logo_medicina
Síguenos

La penetración de los biosimilares en España tiene un “alto margen de mejora”

Así lo concluye el “Estudio sobre el mercado de medicamentos biosimilares en el Sistema Nacional de Salud en España”, elaborado por la Escuela Andaluza de Salud Pública en colaboración con Biosim

Compartir
La penetración de los biosimilares en España tiene un “alto margen de mejora”
Los ponentes del “Estudio sobre el mercado de medicamentos biosimilares en el Sistema Nacional de Salud en España”. Fuente: Biosim

Por Juan García

28 de febrero de 2024

El mercado de los biosimilares en nuestro país se caracteriza por una implementación predominantemente hospitalaria y con un “alto margen de mejora”, especialmente en el ámbito de la farmacia comunitaria, como señala el coordinador del “Estudio sobre el mercado de medicamentos biosimilares en el Sistema Nacional de Salud en España”, el profesor de la Escuela Andaluza de Salud Pública (EASP), Jaime Espín

Cuando hablamos de medicamentos biosimilares, se trata de medicamentos biológicos, es decir, que se fabrican a partir de componentes orgánicos que no pueden obtenerse a través de procesos de síntesis química, como se elaboran el resto de medicamentos (la gran mayoría). Los biosimilares funcionan, al igual que los genéricos, como sustitutivos equivalentes en calidad, eficacia y seguridad de un medicamento de referencia que, a diferencia de los genéricos, es también un medicamento biológico. La dificultad de fabricación de los medicamentos biológicos genera un proceso más lento y costoso que se traduce en una escasa penetración de mercado a día de hoy, cuando hace menos de dos décadas que se introdujo el primer biosimilar en la Unión Europea. 

El estudio, realizado por la EASP en colaboración con la Asociación Española de Biosimilares (Biosim), recopila los datos facilitados por el Ministerio de Sanidad sobre los 51 medicamentos biosimilares para los 14 principios activos autorizados en España entre 1016 y 2022. El análisis de la velocidad de penetración de los medicamentos biosimilares en España muestra una situación "muy heterogénea" dependiendo del principio activo del que se trate y sin ningún patrón claro de comportamiento, pues más tiempo en el mercado no significa siempre mayor penetración. 

Un mercado dispar a nivel nacional

El mapa del consumo de los biosimilares en nuestro país refleja también una disparidad entre las distintas comunidades autónomas y una clara predominancia de su dispensación en el ámbito de la farmacia hospitalaria respecto a la comunitaria. El porcentaje de medicamentos biosimilares sobre el total del principio activo, es decir, la cuota de mercado del biosimilar, es mayor en el ámbito de dispensación hospitalaria que en oficina de farmacia (73% vs 30%, respectivamente, en el año 2022).

En el informe señalan la mayor competitividad del mercado de los biosimilares en el ámbito hospitalario como causa principal de esta diferencia, por lo que los expertos instan a diseñar políticas adaptadas a la realidad de la farmacia hospitalaria, que es distinta a la prescripción a través de la Atención Primaria para la dispensación en farmacia comunitaria.

La mayor penetración de mercado de estos medicamentos se da para el tratamiento de patologías agudas en hospitales, destacando la eritropayetina, infliximab y adalimumab como los más prescritos en hospitales, aunque el más dispensado entre todos los biosimilares fue uno de dispensación en farmacia comunitaria, la enoxaparina.

Puntos de mejora 

Desde el informe, subrayan el papel de los biosimilares como elemento que mejora la eficiencia en el acceso de los pacientes a los medicamentos biológicos, al fomentar la competitividad del mercado con unos precios más bajos que los medicamentos de referencia. A este respecto, el coordinador del estudio añade que la eficiencia no trata “solo de ahorro, sino que se consigue es llegar a más pacientes”

Con estos datos, Espín señala que España se sitúa “a mitad de camino” con respecto a otros países. Aunque la referencia por excelencia en este ámbito se encuentra en los países nórdicos, otras naciones como Italia y Portugal también son un ejemplo en materia de transparencia de los datos y la implementación de herramientas para evaluar las políticas adoptadas con este fin. 

A este respecto, el director general de Catera Común de Servicios del SNS y Farmacia, César Hernández, advierte que a la hora de hacer estas comparativas es importante tener en cuenta el contexto del sistema sanitario y analizar la política farmacéutica en su conjunto, más que desde una visión pormenorizada de cada medida. También reconoce la necesidad de “mejorar las políticas de compra” para favorecer el ahorro que permite el empleo de biosimilares.

Los expertos apuntan a una gobernanza sólida, con el consenso entre las comunidades y el ministerio, como receta para mejorar la implementación de estos medicamentos. Otro aspecto a tener en cuenta es la promoción de la prescripción por parte de los profesionales sanitarios en lugar de los medicamentos biológicos originales cuando existan las garantías necesarias para hacerlo. 

Para alcanzar estos objetivos, los expertos coinciden en proponer la creación de un observatorio nacional de biosimilares que publique los datos de forma periódica y hacerlos accesibles públicamente para poder hacer estudios de calidad que puedan ayudar a diseñar políticas futuras, a fin de mejorar el acceso a los medicamentos biosimilares. 



Te puede interesar
nuevo-presidente-pfizer