logo_medicina
Síguenos

Los retos sanitarios en la UE tras la victoria del Partido Popular Europeo

Los populares aspiran a revalidar la gran coalición en el Parlamento Europeo con socialdemócratas y liberales para hacer frente a retos como la implantación del Espacio Europeo de Datos Sanitarios (EEDS) o la mejora de la atención sanitaria

Compartir
Los retos sanitarios en la UE tras la victoria del Partido Popular Europeo
Fuente: Parlamento Europeo

Por Juan García

10 de junio de 2024

Las elecciones europeas del pasado domingo se han saldado con una holgada victoria del Partido Popular Europeo (PPE), que revalida su posición como primera fuerza en el Parlamento de la Unión Europea (UE). Tras una legislatura convulsa, con un protagonismo especial de los asuntos sanitarios debido al estallido de la pandemia de covid-19, la eurocámara afronta ahora importantes retos en materia de salud comunitaria, como la implantación del Espacio Europeo de Datos Sanitarios (EEDS), la adopción del enfoque de “Una sola salud” (One Health) en los planes nacionales o mejorar la accesibilidad a fármacos y terapias. 

Tras esta victoria, aunque la composición del parlamento ha variado considerablemente, el partido vencedor de las elecciones ha mostrado su disposición a revalidar la gran coalición con las otras dos familias mayoritarias en la cámara: los socialdemócratas y los liberales. Así pretenden reforzar la cooperación entre los estados miembro en un contexto de crecimiento de las fuerzas euroexcépticas.

El resultado global de las elecciones en el continente tuvo reflejo también en nuestro país, con una victoria de los populares seguidos por el PSOE. El PPE obtuvo 185 de las 720 bancas del Parlamento de la UE, mientras que la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas (S&D) se colocó como segunda fuerza con 137 bancas, dos menos que en las últimas elecciones. La traducción de estos resultados en clave nacional dibuja un panorama más ajustado en el que el PP obtuvo 22 eurodiputados frente a los 20 del PSOE, con cuatro puntos de diferencia en porcentaje de voto.

Las propuestas del PPE

El programa electoral conjunto del PPE, cuya candidatura en nuestro país ha encabezado la exministra de Sanidad Dolors Montserrat, recoge algunos puntos centrales en materia sanitaria. Entre ellos destacan la necesidad de “fomentar modos de vida más saludables y sistemas de atención sanitaria preventiva” como mecanismo para hacer frente al reto demográfico provocado por el aumento de la esperanza de vida. 

Además, cabe señalar la propuesta de un “Pacto por la Salud para el Futuro de Europa” que busca la “acción integrada ante todas las amenazas para la salud”, además de la promoción del EEDS. Asimismo, quieren impulsar la “creación de un Fondo Europeo de Lucha contra el Cáncer dotado con 40.000 millones de euros” y liderar la investigación en enfermedades raras, estableciendo centros, servicios y unidades de referencia europeos para la atención a estos pacientes. En este sentido, estudiarán “un sistema de compra centralizada de determinadas terapias innovadoras”.  

El PPE también hace alusión en su programa al fomento de la investigación como “componente esencial del desarrollo sostenible” y muestra su rechazo a considerar el aborto “como método de planificación familiar”. 

Revalidar la gran coalición

A pesar de que las tres principales fuerzas parlamentarias suman para sacar adelante acuerdos, buena parte del protagonismo de la noche electoral lo ocupó el aumento de las fuerzas ultraderechistas Identidad y Democracia y el Grupo de los Conservadores y Reformistas Europeos, especialmente en países como Francia y Alemania. Por el contrario, la familia liberal reunida en el grupo Renovar Europa fue la gran derrotada de estas elecciones con la mayor pérdida de asientos, obteniendo 23 menos que en 2019. 

En este contexto en que los “extremos a izquierda y derecha han ganado peso”, la presidenta de la Comisión Europea y candidata del Partido Popular Europeo (PPE) a revalidar en el cargo, Ursula Von der Leyen, tendió la mano a socialistas y liberales para construir un “bastión contra los extremos” y las fuerzas que no creen en el proyecto común de la UE.

Por su parte, los socialdemócratas recogen varias prioridades sanitarias en su programa europeo conjunto, entre las que muestran algunas coincidencias con los populares. Así, el refuerzo de la acción en el ámbito del cáncer, el compromiso con la “asistencia sanitaria trasnfronteriza” a través de la implantación del EEDS o el cuidado del medioambiente como mecanismo para preservar la salud humana. Esta última visión forma parte del precepto “Una sola salud” al que también dedican un capítulo especial en el programa electoral del S&D, así como otras cuestiones como la mejora de la accesibilidad a los medicamentos, la lucha contra su desabastecimiento y la amenaza de las resistencias antibióticas. 

La pasada legislatura puso de manifiesto como nunca antes en la historia de la UE la necesidad de abordar los retos sanitarios aunando las fuerzas de los estados miembro. En un contexto de incertidumbre internacional con la guerra a las puertas del continente, el cuidado de la salud de los ciudadanos en la UE debería ser una prioridad para la que la Unión requerirá del compromiso conjunto de todas las administraciones que forman parte de ella.



Te puede interesar