logo_medicina
Síguenos

Un estudio explica cómo una mala alimentación favorece la aparición de Alzheimer

Un equipo de investigadores de la Universidad Rovira i Virgili (Tarragona) ha descubierto el mecanismo que relaciona una dieta rica en grasas con esta enfermedad

Compartir
Un estudio explica cómo una mala alimentación favorece la aparición de Alzheimer
El equipo investigador de la Universidad Rovira i Virgili (Tarragona). Fuente: URV

Por Juan García

3 de mayo de 2024

Descubrir el origen de la enfermedad de Alzheimer es uno de los principales retos de la investigación con el fin de lograr detener la progresión de esta enfermedad para la que no existe cura por el momento. Detectar posibles factores de riesgo en su aparición y favorecer una detección temprana, resulta clave para avanzar en la lucha contra esta patología neurodegenerativa. Con este objetivo, un grupo de investigadores de la Universidad Rovira i Virgili (URV), en Tarragona, ha realizado una investigación en la que han descubierto el mecanismo que relaciona el consumo de alimentos ricosen grasas saturadas con el Alzheimer.

La investigación se ha centrado en ver cómo esta dieta afecta a unas moléculas que se encuentran en la sangre y otros tejidos como el cerebro, y que actúan como marcadores y reguladores de la enfermedad. Ya existían evidencias previas de que una dieta rica en grasas acelera la aparición del Alzheimer, pero la principal novedad de este estudio es el descubrimiento de los mecanismos que desencadenan esta reacción. 

Para llegar a estos hallazgos, el equipo investigador analizó la expresión de 15 microARNs (miRNAs), pequeñas moléculas de ARN que desempeñan un papel crucial en la regulación genética, tanto en el plasma como en tejidos cerebrales. Se examinaron los cambios en los microARNs relacionados con la insulina en modelos de ratones con predisposición a la enfermedad de Alzheimer y sin ella que seguían una dieta alta en grasas, sobre todo de tipo saturado.

“Los resultados obtenidos en este estudio suponen un avance en el conocimiento del mecanismo que explicaría la relación entre obesidad, la diabetes tipo 2 y el desarrollo del Alzheimer. Además, ofrecen nuevas dianas para la posible prevención y tratamiento de la enfermedad”, apunta la investigadora líder del estudio, Mònica Bulló.

Los resultados demostraron que seguir esta dieta durante seis meses empeoraba su metabolismo con un incremento significativo del peso corporal y una peor respuesta a la glucosa y la insulina, que son características similares a la obesidad y la diabetes tipo 2 en personas. Además, se observó una alteración de varios microARNs tanto en la sangre como en el cerebro. Estos cambios estaban relacionados con procesos que pueden dañar el cerebro, como la acumulación de placas de β-amiloide (unas aglomeraciones de proteína que se forman en el cerebro y que sirven de marcadores del Alzheimer); la producción excesiva de la proteína tabla (que, cuando se descontrola, puede dañar las células cerebrales) y la inflamación dentro del cerebro, que también está vinculada con esta enfermedad. 

Además de aportar nuevos datos sobre cómo una dieta rica en grasas puede afectar a la salud cerebral, los autores del estudio subrayan que también abre la puerta a futuras investigaciones sobre estrategias alimentarias como posible vía para tratar el Alzheimer. Así, el papel de los microARN se revela como un candidato terapéutico con potencial, según destacan desde la URV. 



Te puede interesar
entrevista-zaira-correcher-semergen
Zaira Correcher, Semergen: “Formar parte de Wonca es la consecuencia al trabajo bien hecho”