logo_medicina
Síguenos

El desabastecimiento de los medicamentos en España, agravado por los reducidos márgenes de beneficio

Las políticas de precios restrictivas a nivel nacional provocan que las farmacéuticas prioricen la venta de medicamentos a otros países

Compartir
El desabastecimiento de los medicamentos en España, agravado por los reducidos márgenes de beneficio
Freepik

Por Juan García

14 de diciembre de 2023

Desde Lexatin a antibióticos como la amoxicilina, pasando por antipsicóticos o medicamentos contra la diabetes. Estos son algunos de los medicamentos que se encuentran en la lista de fármacos que tienen problemas de desabastecimiento, recogida por el Centro de Investigación de Medicamentos (CIMA), dependiente de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps). La propia Aemps reconoce en un informe que en 2023 se produjo un incremento del 41% en el desabastecimiento de fármacos respecto al año anterior. En España hay actualmente una carestía de cerca de 900 fármacos que provoca la incertidumbre de multitud de pacientes, siendo cerca de un 10% los que no encuentran los medicamentos que necesitan para sus patologías. 

En España es el Estado el encargado de fijar el precio de financiación de los medicamentos que se incluyen en la prestación pública. Ante los estrechos márgenes de beneficio que marca la administración, las empresas fabricantes nacionales priorizan el envío de medicamentos a otros países, tanto europeos como de fuera del continente, donde los precios que se pagan por los fármacos son superiores. Un problema de mercado que dificulta el reabastecimiento cuando se producen situaciones de carestía.

Esta delicada situación, en el mejor de los casos, se solventa con la prescripción de un sustitutivo o la búsqueda en otras farmacias, pero también deja a pacientes sin la medicación prescrita. El empleo de medicamentos alternativos puede significar una pérdida de la eficacia del tratamiento. “Si se prescribe un determinado medicamento, es porque se entiende que tiene los beneficios idóneos para un determinado paciente. Cada caso tiene unas necesidades particulares y también existe un riesgo a la hora de hacer un cambio en la medicación habitual. No se puede hacer a la ligera, debe decidirlo un profesional”, señala Antonio Pérez, presidente de la Sociedad Española de Diabetes (SED). 

Los medicamentos contra esta enfermedad llevan en torno a un año experimentando problemas de desabastecimiento de forma intermitente “y no hay visos de que se resuelva esta situación hasta finales de 2024”, denuncia el presidente de la SED. En concreto, se refiere a la familia de medicamentos agonistas del receptor de GLP-1 que, además de combatir la diabetes, tienen otros efectos beneficiosos contra la obesidad y a nivel cardiovascular. No obstante, esta propiedad que contribuye a la pérdida de peso es un arma de doble filo, dado que lleva a usos inadecuados como método adelgazante. Es el caso del fármaco Ozempic, cuya demanda se ha visto sobrepasada hasta llegar al desabastecimiento.

Un problema que viene de lejos, según afirma el presidente de la Sociedad Española de Farmacia Rural, Jaime Espolita quien critica la dejadez de las administraciones y que se contemplen los medicamentos y productos sanitarios como un “gasto” y no como una inversión. “Todos los grupos terapéuticos tienen problemas de abastecimiento. Aproximadamente la mitad de las líneas de producto de mi farmacia vienen desabastecidas”. Espolita señala las complicaciones añadidas que se encuentran en los entornos rurales, donde los pacientes que no encuentran sus fármacos en su botica habitual se ven abocados a desplazarse 40 o 50 kilómetros en busca de otra. 

Un problema de mercado europeo

“En Europa, con las políticas de control de gasto, tenemos los medicamentos más baratos del mundo”, afirma Espolita, señalando los consiguientes efectos de que laboratorios y fabricantes prioricen mandarlos a otros países. También apunta la deslocalización de la fabricación de los principios activos en países como China o India, sumado al aumento de la demanda por parte de países emergentes dando una magnitud global al problema. Por ello, se muestra pesimista frente al futuro próximo y entiende que la solución pasa por potenciar el mercado europeo de la industria farmacéutica y hacerlo “más atractivo”.

Aun siendo España un país “poco generoso” a la hora de pagar los medicamentos, lo que hace que las compañías farmacéuticas decidan vender los fármacos a otros países, “incluso una potencia en la industria farmacológica como Alemania también tiene problemas de desabastecimiento”, señala Luis Martín Lázaro, cofundador de Luda Partners, una empresa que ofrece servicios de digitalización para farmacias frente a problemas como la rotura de stock de medicamentos. Lázaro entiende que, en primer lugar, deberían atajarse los problemas en la cadena de suministro y potenciar “la interconexión entre farmacias” a nivel nacional. “El mes pasado atendimos a 25.000 personas por falta de medicamentos de la lista CISMED (Proyecto Europeo de Incidencias de Suministro)”, destaca Martín Lázaro. A medio-largo plazo, sostiene que la solución pasa por acuerdos a nivel europeo. “Puedes tomar decisiones como ha hecho el Reino Unido de subir el precio de los medicamentos, pero en el caso de España, con una renta per cápita muy inferior, no es sostenible”, señala el cofundador de Luda Partners. 

La situación ha llevado a la Comisión Europea y a la Agencia Europea del Medicamento a elaborar su primer listado que incluye 268 medicamentos esenciales para hacer frente a situaciones de escasez, cuya carencia sería crítica. La comisaria responsable de Salud y Seguridad Alimentaria de la UE, Stella Kiriakides afirma que "garantizar un suministro ininterrumpido de medicamentos esenciales es crucial” para cumplir con los compromisos marcados frente al desabastecimiento de medicamentos en la Unión.



Te puede interesar