logo_medicina
Síguenos

Móviles en las aulas ¿deberían prohibirse?

Según los expertos, “es importante diferenciar el uso de smartphones propiedad del alumno en horario escolar, de la digitalización de la enseñanza, que es el uso de medios digitales con fines educativos”

Compartir
Móviles en las aulas ¿deberían prohibirse?

Por Julia Porras

22 de marzo de 2024

Estos días se ha viralizado en redes sociales una campaña controvertida que ofrecía un falso servicio de “paseantes de niños”. En realidad, se trataba de una campaña de una conocida marca de gafas que alerta sobre el peligro de que los niños no estén las suficientes horas jugado en la calle y pasen demasiadas frente a las pantallas, lo que puede producirles, entre otros, problemas como la miopía, que ha aumentado entre la población infantil hasta un 50% en los últimos años.  
Según la Sociedad Española de Oftalmopediatría (SEDOP), en líneas generales, “se desaconseja el uso excesivo de pantallas pequeñas y cercanas en niños pequeños ya que el sobreesfuerzo de cerca, precoz e intensivo, junto con menor tiempo de actividades al aire libre predispone al desarrollo de miopía”. 

El Consejo Escolar del Estado, órgano de participación de los sectores más directamente relacionados con el sector educativo en España, aprobó el pasado 25 de enero por unanimidad una propuesta para prohibir el uso de los móviles en primaria y para limitar su uso a fines exclusivamente pedagógicos o médicos en secundaria, donde se recomienda que permanezcan apagados desde el momento de entrada a los centros hasta la salida. Sin embargo, al estar transferidas las competencias en materia de educación a las autonomías, existen posiciones dispares.  

Los expertos consideran que este tipo de tecnologías debería estar limitado en los centros escolares a cualquier edad, de hecho, se ha evidenciado en estudios a gran escala, como el estudio PISA (último informe de 2022), que refiere que, de media, en los países participantes de la OCDE, uno de cada tres estudiantes manifiesta distraerse en clase de matemáticas con sus dispositivos móviles, y uno de cada cuatro se distrae con los dispositivos de los compañeros. Esto conlleva una diferencia media de 15 puntos en las pruebas de matemáticas entre los estudiantes que se distraen de este modo. Es necesario, además, “eliminar los juegos de las aplicaciones con finalidad educativa, las estrategias relacionadas con la gratificación inmediata o cualquier mecanismo que favorezca comportamientos adictivos o el uso excesivo de pantalla”. 

Expertos, como los integrantes del grupo de trabajo de Salud digital, que pertenece al Comité de Promoción de la Salud (CPS) de la Asociación Española de Pediatría (AEP), también alertan de este hecho aunque  su coordinadora, la doctora María Salmerón, cree que “es importante diferenciar el uso de smartphones en horario escolar, que son propiedad del alumno o sus familias, de la digitalización de la enseñanza, que es el uso de medios digitales con fines educativos”. 

Uso de móviles durante el tiempo libre 

El uso de los teléfonos inteligentes en los recreos también se ha asociado con un menor interés por parte de los alumnos en socializar con otros compañeros cara a cara, con mayor frecuencia de ciberacoso y menor actividad física, tal y como apunta un estudio publicado en la revista científica Societal Impacts. Esta conclusión entra de lleno en la salud mental, porque tal y como explica Pilar Vecina, neuropsicóloga y coordinadora de la Unidad de Salud Mental en Centro Creciendo Madrid, cuando nos relacionamos con los otros hay una parte fundamental de claves socioemocionales; esto es el cómo el otro reacciona ante lo que yo digo… la conducta no verbal, la escucha activa, el contagio de la risa, la expresión de un enfado, un abrazo, el aprendizaje del otro, cara a cara, mediante las neuronas espejo”.  
Según la experta, cada vez son más los jóvenes que refieren sentirse más cómodos expresándose con mensajes de texto o incluso hablando por fotos “porque sienten miedo a experimentar emociones (vergüenza, miedo…) delante de los demás. Comentan que es más fácil decir lo que sienten y se atreven a hacer cosas que ‘en la vida real’ nunca harían o dirían”.  

Pero, además, los expertos aseguran que los niños pueden tener problemas del lenguaje y del desarrollo. Sin duda alguna, continúa la neuropsicóloga Vecina, “la ciencia nos está informando y alertando de que el uso continuado de exposición a la tecnología en edades tempranas aumenta el riesgo de que el lenguaje aparezca en edades más tardías. El niño actúa como un sujeto pasivo, pierde la interacción con el medio, con las personas reales, pierde la información realmente valiosa que le hace crecer, desarrollarse y aburrirse para experimentar y generar recursos para enfrentarse a los pequeños retos”. De hecho, la OMS, aconseja que 0 a 2 años no haya exposición a pantallas, de 2 a 4 años, aconsejan una hora y de 5 a 17, dos horas. Se recomienda que la exposición sea orientada a reforzar el aprendizaje cognitivo.  

Y es que está demostrado que el uso de los móviles por parte de los pequeños produce cambios en la forma y funciones de su cerebro. Esto tiene una explicación desde el punto de vista experto: “La corteza prefrontal, en pleno desarrollo desde que nacemos, juega un papel vital, yo la llamo ‘la directora de orquesta’”, apunta Vecina, “porque es la encargada de nuestra memoria, atención, planificación, organización, toma de decisiones, resolución de problemas, voluntad y autocontrol, en definitiva, la que nos guía y orienta hacia lo que deseamos conseguir”. Para esta experta, “si exponemos a los niños como sujetos pasivos ante una pantalla horas y horas, estamos limitando el desarrollo de todas esas funciones de su cerebro”. Además, les impedimos cosas tan sanas como el aburrimiento que permite crear, pensar, sentir y conectar. También les provocamos una baja tolerancia a la frustración porque las redes ofrecen una recompensa y un placer inmediatos.  
 



Te puede interesar
2050-mas-de-tres-cuartas-partes-paises-no-podran-aumentar-su-poblacion
En 2100 el 97% de los países no tendrá los nacimientos suficientes para mantener su población
ahogamientos-ninos-verano
Los pediatras piden extremar las precauciones para evitar ahogamientos en verano
reprogramacion-celular-ela
La reprogramación celular, clave para desarrollar nuevos tratamientos contra la ELA