logo_medicina
Síguenos

Cada año, cuatro millones de europeos contraen una infección derivada de la atención sanitaria

Las infecciones respiratorias, del tracto urinario o las contraídas en quirófano son las más frecuentes, según una encuesta del ECDC

Compartir
Cada año, cuatro millones de europeos contraen una infección derivada de la atención sanitaria
Freepik

Por Juan García

6 de mayo de 2024

Acudir al hospital y salir con una infección contraída en el propio centro es una circunstancia que le ocurre a 4,3 millones de europeos cada año. Así lo reflejan los datos de la tercera encuesta de prevalencia puntual (PPS) de infecciones asociadas a la asistencia sanitaria (IRAS) y uso de antimicrobianos en hospitales, coordinada por el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés) en 2022-2023.

Aunque pueda parecer paradójico, infectarse mientras se recibe atención hospitalaria es algo que ocurre con frecuencia y que obliga a los profesionales a no bajar la guardia frente a los patógenos. Estos agentes infecciosos encuentran su camino en cuanto se descuida la higiene o los protocolos de prevención, por lo que desde la ECDC señalan que se trata de una preocupación de primer orden para los pacientes. 

Entre las infecciones más prevalentes que ha detectado la encuesta, se encuentran en cabeza las del tracto respiratorio, como la neumonía o la Covid-19, con un 29,3% del total. También presentaron una alta incidencia las infecciones del tracto urinario (19,2%), las infecciones del sitio quirúrgico (16,1%), las del torrente sanguíneo (11,9%) y las gastrointestinales (9,5%). 

Para la directora del ECDC, la doctora Andrea Ammon, esta clase de infecciones plantean “un desafío significativo” para la seguridad de los pacientes en toda Europa. A juicio de la doctora, “estas cifras ponen de relieve la necesidad urgente de adoptar nuevas medidas”, por lo que insta a las administraciones a mejorar la prevención y la vigilancia sobre las infecciones, así como la propagación de antimicrobianos. 

Uno de cada cinco pacientes contrajo estas infecciones en cuidados intensivos, mientras que la media de todas las demás especialidades se situó en un 6,4%. El ECDC remarca que al menos el 20%de todas las IRAS pueden prevenirse mediante programas sostenidos y polifacéticos de prevención y control de infecciones. Las diferencias en la aplicación de los programas de control y prevención de los hospitales europeos, indica la necesidad de “estandarizar las prácticas y redoblar los esfuerzos para mejorar el cumplimiento de las medidas”, subrayan desde el Centro.

Para el jefe de Sección Resistencia a los antimicrobianos e infecciones asociadas a la atención sanitaria, Dominique Monnet, el abordaje de estas situaciones comienza con algo tan esencial como la higiene de manos y el uso de desinfectantes a base de alcohol. “También hay que garantizar que en cada hospital haya un número suficiente de habitaciones individuales, así habrá capacidad para aislar a los pacientes con bacterias resistentes a múltiples fármacos, como la neumonía resistente", señala.  

La amenaza de las bacterias

Las resistencias que desarrollan las bacterias frente a los antibióticos son un motivo de especial preocupación entre los expertos que han presentado los resultados de la encuesta. De los 16.948 microorganismos detectados en el estudio, uno de cada tres eran bacterias resistentes a antibióticos importantes, lo que limita las opciones de tratamiento de los pacientes infectados.

El uso abusivo de estos fármacos sería una de las razones que están detrás del rápido desarrollo de resistencias bacterianas. Una tendencia que también refleja la encuesta. Respecto a la edición anterior, el número de personas que alegó consumir antibióticos se incrementó un 3% hasta alcanzar el 35,5%. 

La encuesta detectó 138.208 antimicrobianos que se utilizaron en 103.169 pacientes en hospitales, es decir, el 72,6% de los pacientes recibió un antibiótico, el 22,4 por ciento recibió dos y el 5,4% recibió tres o más. 

El control de estas infecciones pasa, en gran medida, por la adopción de medidas cotidianas de higiene y consumo responsable de medicamentos por parte de pacientes y personal sanitario. La necesidad de establecer nuevos protocolos y aumentar la financiación para que haya un número adecuado de camas en cada centro son las principales medidas que la ECDC resalta como imprescindibles para evitar la contracción de infecciones en hospitales. 



Te puede interesar
salud-mental-moda