enfermedades cardiovasculares”.

Otra de las conclusiones que señalan los estudios publicados en The Lancet es que no existe evidencia sólida de que el riesgo de ansiedad, trastorno bipolar, psicosis o suicidio aumente para todas las mujeres durante la transición a la menopausia. Una “importante preocupación” para Susan Davis que va en línea con detectar “posibles atribuciones erróneas de una serie de síntomas psicológicos a la menopausia para no achacar todos los síntomas a la menopausia”.

La concepción de la sociedad de la menopausia está cambiando y el mayor eco sobre la importancia de su correcto abordaje es una realidad. Sobre las líneas de actuación a nivel médico, el debate para la comunidad científica está servido.



Te puede interesar
francia-blinda-derecho-aborto-constitucion