logo_medicina
Síguenos

Vajacial: el tratamiento de moda para la vagina del que los médicos alertan

Crecimiento de hongos, dermatitis de contacto, infecciones cutáneas y mucosas e irritación pueden ser algunas de sus consecuencias, sobre todo si se hace desde casa

Compartir
Vajacial: el tratamiento de moda para la vagina del que los médicos alertan

Por Lucía de Mingo

14 de junio de 2023

Devolver la juventud de la zona íntima de la mujer. Ese es el objetivo de “vajacial”, un nuevo tratamiento estético que se ha puesto de moda y del que los profesionales sanitarios alertan. La nueva tendencia consiste en una limpieza profunda de la vagina e incluye, además, la hidratación y exfoliación con distintos productos. Vapor a modo de sauna vaginal, clara de huevo o pepino para hidratar, exfoliación de la zona… Las técnicas son varias, pero los profesionales sanitarios insisten en que este tipo de tratamientos ponen en riesgo la salud de la zona íntima si no se hacen bajo la supervisión de un profesional.

Tanto hidratar la zona íntima como mantener una higiene es clave para la salud íntima. No obstante, la dermatóloga Ana Molina resalta que el problema viene porque existen muchos tipos de “vajacial” que se pueden realizar tanto en casa como en consulta. Es difícil hablar de forma general “porque algunos tratamientos están bien planteados, mientras que otros incluyen kits de venta domiciliaria con activos irritantes”. En principio, la dermatóloga señala que lo ideal, si vamos a realizar este tratamiento, es acudir a un centro médico certificado con garantías y experiencia en el tratamiento de esa zona. “Hoy en día ya existen incluso unidades especializadas en las que trabajan dermatólogos y ginecólogos de forma coordinada”. Por ello, recalca que no recomienda, en ningún caso, los “vajaciales” caseros, menos aún si usan comida para hidratar la zona, ya que “puede favorecer el desarrollo de infecciones, irritación o dermatitis alérgica de contacto”. Además, con respecto a aplicar vapor en la zona, afirma que fomenta la creación de un ambiente cálido y húmedo que favorece el crecimiento de hongos como la Cándida, además de otras infecciones cutáneas y mucosas.

Laura Cámara, enfermera especialista en ginecología y obstetricia, hace hincapié en que estas técnicas de rejuvenecimiento de la zona íntima “no están respaldadas por ninguna sociedad ni evidencia científica”. De hecho, incide en que siempre hay que asegurarse de que el tratamiento no solo es eficaz, sino que también es seguro, “buscar tratamientos que no cumplen con ninguna de las dos cosas no es buena idea”.

También hay que tener en cuenta que este tratamiento estético solo se realiza si el área está depilada por completo, algo que, de por sí, supone una agresión de la piel y mucosas de la zona. Además, este vello, del que cada vez se quiere desprender más gente, tanto en hombres como en mujeres, cumple numerosas funciones. Entre ellas mantener la zona íntima con un nivel adecuado de temperatura, humedad y evitar posibles infecciones. Por ello, la doctora Molina señala que es mejor no realizar procedimientos simultáneamente que puedan favorecer la irritación o infección de la zona. “Tenemos la idea de que depilarse es higiénico, pero despojarse de todo el vello púbico nos expone a mayor cantidad de infecciones, roces e irritaciones”.

Hoy en día hay una alta demanda del embellecimiento de los genitales, indica la dermatóloga, el motivo es que estos sufren cambios por diversos motivos como la llegada de la menopausia, los partos o la atrofia por la edad. Motivo de este aumento de la demanda, en consulta, lo que más usan los expertos es la inyección de ácido hialurónico en la zona para mejorar la hidratación y el láser de C02 para mejorar el tono y prevenir la laxitud y atrofia vulvo-vaginal.  



Te puede interesar
medicos-hospitalarios-se-unen-huelga-atencion-primaria-madrid
Arranca la huelga de médicos hospitalarios en Madrid
espana-ejemplo-de-solidaridad-1648816891258
España ejemplo de solidaridad
virus-cinco-millones-anos-cancer-cerebro
Un virus de hace cinco millones de años contribuye a la progresión de un cáncer de cerebro