logo_medicina
Síguenos

Cambiar los horarios de desayuno y cena adelgaza

Un estudio, realizado por varias universidades, ha determinado que pequeñas alteraciones en los horarios de las comidas pueden tener beneficios para el organismo

Compartir
Cambiar los horarios de desayuno y cena adelgaza

Por Julia Porras

10 de abril de 2023

Un estudio, llamado “Alimentación restringida en el tiempo”, que es un tipo de ayuno intermitente, realizado por investigadores de la Universidad de Surrey, ha demostrado el impacto que tiene cambiar los horarios de las comidas en la ingesta dietética, la composición corporal y los marcadores de riesgo sanguíneo para la diabetes y determinadas enfermedades del corazón.

Los investigadores encontraron que aquellos que cambiaron sus horarios de comidas perdieron más del doble de grasa corporal que los del grupo de control, que ingirieron sus comidas normalmente. “Si estos datos piloto pueden repetirse en estudios más amplios, existe la posibilidad de que la alimentación restringida en el tiempo tenga amplios beneficios para la salud”, explica el doctor Jonathan Johnston, director del proyecto de la Universidad de Surrey. “Aunque este estudio es pequeño, nos ha brindado una perspectiva invaluable sobre cómo pequeñas alteraciones en los horarios de las comidas pueden tener beneficios para nuestros cuerpos. La reducción de la grasa corporal disminuye nuestras posibilidades de desarrollar obesidad y enfermedades relacionadas, por lo que es vital para mejorar nuestra salud en general”.

El estudio

Los participantes en el estudio, que tuvo una duración de 10 semanas, se dividieron en dos grupos: los que debían retrasar el desayuno 90 minutos y cenar 90 minutos antes y los que comían en sus horarios habituales, el grupo de control. Los participantes debían proporcionar muestras de sangre y completar diarios de dieta antes y el proceso, además de completar un cuestionario de retroalimentación inmediatamente después del estudio.

A diferencia de estudios previos en esta área, a los participantes no se les pidió que siguieran una dieta estricta y podían comer libremente, siempre que estuviera dentro de una ventana de alimentación determinada. Esto ayudó a los investigadores a la hora de evaluar si este tipo de dieta era fácil de seguir en la vida cotidiana.

Aunque no hubo restricciones sobre lo que los participantes podían comer, los investigadores encontraron que aquellos que cambiaron sus horarios de comidas comieron menos alimentos en general que el grupo de control. Este resultado fue respaldado por las respuestas del cuestionario que encontraron que el 57% de los participantes notaron una reducción en la ingesta de alimentos debido a la reducción del apetito, la disminución de las oportunidades para comer o la reducción de los refrigerios (particularmente en las noches). Actualmente no está claro si el período de ayuno más prolongado realizado por este grupo también fue un factor que contribuyó a esta reducción de la grasa corporal.

 



Te puede interesar
medicamentos-moda-adelgazar-generan-pensamientos-suicidas
Los medicamentos “de moda” para adelgazar podrían generar pensamientos suicidas
vacuna-contra-cancer-moderna-2030
La vacuna contra el cáncer de Moderna estará disponible antes de 2030
pediatras-recomiendan-que-no-hacer-en-consultas-primaria-hospitales
Esto es lo que los pediatras recomiendan “no hacer” en las consultas