logo_medicina
Síguenos

El pez araña llega a las playas españolas; así debemos actuar ante su picadura

Este pez es común en toda la costa española, tanto en el Mediterráneo como en el Atlántico y el Cantábrico

Compartir
El pez araña llega a las playas españolas; así debemos actuar ante su picadura
Foto: canal mar menor

Por Andrea Martín

2 de agosto de 2023

Como cada año, la llegada del verano llena las playas de nuestro país con turistas deseosos de tomar el sol y bañarse en sus aguas. Pero esta época estival también trae consigo las temidas picaduras de animales acuáticos. Medusas, carabelas portuguesas, erizos … no son pocos los animales que nos pueden dar más de un susto doloroso, pero, en los últimos días, una nueva especie, que acecha bajo la arena de muchas playas, ha empezado a proliferar por las costas españolas, aunque, en los últimos días, su mayor presencia se ha observado en las playas de Mallorca.

Hablamos del pez araña, comúnmente conocido como pez escorpión, un pez venenoso y maestro del camuflaje debido a su gran capacidad para mimetizarse con el entorno, lo que le permite volverse prácticamente invisible. Este animal acuático presenta un cuerpo alargado, que puede llegar a alcanzar los 30 o 40 centímetros de longitud, y se caracteriza por presentar dos aletas dorsales diferentes, siendo la primera de color negro, conectada a las glándulas del veneno y mucho más pequeña que la segunda.

Es especialmente peligroso para bañistas y buceadores ya que no se percatan de su presencia, ni de su picadura hasta que la zona afectada comienza a inflamarse y a doler. Según explica Jorge Prieto, enfermero de emergencias, “los principales efectos que tiene la picadura generalmente son locales, es decir, es un pez que está debajo de la arena y cuando lo pisamos, por ejemplo, se nos pondría el pie rojo, caliente y, sobre todo, un dolor muy intenso”.

Tras producirse la picadura y haberse liberado el veneno, los síntomas y las reacciones pueden ser varias según la gravedad y cada persona. Principalmente produce un dolor muy intenso y punzante, hinchazón en la zona y enrojecimiento. En algunos casos, si la picadura no se trata adecuadamente, o si se es alérgico, puede producir fiebre, dolores musculares, vómitos o anafilaxia. “Los riesgos de esta picadura generalmente son pocos, los casos de mortalidad son bajos, pero sí que es verdad que, si el veneno se inocula en una vena, o incluso si nos picase en el cuello, habría mucho riesgo de sufrir una reacción sistémica, ya no sería local, afectaría a todo el cuerpo”.

Según Prieto, lo fundamental es intentar prevenir, en la medida de lo posible, la picadura, “debemos mirar bien donde pisamos para intentar prevenirlo. En caso de que nos pique, debemos retirar la espina, si la tenemos. Tras esto deberíamos meter el pie en agua caliente, a unos 43 grados más o menos, durante unos 30 o 40 minutos. Esto se debe a que el veneno de este pez es un veneno termolábil y se inactiva con el calor. Por parte del personal sanitario deberíamos de poner analgésicos para el dolor. Para las reacciones a nivel local se usan corticoides, tanto en crema como intramusculares, y, si fuese una reacción sistémica, deberíamos actuar en función de los síntomas del paciente”, concluye Prieto.



Te puede interesar
un-estudio-demuestra-que-en-enero-se-diagnostican-mas-casos-de-leucemia-mieloide-aguda-1657797210879
Un estudio demuestra que en enero se diagnostican más casos de Leucemia Mieloide Aguda
dedos-cuerpo
Este es el niño con más dedos en su cuerpo
investigadores-espanoles-proteinas
Investigadores españoles logran inhibir proteínas vinculadas a patologías neurodegenerativas como la ELA