logo_medicina
Síguenos

El informe sobre la gestión de la Covid advierte que “una nueva pandemia no sólo es posible sino probable”

Presentado por la ministra de Sanidad Mónica García, el informe apunta, además, que “España no estaba preparada para la pandemia”

Compartir
El informe sobre la gestión de la Covid advierte que “una nueva pandemia no sólo es posible sino probable”

Por Julia Porras

22 de diciembre de 2023

La pandemia de la Covid puso en jaque a los sistemas sanitarios y a las economías de todo el mundo. En España, durante las cinco primeras ondas de la pandemia, período que sirve de marco de referencia para el informe “Evaluación del desempeño del Sistema Nacional de Salud español frente a la pandemia Covid-19”, realizado por expertos independientes”, se registraron, según fuentes oficiales, casi cinco millones de casos confirmados, 431.891 hospitalizaciones, 41.138 ingresos en Unidades de Cuidados Intensivos (UCIs) y 87.080 personas fallecidas.

De acuerdo con el informe, realizado por un grupo de expertos independientes llevado a cabo en abril de este año y presentado ante las Comunidades Autónomas por el Ministerio de Sanidad, arroja una clara conclusión: “en enero de 2020 no estábamos suficientemente preparados para una pandemia”. La ausencia de reservas estratégicas del material necesario para hacer frente a una pandemia por un virus respiratorio, la debilidad de los sistemas de información y alerta temprana o la insuficiencia de recursos diagnósticos, por citar algunos ejemplos, lo corroboran. “Tampoco el marco legal disponible fue suficiente para afrontar la crisis sanitaria”, dicen los expertos.

Según este informe, una parte de los errores en la respuesta a la pandemia se debió a problemas preexistentes en el sistema sanitario, entre los que destacan la distancia entre la salud pública y los niveles asistenciales, las deficiencias en los sistemas de vigilancia epidemiológica, unos recursos humanos estructuralmente infra-dimensionados para la actividad cotidiana de los servicios de salud pública y la ausencia de un adecuado sistema de información a nivel nacional. Caso aparte merece la falta de protocolos previos en las residencias de personas mayores y otros colectivos vulnerables y la limitada coordinación entre el sistema sanitario y los servicios sociales, que estuvieron en el origen de la tragedia vivida en los establecimientos residenciales.

En algunos casos se produjeron contradicciones en la respuesta de las distintas administraciones y se apreciaron fallos de coordinación en múltiples áreas, como en los servicios de urgencias y emergencias, en los mecanismos para compartir recursos médicos entre territorios o en la adquisición de material necesario para responder a la pandemia

El informe recalca que el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud no fue “suficientemente eficaz como instrumento para adoptar decisiones homogéneas, y hubo infodemia e intoxicación informativa”. Además, se produjeron problemas de comunicación muy llamativos.

Cosas que se hicieron bien

El informe también resalta algunas cosas que se hicieron de forma correcta: “Si bien no estábamos preparados para la pandemia de la Covid, cuando llegó, muchas cosas se hicieron bien”. Destacan particularmente la respuesta, a menudo autónoma, y en algunos casos heroica, de los profesionales de la asistencia sanitaria, la salud pública y la atención sociosanitaria, así como la profesionalidad y entrega de las Fuerzas Armadas y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. También destaca la excelente campaña de vacunación; la creación de un mando único al comienzo de la pandemia y la comunicación continua que se produjo entre el gobierno central y las Comunidades Autónomas (CCAA); la orientación prioritaria del sistema de ciencia y tecnología, y en especial del sanitario, hacia la investigación en Covid; la rápida aplicación de tecnologías de la información y comunicación (por ejemplo para el teletrabajo), con excelente cobertura poblacional; la implantación de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTEs) y otras medidas de protección social; la disponibilidad de buenas infraestructuras de producción, logística, distribución y comunicación, y la entrega de millones de profesionales de servicios esenciales; y la comunicación permanente de las autoridades, muchas sociedades científicas y profesionales independientes con la ciudadanía, así como la información casi inmediata y de alta calidad proporcionada por los grandes medios de comunicación. Por lo que los expertos aseguran que si estas lecciones se llevaran a cabo al completo estaríamos ante un escenario ideal para afrontar una nueva pandemia que, según palabras de la ministra de Sanidad, “no es solo posible, sino probable”.

