logo_medicina
Síguenos

Trasplantan por primera vez un riñón de cerdo en combinación con una bomba cardiaca

La combinación de insuficiencia cardiaca y renal obligó a los médicos del hospital NYU Langone Health de Nueva York a realizar esta intervención pionera

Compartir
Trasplantan por primera vez un riñón de cerdo en combinación con una bomba cardiaca
Freepik

Por Juan García

25 de abril de 2024

No es la primera vez que se realiza un trasplante de un órgano animal genéticamente modificado a humanos, pero los médicos del hospital NYU Langone Health de Nueva York han ido un paso más allá y han realizado una intervención pionera en el mundo para salvar la vida de una paciente de Nueva Jersey. 

Lisa Pisano, de 54 años, se ha convertido así en la primera persona en someterse a una doble intervención de trasplante de riñón de cerdo combinada con el implante de una bomba mecánica para mantener el latido cardiaco. La gravedad del estado de Pisano, por la coexistencia de insuficiencia renal y cardiaca, eliminaba la posibilidad de realizar un trasplante tradicional, por lo que tuvo que ser sometida de urgencia a estas complejas operaciones. 

El equipo del NYU ha anunciado que la paciente se está recuperando bien tras la intervención y ha podido dar sus primeros pasos esta semana. Tras el primer trasplante de un riñón de cerdo hace un mes en el Hospital General de Massachusetts, el equipo médico solicitó un permiso de emergencia de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés) para realizar esta intervención. 

En declaraciones recogidas por Associated Press, Pisano expresa que “estaba al final del camino”. “Aproveché una oportunidad. En el peor de los casos, si no funcionaba para mí, tal vez funcionaría para otro y ayudaría a la siguiente persona”, señala la paciente.

El doctor Robert Montgomery, director del Instituto de Trasplantes NYU Langone, también ha relatado la sensación de euforia que se desató en el quirófano tras comprobar el funcionamiento del riñón. “Ha sido algo transformador”, señala acerca de los resultados iniciales del trasplante. Aunque, su compañero, el cardiocirujano que implantó la bomba cardiaca, Nader Moazami, señala que “aún no estamos a salvo” y que será necesario seguir vigilando muy de cerca la evolución de la paciente. 

Ante la escasez de órganos en EE.UU., donde las listas de espera para recibir un riñón superan los 100.000 pacientes, varias empresas biotecnológicas están modificando genéticamente cerdos para que sus órganos sean más parecidos a los humanos y disminuyan las probabilidades de que los destruya el sistema inmunitario humano.

Una compleja doble intervención

Aunque ya se habían realizado trasplantes de corazón de cerdo a dos hombres, ambos terminaron falleciendo al poco tiempo. El trasplante de riñón realizado en Massachusets abrió la puerta a esta intervención que ha permitido a Pisano sobrevivir a una situación crítica. 

La paciente sufrió un paro cardíaco y fue necesario resucitarla antes de las operaciones experimentales. La insuficiencia cardíaca le impedía recibir un trasplante tradicional de riñón, pero como era necesario realizar diálisis, tampoco podía recibir una bomba cardíaca, llamada dispositivo de asistencia ventricular. Pisano tenía altos niveles de anticuerpos dañinos para el tejido humano, pero no para los órganos de cerdo editados genéticamente. Le habría llevado años encontrar una persona compatible para un trasplante de riñón humano.

“Es como estar en un laberinto y no encuentras salida”, apunta el doctor Montgomery. Hasta que los cirujanos decidieron combinar una bomba cardíaca con el riñón de cerdo. Los cirujanos implantaron el dispositivo para dar energía al corazón de Pisano el 4 de abril y trasplantaron el riñón de cerdo el 12 de abril. Si bien no se puede pronosticar el desenlace a largo plazo, hasta ahora no ha mostrado señales de rechazo, según el doctor Montgomery. Al ajustar la bomba cardiaca para que trabajara con su riñón nuevo, Moazami afirma que los médicos han aprendido lecciones que podrían ser útiles para casos de pacientes con insuficiencia cardíaca y renal.

"Dado que estos cerdos pueden criarse y no requieren clonación como las ediciones genéticas más complejas, esta es una solución sostenible y escalable a la escasez de órganos", concluye el doctor Montgomery.



Te puede interesar
francisco-atienza-martin-el-programa-del-congreso-de-semergen-ilusiona-y-busca-la-excelencia