logo_medicina
Síguenos

Cuando estar moreno era de pobres

Compartir
Cuando estar moreno era de pobres
Foto de Katerina Kerdi en Unsplash

Por Luis del Val

31 de julio de 2023

Hace solamente 100 en años, en 1923, Coco Chanel regresó tras pasar unos días de vacaciones en un yate. Ahora, ya sabemos que cualquier especulador de ladrillos tiene un yate, pero en 1923, el yate era algo que solamente estaba al alcance de la realeza, la nobleza con posibles y la alta burguesía. 

A su regreso, numerosos fotógrafos tomaron su imagen insólita, donde aparecía una mujer elegante y famosa, bronceada por el sol. Escribo insólita, porque la cara y las manos bronceadas eran patrimonio de campesinas y mujeres pobres. Las damas de la burguesía, e incluso de la clase media, y no digamos las clases altas, huían del sol, se protegían con sombrillas, sombreros y velos, para explicar que no eran unas pobres campesinas expuestas al sol de la siega, o unas humildes lavanderas que se tostaban la piel a la orilla de los ríos.

Pero sería una exageración achacar a Coco Chanel el cambio de tendencia en la moda del color de la piel. Influyó, poderosamente, el sport, o sea, el deporte. Los machos británicos ya hacía tiempo que se ponían morenos a consecuencia de practicar el polo, el fútbol, el tenis y el golf. Los médicos influyentes, a principios de siglo, comenzaron a predicar sobre las virtudes del sport -perdón, del deporte- y eso animó a que mujeres de las clases altas comenzaran a jugar al tenis, al golf y practicaran natación. En unos pocos años, la tez bronceada, tarjeta de visita de ser una lavandera o una campesina, pasó a ser símbolo de una mujer que practicaba el deporte, sólo al alcance de las clases más altas y poderosas. 

Por una de esas funcionalidades mostrencas, se descubrió que ponerse a tomar baños de sol, actividad que recomendaba la medicina decimonónica, parecía que era consecuencia de seguir la moda deportiva. Y, así, lo que había sido una consecuencia de practicar algún deporte, se convirtió en un fin en sí mismo, y el simbolismo giró 180 grados: si estás moreno, es que te puedes permitir vacaciones, si estás blancucho, es que no tienes posibles para irte de vacaciones. 

El cambio climático, es decir, el aumento de las temperaturas en todo el planeta, iniciarán un cambio de moda, donde lo distinguido no será el calor, sino el frío. Quién sabe si, dentro de medio siglo, la Coco Chanel de turno, volverá de unas caras vacaciones en Alaska, y la fotografiarán con un rostro blanco, que no se expuso al sol, como no han tenido más remedio que hacer las mujeres de las clases humildes, que no tendrán dinero para ir a otros sitios que no sean las -ocurrirá entonces- baratas costas del Mediterráneo español. 



Te puede interesar
aumentan-los-casos-de-acoso-escolar-tras-la-pandemia-1663159664590
Aumentan los casos de acoso escolar tras la pandemia
uso-benzodiacepinas-aborto
Asocian el uso de benzodiacepinas con un mayor riesgo de aborto espontáneo
juzgado-reconoce-enfermedad-profesional-patologia-hombro-vendedora-zara
Reconocen como enfermedad profesional una patología en un hombro de una vendedora de Zara