logo_medicina
Síguenos

Nuevo fármaco no hormonal que acaba con los sofocos de la menopausia

Si todo va como se espera, pasará el control de la FDA en mayo y de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) este otoño

Compartir
Nuevo fármaco no hormonal que acaba con los sofocos de la menopausia

Por Lucía de Mingo

27 de abril de 2023

¿Estamos ante el fin de los sofocos de la menopausia? Una investigación internacional, dirigida por el Instituto de Investigación Sanitaria INCLIVA, del Hospital Clínico de Valencia, ha demostrado la eficacia y seguridad de fezolinetant, un fármaco no hormonal que actúa sobre los sofocos que sufren las mujeres en la menopausia. El tratamiento más eficaz conocido hasta el momento son los estrógenos, pero algunas mujeres no lo aceptan y, en casos como el de las supervivientes de cáncer de mama, no pueden administrarse ya que reciben frecuentemente tratamiento de anulación hormonal durante años.

“Va a ser el primer fármaco de estas características en el mercado, pero es una línea de trabajo en la que llevábamos trabajando durante cuatro o seis años. Pasará el control de la FDA en mayo si todo va como se espera. A nivel europeo la Agencia Europea del Medicamento (EMA) lo aprobará este otoño”, indica el doctor Antonio Cano, director del estudio, coordinador del Grupo de Investigación en Salud de la Mujer en este instituto y catedrático de Obstetricia y Ginecología en la Universidad de Valencia.

Los sofocos son uno de los síntomas más prevalentes y con mayor impacto negativo sobre la actividad laboral y la calidad de vida en general de las mujeres. De hecho, diferentes estudios poblaciones han demostrado que los perciben hasta un 80% en edad de menopausia y que, en alrededor de un 25%, son frecuentes y severos. Por ello, encontrar alternativas para poder paliarlos, marcará un antes y un después en la vida de las mujeres que los sufren. Y es que, en un año de seguimiento, este fármaco ha mantenido la eficacia, algo especialmente importante si tenemos en cuenta que hay algunos que conforme pasa el tiempo pierden eficacia.

En cuanto a la dosis y la duración del tratamiento, el doctor Cano indica que será una dosis al día y que se podrá utilizar durante el tiempo que estime la paciente, ya que tanto la intensidad como la durabilidad varía de unas mujeres a otras. “En estudios poblacionales la media está en seis o siete años, pero hay otras mujeres que los padecen durante seis meses o 15 años”. Además, será necesaria la prescripción por parte de un médico. “A las 12 semanas se han logrado reducir los sofocos en más de un 60% en cuanto a la frecuencia y severidad, el doble que entre las que tomaron placebo”.

Si ponemos el foco en los efectos adversos de este fármaco, el más frecuente fue la migraña, “pero ninguno tuvo la importancia suficiente como para interrumpir el estudio”. Tan solo en un caso se tuvo que interrumpir el tratamiento por el aumento considerable de las transaminasas.

La neurokinina 3 y su papel en los sofocos

Este fármaco actúa sobre la neurokinina 3, una pequeña proteína que estimula las neuronas, las células del sistema nervioso central, y cuya producción está regulada por estrógenos, las hormonas ováricas femeninas.

Cuando el ovario deja de funcionar, hay una sobreproducción de esta proteína que excita a las neuronas encargadas de mantener el control de la temperatura. El resultado es la sensación brusca de calor, que puede aparecer con más o menos frecuencia o intensidad, y que, en algunas mujeres, interfiere con el sueño, con la productividad laboral y otras actividades de la vida diaria.

 



Te puede interesar
la-comunidad-de-madrid-con-la-salud-mental-de-adolescentes-y-ninos-1647937693783
La Comunidad de Madrid con la salud mental de adolescentes y niños
afonia-ana-mena-conciertos
Cómo tratar la afonía, la patología que ha obligado a Ana Mena a cancelar sus conciertos
alergia-primavera
Así va a ser la primavera para los alérgicos