logo_medicina
Síguenos

Ocho mitos sobre la sexualidad masculina

A mayor tamaño mejores relaciones o sólo las personas mayores sufren disfunción eréctil. Estos son algunos de los mitos que desmienten los sexólogos

Compartir
Ocho mitos sobre la sexualidad masculina
pexel

Por Gema Puerto

15 de septiembre de 2023

El David de Miguel Ángel, El pensador de Auguste Rodin… El simbolismo fálico en el arte existe desde tiempos inmemoriales. Los romanos utilizaban imágenes fálicas en su arquitectura y artículos domésticos. Lo mismo que la India o Japón. El falo es un símbolo, que aún después de miles de años, sostiene numerosas ideas falsas sobre las que se sustenta la sexualidad masculina y que los expertos suelen desmentir.

1. A mayor tamaño de pene, mejores relaciones

Lo del tamaño del pene y sus “superpoderes”, así como un montón de ideas sobre la potencia sexual masculina, sigue teniendo un enorme arraigo. En las consultas sigue habiendo hombres acomplejados y preocupados por este tema. Sin embargo, al contrario de lo que pudiera parecer, como asegura la sexóloga Myriam Ribes, “el tamaño no es importante para tener una relación sexual plena y satisfactoria. Dime de qué presumes y te diré de qué careces”, explica la autora del libro “Recupera tu deseo”. “Fardar de tamaño viril es absurdo”, sobre todo, porque “para una buena interacción sexual no es importante el tamaño del pene, al igual que tampoco es importante tener unas mamas grandes”.

La psicóloga y sexóloga Natalia Pastor, del equipo de Nayara Malnero, está de acuerdo con Ribes: “Lo que favorece una buena relación sexual es la buena comunicación en la pareja e involucrarse en distintas partes del cuerpo”.

2. Falocentrismo. El pene no es la única fuente de placer

“El pene no es la única fuente de placer”. La idea de que el falo o los genitales masculinos son el elemento central de la sexualidad no es cierta. “El pene no es indispensable, ni la única fuente de placer para la mujer, ni para el hombre”, señala la sexóloga Pastor.

3. El poder de la erección

Lo de que siempre haya que “erectar” y que siempre los hombres deban penetrar es una falacia. “Los juegos de excitación les gustan tanto a los hombres como a las mujeres”, señala Ribes. “Si en algún momento el pene no está erecto, podemos buscar otras formas de dar placer”, expone en esta misma línea Pastor. Además, la erección no siempre tiene que significar “excitación y que el varón tenga ganas”, aseguran los expertos, “hay muchas causas como la llamada ‘morning glory’ o erección matutina, que se da cuando el varón se despierta, que no indica que el varón tenga ganas”. 

4. Los hombres tienen más deseo sexual que las mujeres

Este es uno de los mitos más comunes, y es mentira, explican las sexólogas. “Hay muchos factores que influyen en el deseo sexual y cada persona tiene una sexualidad diferente. Lo de que los hombres tienen más deseo por la testosterona no es cierto”. Cuadros depresivos, ansiedad, ciertas medicaciones o problemas endocrinos pueden explicar la falta de deseo, desde un punto de vista biológico, pero hay muchos otros motivos que hacen que el deseo sexual masculino sea menor. Lo mismo que les sucede las mujeres. 

5. Si no eyaculas no hay placer

El sexo es un camino y el orgasmo es una pequeña parte que da placer, sí, pero no es la única fuente de placer, hay muchas otras cosas que se pueden hacer para fomentar la pasión, dicen los especialistas.

La pornografía ha hecho mucho por los complejos masculinos. Las eyaculaciones torrenciales que se ven en este género hacen pensar a muchos hombres que eso es lo normal y que es un signo de potencia sexual, pero nada más lejos de la realidad, “es puro espectáculo”, reconocen las sexólogas.

Por cierto “cuando uno eyacula antes que la pareja, no hace falta que el pene esté erecto, después se pueden seguir haciendo otras cosas y no hay que parar la relación sexual”, dice Pastor.

6. El sexo anal es exclusivo de las personas homosexuales

Otro mito que hay que desmentir. “El sexo anal puede ser una fuente de placer para todos los hombres a explorar y no tiene que relacionarse con la homosexualidad”. La estimulación indirecta de la zona de la glándula prostática, a través del ano, produce orgasmos intensos. Está nada más entrar, en la pared anterior, y muchos especialistas llaman a esta zona “el punto P”. Sólo se puede acceder a él a través del ano, pero “aún subsiste en algunos hombres la idea de que el sexo anal es para homosexuales”, señala Pastor.

7. La disfunción eréctil es de mayores

Si se tiene malestar a cualquier edad hay que acudir a un especialista para que te ayude. La disfunción eréctil depende de muchos factores, no solo de la edad.

8. Los hombres no fingen en la cama

Diferentes investigaciones han determinado que cerca del 50% de las mujeres ha fingido alguna vez en la cama y ha escenificado orgasmos. Pero ellos también pueden fingir.  El 30% de los varones también han mentido en la cama. Es decir, han exagerado los síntomas de excitación y, sobre todo, con preservativo, han simulado una eyaculación. 

 



Te puede interesar
la-baja-por-covid-entre-profesionales-sanitarios-una-realidad-1653388407763
La baja por Covid entre profesionales sanitarios, una realidad
cuidado-la-navidad-engorda-atracones-indigestiones
Cuidado con la navidad, engorda
medicos-y-pediatras-de-atencion-primaria-se-suman-a-la-huelga-indefinida-en-madrid
Médicos y pediatras de Atención Primaria se suman a la huelga indefinida en Madrid