logo_medicina
Síguenos

La OMS recomienda evitar las intervenciones quirúrgicas para pacientes con dolores lumbares crónicos

La organización sanitaria ha presentado sus directrices para paliar correctamente las dolencias lumbares

Compartir
La OMS recomienda evitar las intervenciones quirúrgicas para pacientes con dolores lumbares crónicos
Freepik

Por Juan García

12 de diciembre de 2023

Aunque es frecuente la aparición de dolores en la zona baja de la espalda comprendida entre las costillas inferiores y los glúteos una vez superados los 50 años, la lumbalgia afecta a personas de todas las edades. Cuando este dolor se cronifica, se convierte en un problema que representa la principal causa de discapacidad a nivel mundial con un 8.1% del total de las diagnosticadas. Según los últimos datos de 2020, los dolores lumbares crónicos afectaron a 619 millones de personas en todo el planeta. Por este motivo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recogido, por primera vez en su historia, un compendio de pautas para el correcto tratamiento de esta dolencia que se ha expandido considerablemente en los últimos años y se espera que incremente su ritmo de crecimiento en el futuro próximo. 

Buenas y malas praxis para paliar la lumbalgia

“Para lograr una cobertura sanitaria universal, el dolor lumbar crónico no puede ser ignorado”, afirma el subdirector General de Cobertura Sanitaria Universal de la OMS, el doctor Bruce Aylward. De esta forma insta a los estados miembros a acometer las reformas necesarias para garantizar los tratamientos recogidos en sus directrices. Basándose en el análisis de la evidencia existente, la OMS desaconseja las intervenciones quirúrgicas para la mayoría de los casos dado que el riesgo de sufrir efectos adversos y posibles daños sobrepasan a los beneficios. En caso de ser necesarias, puntualiza que es preferible un conjunto de intervenciones para abordar de manera integral el dolor lumbar primario crónico de una persona, en lugar de intervenciones individuales utilizadas de forma aislada. También advierte del uso de aparatos ortopédicos como cinturones y soportes lumbares, determinadas terapias físicas de tracción (estirar una parte del cuerpo) o la ingestión de opiáceos y analgésicos por los consiguientes problemas que puede generar de “dependencia y sobredosis”.

El organismo sanitario mundial apuesta por programas de ejercicios y terapias físicas como masajes y manipulación de la espina dorsal, así como el consumo de antiinflamatorios no esteroides. Además, subraya la importancia de trasladar mensajes que conciencien sobre la importancia del autocuidado y tratar los efectos sobre la salud mental que provocan estos dolores. 

Las dificultades para el desempeño en actividades laborales y la interacción social y familiar que se derivan de la lumbalgia crónica repercuten directamente sobre la calidad de vida de las personas, traduciéndose en un mayor riesgo de mortalidad y de pobreza. Las razones que apuntan desde la OMS son el abandono prematuro la fuerza laboral y la menor acumulación de riqueza para la jubilación, además de diversos problemas de salud mental.

Un enfoque centrado en cada persona

Desde finales de la década de los 90 se ha producido un aumento del 60% en la detección de dolores lumbares crónicos y la previsión es que en el año 2050 se llegue a los 843 millones de personas afectadas. La OMS achaca este aumento al estilo de vida sedentario y señala que este incremento se verá especialmente en África y Asia, donde las previsiones de crecimiento demográfico y envejecimiento poblacional son mayores en los próximos años. "Abordar el dolor lumbar crónico requiere un enfoque integrado y centrado en la persona. Esto significa tener en cuenta la situación única de cada persona y los factores que pueden influir en su experiencia de dolor», dijo el doctor Anshu Banerjee, Director de Salud de la Madre, el Recién Nacido, el Niño y el Adolescente y Envejecimiento de la OMS. La propensión de las personas mayores a experimentar efectos adversos de forma posterior a las intervenciones refuerza la importancia de adaptar el tratamiento a la situación de cada paciente. Abordar el dolor lumbar crónico entre las poblaciones de edad avanzada puede facilitar un envejecimiento saludable, de modo que estas personas tengan la capacidad funcional de mantener su propio bienestar. Por todo ello la receta para una atención adecuada del dolor lumbar pasa por la adaptación de los estándares de atención y el fortalecimiento de la atención primaria de salud, incluidos los sistemas de derivación.



Te puede interesar
madrid-contara-con-9789-millones-de-euros-para-sanidad-en-2023