logo_medicina
Síguenos

Melatonina: dulces sueños

Compartir
Melatonina: dulces sueños
Foto de bruce mars en Unsplash

Por Meritxell Martí, farmacéutica

5 de octubre de 2023

Tan importante es dormir como alimentarse. De hecho, si decidiéramos dejar de comer, en caso de que tuviéramos fuerza de voluntad para ello, podríamos sobrevivir un tiempo, porque comer es un gesto que controlamos nosotros. Sin embargo, algunas veces, aunque estemos cansados nos es imposible dormir.

Durante la noche ocurren algunos de los más importantes procesos metabólicos en el organismo, sobre todo a nivel reparación del organismo, de regeneración, en el que se segregan sustancias importantes como son algunas hormonas y neurotransmisores que van a ayudar a la recuperación de la energía perdida durante el día.  Todo ello ocurre durante las diferentes fases del sueño REM y no REM.

La melatonina es una sustancia, una hormona, que segrega la glándula pineal, la encargada de regular el ciclo circadiano del sueño. Se segrega cuando empieza a oscurecer y durante las horas que dormimos va disminuyendo ese contenido de melatonina en el organismo. Así que los niveles adecuados de melatonina son fundamentales para una buena calidad del sueño.

La melatonina está directamente relacionada con las otras hormonas fundamentales que se segregan principalmente por la noche como la hormona del crecimiento, el cortisol y las diferentes hormonas sexuales, como son los estrógenos, la progesterona y la testosterona. También se segrega prolactina, la hormona responsable de la leche materna.

Serotonina, la responsable

La serotonina es un neurotransmisor que se segrega en el cerebro mayoritariamente durante todo el día, pero de forma más importante por la noche, y de ella se produce la melatonina. Así la serotonina y el cortisol se oponen, es decir, cuando los niveles de cortisol son elevados disminuye los niveles de serotonina y en consecuencia de melatonina, por ello, personas con altos niveles de cortisol durante la noche inhibe la producción de melatonina y es otro de los motivos por los que se duerme peor.

Con el paso de los años, la producción de melatonina disminuye y es por ello que las personas mayores suelen dormir peor e, incluso, a diferentes horas durante el día. Por el contrario, los niños tienen altos niveles de melatonina que hace que duerman más horas.

Existen otras causas por las que no se segrega el contenido suficiente de melatonina, como puede ser los cambios de horarios frecuentes, o dormir a horas diferentes de las del ciclo día/noche, aunque esa falta de melatonina puede ser igualmente debido a que se ingieren sustancias que inhiben esa producción, como pueden ser fármacos corticosteroides, antidepresivos, antihipertensivos o sustancias, como el alcohol, la cafeína y hasta la nicotina.

¿Y si añadimos melatonina como suplemento? ¿Qué funciones puede tener?  

Algunos estudios sobre la melatonina sugieren que unas pequeñas dosis de esta sustancia aceleran el proceso del sueño, sin los peligros o los efectos secundarios de algún tipo de medicación contra el insomnio, como es la dependencia o la habituación. Aunque no debemos olvidarnos de que se trata de una hormona, y como tal, lo ideal antes de tomarla sería hacer una analítica para comprobar sus niveles.

También se le atribuyen otros efectos, como consecuencia directa a dormir mejor y a mejorar el proceso de reparación y regeneración nocturna. Y es que, las hormonas están realmente encadenadas, una va a estimular la producción de otras.

Entre otras de las funciones que se le atribuyen están la estimulación del sistema inmunológico, la reducción de los radicales libres, una mejora de la memoria o capacidad cognitiva y, en algunas enfermedades, se ha visto que la producción de melatonina es menor.   

Se ha de tener claro que no todos los problemas de falta de sueño o de dormir es por culpa de la falta de melatonina, y que algunas veces hay otros factores que pueden influir, es este uno de los motivos por el que algunos laboratorios están incluyendo otras sustancias, relajantes, por ejemplo, como la valeriana o la pasiflora en él, y así se aseguran el efecto. 

También hay que tener en cuenta que no se trata de un hipnótico, y que las personas que están habituadas a ellos no pueden suprimir de golpe esta medicación; la adaptación requiere un tiempo, por lo que hay que empezar eliminando los hipnóticos lentamente.

La melatonina no le hará dormir como lo pueden hacer los hipnóticos, le hará mejorar la calidad de sueño y regular los ciclos circadianos.

Si compramos melatonina como suplemento ¿de dónde procede? 

Existen diferentes informaciones sobre el origen de la melatonina. Normalmente, la que está en el mercado es de origen sintético, N-acetil -5-metoxitriptamina. Esta molécula es similar a la que segrega el propio organismo. 

Es muy difícil encontrar melatonina de origen animal por la cantidad de problemas que puede acarrear, desde contaminaciones a una cuestión económica. La melatonina de origen vegetal es la que se llama también Fito-melatonina se extrae del cacao y de las cerezas 

Si la melatonina se segrega cuando disminuye la luz diurna, si lo vamos a tomar extra, debería tomarse también a esa hora. 

Se debe tomar solo por la noche, lo ideal es aproximadamente treinta minutos antes de irse a dormir. Si se va a realizar un largo viaje, lo ideal es tomar una dosis baja de melatonina al coger el avión y una de más alta dosificación antes de acostarse, siempre teniendo en cuenta que debemos tomarla en el horario del sitio de destino. 

Si tiene un trabajo que tiene necesidad de dormir durante el día, la melatonina debe tomarse en el momento de acostarse, lo que le ayuda a fijar el reloj del sueño, es uno de los grandes problemas en la que las personas que cambian de horarios a menudo.  



Te puede interesar
nombramiento-hm-hospitales
El doctor José Luis Peñalvo, nuevo director de Investigación y Desarrollo de HM Hospitales
la-adiccion-a-los-videojuegos-una-trampa-de-la-que-es-dificil-salir
La adicción a los videojuegos, una trampa de la que es difícil salir
idis-normalizar-actividad-sns
La Fundación IDIS apuesta por normalizar la actividad de la sanidad privada en el SNS