logo_medicina
Síguenos

Día de San Valentín

Así es el cerebro de un enamorado

El cerebro enamorado es una orquesta compleja y fascinante, donde las áreas cerebrales y los neurotransmisores se sincronizan en una danza única e irrepetible

Compartir
Así es el cerebro de un enamorado

Por Pedro Gargantilla, director médico de Medicina Responsable

14 de febrero de 2024

El amor es una fuerza arrolladora que transforma nuestro mundo, una danza de emociones que colorea nuestros días y que nos impulsa a ser mejores. Pero más allá de la pasión y de los sentimientos, el amor también es una fascinante experiencia biológica, un baile de neurotransmisores y áreas cerebrales que se sincronizan en perfecta armonía.

Lo primero que tenemos que hacer es olvidar a Aristóteles, quien creía que el corazón era la sede de la sensación y de las emociones. Si bien el corazón late con fuerza cuando estamos enamorados, la ciencia nos revela que el cerebro es el verdadero director de esta orquesta emocional. Diferentes estudios han demostrado que el enamoramiento activa hasta diez áreas cerebrales diferentes, creando una sinfonía de sensaciones que nos atrapan y fascinan: el núcleo accumbens, el centro del placer, se ilumina como un faro, inundándonos de euforia y bienestar. El lóbulo prefrontal, responsable de la toma de decisiones, se ve reconfigurado, cediendo ante la irresistible fuerza del amor. Y el córtex del cíngulo anterior, implicado en la atención y la recompensa, se vuelve hipersensible a la presencia de la persona amada.

Neurotransmisores en juego

La química también juega un papel fundamental en esta danza cerebral. La dopamina, la mensajera del placer, se dispara, creando una sensación de recompensa y deseo. La oxitocina, la hormona del amor, se libera con el contacto físico y la mirada, fortaleciendo el vínculo entre dos personas. Y la vasopresina y la testosterona modulan la atracción y la respuesta sexual, intensificando la conexión a nivel físico.

Ahora bien, hombres y mujeres se mueven en diferentes frecuencias: las investigaciones también sugieren que las mujeres experimentan el amor con una mayor activación de áreas cerebrales relacionadas con la empatía, la confianza y la conexión emocional. En cambio, en los hombres, se observa una mayor actividad en áreas relacionadas con la recompensa y la motivación sexual.

El amor, una experiencia única y personal

Si bien es cierto que la ciencia nos ofrece una mirada fascinante a la neuroquímica del amor, es importante recordar que cada persona experimenta este sentimiento de forma única y personal. Las experiencias pasadas, la cultura, la personalidad y otros factores influyen en la forma en que vivimos y sentimos el amor.

Aunque la ciencia nos ayuda a comprender los mecanismos que subyacen a esta experiencia, el misterio y la belleza del amor siguen siendo un enigma que nos invita a seguir explorando y disfrutando de este sentimiento tan esencial en nuestras vidas.



Te puede interesar
incapacidad-prohibicion-despido-automatico-consejo-ministros
El Consejo de Ministros aprueba la prohibición del despido automático por incapacidad permanente
gobierno-aumenta-ayudas-farmacias-rurales
El gobierno aumenta un 17,5% las ayudas a las farmacias rurales
herpes-zoster-hospitalizaciones-disparan
Las hospitalizaciones por herpes zóster se disparan en España