logo_medicina
Síguenos

El tabaquismo continúa su tendencia a la baja, aunque no alcanza el objetivo de la OMS

España, según el último informe sobre tendencias del tabaco, ha pasado de un 32,6% en el año 2000 a una estimación del 23,9% para 2025

Compartir
El tabaquismo continúa su tendencia a la baja, aunque no alcanza el objetivo de la OMS
Freepik

Por Juan García

17 de enero de 2024

Aproximadamente uno de cada cinco adultos en todo el mundo consume tabaco, lo que se traduce en unos 1.250 millones de consumidores. Las tendencias en 2022 muestran una disminución continua de las tasas de consumo de tabaco a nivel mundial, como se extrae del último informe sobre tendencias del tabaco elaborado por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Según sus estimaciones, para el año 2025 se habrá producido una reducción relativa del tabaquismo respecto a 2010 del 25%, una cifra positiva, pero que no alcanza el objetivo global del 30%. De hecho, solo 56 países alcanzarán esta cifra según las estimaciones. Desde el organismo sanitario destacan la importancia de la reducción de estos índices “a pesar de los esfuerzos de la industria tabacalera por poner en riesgo el proceso”, apunta el informe.

“En los últimos años se han logrado buenos avances en el control del tabaco, pero no hay tiempo para la autocomplacencia”, afirma el doctor Ruediger Krech, directordirector del Departamento de Promoción de la Salud de la OMS. El doctor se muestra especialmente crítico contra el sector tabacalero y asegura sentirse “asombrado de hasta dónde llegará la industria tabacalera para obtener ganancias a expensas de innumerables vidas”. 

El informe destaca que un total de 150 países están reduciendo con éxito el consumo de tabaco, y pone como ejemplo a Brasil y Países Bajos, cuyas políticas de control del tabaco han logrado una reducción relativa del 35% y el 30%, respectivamente, desde 2010. En tan solo seis países se seguía constatando un aumento del consumo de tabaco en 2022. Por ello, insta al resto de países a tomar esta senda e implantar políticas regulatorias frente a una adicción que provoca unos ocho millones de muertes anuales, según estimaciones de la propia OMS. 

Descenso del tabaquismo de nueve puntos en España

Los datos del informe subrayan lo positivo del descenso regular que se aprecia en las cifras de prevalencia del tabaquismo. Una tendencia que también se observa en nuestro país, que ha pasado de un 32,6% en el año 2000 a una estimación del 23.9% para 2025. 

Europa es la segunda región del mundo con un mayor porcentaje de población consumidora de tabaco (25,3%), solo superado por la región de Asia Sudoriental (26,5%). Las previsiones de la OMS apuntan  que, para el año 2030, el continente europeo habrá alcanzado la primera posición, ya que la reducción de los índices en esta región es la que se está produciendo a un ritmo más lento. El informe también destaca que las tasas de consumo de tabaco entre las mujeres en la región europea de la OMS son más del doble del promedio mundial y se están reduciendo mucho más lentamente que en todas las demás regiones.

Los índices de mortalidad continúan siendo elevados

“Aunque la prevalencia del tabaquismo está disminuyendo en la mayoría de los países, cabe esperar que las muertes relacionadas con el tabaco sigan siendo elevadas”. Esto, según argumenta el propio informe, no tiene por qué ser una mala noticia o desmentir la eficacia de las políticas antitabaco. El impacto de la reducción del consumo de tabaco sobre los índices de mortalidad tarda años en hacerse efectivo ya que, aunque la cifra de consumidores sea cada vez menor, las personas que en 2022 declaran seguir consumiendo o haber consumido tabaco de forma habitual, aún experimentan un riesgo mayor de mortalidad que se prolonga durante toda su vida. “Los países que aplican medidas estrictas de control del tabaco pueden esperar unos 30 años entre el momento en que la tasa de prevalencia pasa de aumentar a disminuir y el momento en que se produce un cambio en el número de muertes debidas al tabaco”, explica el informe. Por lo tanto, el aumento del número de muertes "no es un signo de fracaso de los esfuerzos de control del tabaco, sino que forma parte del cambio de tendencia para la próxima generación”.

Panamá acogerá el próximo mes la décima sesión de la Conferencia de las Partes del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco (CMCT), “donde la industria tabacalera intentará influir en las políticas de salud globales ofreciendo incentivos financieros y en especie”, avisa el organismo sanitario. Por ello, desde la OMS destacan la importancia de fortalecer el CMCT como una prioridad de salud global descrita en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, reafirmando el apoyo a los países miembros que decidan implantar medidas de control del tabaco “basadas en evidencia frente a la interferencia de la industria”.



Te puede interesar
rechazo-aspe-pactos-investidura