logo_medicina
Síguenos

Un cráneo egipcio de más de 4.000 años muestra un posible tratamiento contra el cáncer

Las marcas de corte podrían ser pistas de que los médicos intentaron operar un crecimiento excesivo de piel o aprender sobre trastornos cancerosos

Compartir
Un cráneo egipcio de más de 4.000 años muestra un posible tratamiento contra el cáncer

Por Andrea Martín

29 de mayo de 2024

Un equipo de investigación de la Universidad de Santiago de Compostela (USC) descubrió marcas de corte alrededor de crecimientos cancerosos en un cráneo del antiguo Egipto, lo que les permitió desarrollar nuevas ideas sobre cómo esta civilización trataba las enfermedades. Se cree que estos hallazgos constituyen una evidencia de que las sociedades antiguas intentaron explorar y operar tumores hace miles de años. "Este hallazgo es una prueba única de cómo la medicina antigua egipcia habría intentado tratar o explorar el cáncer hace más de 4.000 años", explica el autor principal del estudio, el paleopatólogo Edgard Camarós. "Se trata de una nueva perspectiva extraordinaria en nuestra comprensión de la historia de la medicina".

El equipo de investigación examinó dos cráneos conservados en la Colección Duckworth de la Universidad de Cambridge (Reino Unido). En concreto, analizaron el cráneo 236, fechado entre 2687 y 2345 a.C., que pertenecía a un hombre de entre 30 y 35 años; y el cráneo E270, fechado entre 663 y 343 a.C., que pertenecía a una mujer de más de 50 años. "Queríamos conocer el papel del cáncer en el pasado, la prevalencia de esta enfermedad en la antigüedad y cómo las sociedades antiguas interactuaban con esta patología", explica Tatiana Tondini, investigadora de la Universidad de Tubinga (Alemania) y coautora del estudio publicado en la revista Frontiers.

Intervenciones quirúrgicas en la antigüedad 

En el cráneo 236, la observación microscópica mostró una gran lesión compatible con una destrucción excesiva de tejido, una enfermedad conocida como neoplasia. Además, hay alrededor de 30 lesiones metastásicas pequeñas y redondas repartidas por todo el cráneo.

Lo que realmente sorprendió al equipo fue el descubrimiento de marcas de corte alrededor de estas lesiones, que probablemente fueron realizadas con un objeto punzante, como un instrumento metálico. "Parece que los antiguos egipcios realizaban algún tipo de intervención quirúrgica relacionada con la presencia de células cancerosas, lo que demuestra que la medicina antigua egipcia también realizaba tratamientos experimentales o exámenes médicos en relación con el cáncer", explica el coautor y profesor Albert Isidro, profesor Cirujano oncológico del Hospital Universitario Sagrat Cor, especializado en Egiptología.

Gracias a los textos antiguos, el equipo de investigación sabe que, para su época, los antiguos egipcios eran excepcionalmente hábiles en medicina. Por ejemplo, según Edgard Camarós, podían identificar, describir y tratar enfermedades y lesiones traumáticas, construir prótesis y colocar empastes dentales.

Al examinar los límites de los tratamientos para traumatismos y cáncer en el antiguo Egipto, los investigadores, al analizar ambos cráneos, descubrieron que, aunque los antiguos egipcios podían tratar fracturas de cráneo complejas, el cáncer seguía siendo una frontera del conocimiento médico.

Así lo observaron en el cráneo E270, donde se mostró una gran lesión compatible con un tumor canceroso que provocó la destrucción ósea. También descubrieron dos heridas cicatrizadas por lesiones traumáticas en ese cráneo y una de ellas parecía haberse originado por un evento violento a corta distancia con un arma punzante. Estas heridas curadas podrían significar que potencialmente el individuo recibió algún tipo de tratamiento y, como resultado, sobrevivió, añaden en el trabajo coordinado por Camarós.

Sin embargo, el equipo observó que el estudio de los restos óseos enfrenta ciertos desafíos que dificultan sacar conclusiones definitivas, especialmente porque los restos a menudo están incompletos y no se conoce un historial médico. "Este estudio contribuye a un cambio de perspectiva y establece una base alentadora para futuras investigaciones en el campo de la paleoncología, pero serán necesarios más estudios que revelen cómo las sociedades antiguas trataban el cáncer", concluye Camarós.



Te puede interesar
sedisa-clausura-jornadas-nacionales-valencia
Sedisa clausura sus XIII Jornadas Nacionales con un alto índice de satisfacción por parte de los asistentes
el-sarcoma-es-uno-de-los-canceres-con-menos-prevalencia-pero-uno-de-los-mas-mortales-1657707953209
El sarcoma: uno de los cánceres con menos prevalencia pero con mayor mortalidad
europa-incremento-gonorrea
Europa alerta de un incremento de los casos de gonorrea