Medidas para un buen escenario ante otra pandemia

Según los expertos, para crear un escenario perfecto para afrontar una probable futura pandemia es clave aplicar, de forma inteligente, el principio de precaución para evitar, o al menos retrasar, que la enfermedad atraviese nuestras fronteras. “En general, cuanto antes se intervenga mejor”, dicen los expertos. También destacan el poder detectar precozmente la aparición de casos de enfermedad, para intentar controlar su expansión. Las primeras decisiones, además, sobre la enfermedad, deberían ser tomadas por un comité de gestión de la crisis sanitaria asesorado por un comité científico-técnico. Por otra parte, las medidas que se tomen deben estar amparadas desde el principio por un marco legal claro y suficiente, que dé seguridad jurídica a quienes tomen las decisiones. Además, es prudente evitar en lo posible la discrepancia en público entre las fuerzas políticas para crear un clima de seguridad entre la población. Disponer de aplicaciones suficientemente bien evaluadas de rastreo de contactos que faciliten el control de la extensión de la enfermedad es clave para evitar la rápida propagación. Y para evitar la falta de recursos como en la pandemia de la Covid, se deben movilizar de forma precoz las reservas de los materiales específicos de protección.

Además, los expertos abogan por tener una población más empoderada para gestionar su enfermedad; una atención primaria fortalecida con mayor capacidad de resolver problemas de salud; ambos niveles de atención (primaria y hospitalaria) con capacidad para utilizar de forma eficiente todos los recursos y con capacidad de transformarlos y expandirlos. Asimismo, el sistema sería más resiliente si el personal de cada especialidad tuviera una buena formación troncal y si tuviera protegida su salud mental. Por otro lado, habrá que tener acordados ciertos mecanismos de traslado de pacientes entre CCAA y entre países, y también protocolos de derivación entre centros. En casos extremos, habrá que tener acordados protocolos de priorización y racionamiento de la atención.

Para todo esto el informe propone una Hoja de Ruta con un total de 72 acciones agrupadas en 12 puntos que definen las tareas abordar en los próximos años. Estos puntos pasarían por redefinir los mecanismos de coordinación, planificación y preparación ante futuras pandemias, elaborar un Plan Nacional de Preparación y Respuesta ante Emergencias Sanitarias, establecer un Plan General de Reservas Estratégicas y su sistema de gestión. Por otro lado, sería fundamental crear una red de profesionales y equipos en disposición de actuación inmediata, así como potenciar el desarrollo de espacios de encuentro entre profesionales de distintos ámbitos, y establecer alianzas con instituciones de conocimiento experto externas al SNS.

En cuanto a la legislación, sería clave actualizar la legislación referente a las crisis sanitarias y crear la Agencia Estatal de Salud Pública; definir protocolos normalizados de trabajo en vigilancia epidemiológica y reforzar y modernizar los sistemas de alerta de salud pública;  establecer metodologías de trabajo comunes para el proceso de rastreo y desarrollar sistemas de información para la identificación, notificación y seguimiento de los casos. Y, fundamental, reforzar la salud pública mediante la ampliación y diversificación de recursos humanos, “manteniendo una inversión continuada y sistemática en salud pública”, reclaman los expertos. Además, piden la integración de los sistemas de información de los servicios de salud, asegurando su interoperabilidad a nivel autonómico y nacional, y sistematizar la historia clínica digital.

En cuanto a la Atención Primaria, puerta de entrada al sistema de salud y que fue un pilar fundamental durante la pandemia, los expertos señalan que es muy importante “reforzar y revalorizar la atención primaria de salud, asegurando la suficiencia de recursos e impulsando nuevos modelos de relación definiendo un plan general de atención primaria para actuar en crisis sanitarias”. Esto pasaría por reforzar la dotación de recursos humanos en atención primaria para de este modo “revalorizar la medicina y enfermería de familia y comunitaria”, aclaran.

Por último, concluyen, “creemos que España cuenta con las capacidades necesarias para implantar estas acciones en los plazos propuestos y confiamos en que ello nos permitirá prevenir y, sobre todo, afrontar la próxima pandemia en condiciones mejores que las de la Covid”.



Te puede interesar
hablar-de-cancer-con-los-ninos
Hablar de cáncer con los niños
emily-in-paris-ashley-park
La actriz Ashley Park, de la serie 'Emily in Paris', a punto de morir por un shock séptico
rosa-arroyo-consejo-general-medicos
Rosa Arroyo, nueva vicepresidenta segunda del Consejo General de Médicos