logo_medicina
Síguenos

El aire de los coches podría ser dañino para la salud humana

Los fabricantes de automóviles añaden ciertos productos químicos a la espuma de los asientos y a otros materiales que afectan al organismo

Compartir
El aire de los coches podría ser dañino para la salud humana
@freepik

Por Medicina Responsable

7 de mayo de 2024

El aire dentro de todos los vehículos está contaminado con retardadores de llama dañinos, incluidos aquellos que se sabe o se sospecha que causan cáncer, según un nuevo estudio publicado en Environmental Science & Technology por la Universidad de Duke (Estados Unidos). Los fabricantes de automóviles añaden estos productos químicos a la espuma de los asientos y a otros materiales para cumplir con una norma federal norteamericana de inflamabilidad obsoleta sin ningún beneficio demostrado en materia de seguridad contra incendios. "Nuestra investigación encontró que los materiales interiores liberaban sustancias químicas nocivas en el aire de la cabina de nuestros automóviles", explica la autora principal Rebecca Hoehn, científica de la Universidad de Duke. "Teniendo en cuenta que el conductor medio pasa aproximadamente una hora en el coche cada día, este es un problema de salud pública importante. Es particularmente preocupante para los conductores con viajes más largos, así como para los niños pasajeros".

Los investigadores detectaron retardantes de llama dentro de las cabinas de 101 automóviles (año de modelo 2015 o posterior) de todo EE. UU. El 99% de los automóviles contenía tris (1-cloro-isopropil) fosfato (TCIPP), un retardante de llama bajo investigación por el Servicio Nacional de Toxicología de EE. UU como potencial carcinógeno. La mayoría de los automóviles tenían retardantes de llama de éster organofosforado adicionales, incluidos tris (1,3-dicloro-2-propil) fosfato (TDCIPP) y tris (2-cloroetil) fosfato (TCEP), dos carcinógenos de la Proposición 65 de California. Estos y otros retardantes de llama también están relacionados con daños neurológicos y reproductivos.

Según han declarado desde la universidad al diario ABC, en la Unión Europea se utilizan retardantes de llama similares. "La mayoría de ellos muestran el TDCIPP como el retardante de llama prevalente. Es posible que los automóviles en la UE también hayan cambiado de TDCIPP a TCIPP (el retardante de llama más común en los automóviles modernos que medimos en EE. UU.). El TDCIPP es un carcinógeno".

Aproximadamente la mitad de los coches se probaron tanto en verano como en invierno. El clima más cálido se relacionó con concentraciones más altas de retardantes de llama porque las temperaturas más altas aumentan la liberación de gases de los componentes interiores, como la espuma de los asientos. 

Los investigadores también analizaron muestras de espuma de asientos de 51 de los automóviles del estudio. Los vehículos que contenían el presunto carcinógeno TCIPP en su espuma tendían a tener concentraciones más altas de TCIPP en el aire, lo que confirma que la espuma es una fuente de este retardante de llama en el aire de la cabina.

Se agregan retardantes de llama a la espuma de los asientos para cumplir con la Norma Federal de Seguridad de Vehículos Motorizados (FMVSS) 302 de la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Carreteras (NHTSA) de EE. UU., una norma de inflamabilidad de llama abierta que se introdujo por primera vez en la década de 1970 y permanece sin cambios.

Los estudios epidemiológicos han demostrado que el niño estadounidense promedio ha perdido de tres a cinco puntos de coeficiente intelectual por la exposición a un retardante de llama utilizado en automóviles y muebles. Además, un artículo de investigación reciente estimó que aquellos con niveles más altos de este retardante de llama en la sangre tenían aproximadamente cuatro veces más riesgo de morir de cáncer en comparación con las personas con los niveles más bajos.

"Es posible reducir la exposición a los retardantes de llama en su automóvil abriendo las ventanas y estacionando en la sombra", concluye la coautora Lydia Jahl, científica senior del Green Science Policy Institute. "Pero lo que realmente se necesita es, en primer lugar, reducir la cantidad de retardantes de llama que se añaden a los automóviles. Viajar al trabajo no debería conllevar riesgo de cáncer, y los niños no deberían respirar sustancias químicas que puedan dañar sus cerebros de camino a la escuela".



Te puede interesar
veronica-olmo-semergen-depresion
Depresión
quiron-salud-renueva-su-junta-directiva
Quirón Salud renueva su junta directiva
seis-hospitales-espanoles-entre-los-100-mejores-del-mundo
Seis hospitales españoles entre los 100 mejores del mundo