logo_medicina
Síguenos

Resonancia magnética de alto campo: imágenes de alta resolución para la detección precoz del Parkinson

El Hospital Ruber Internacional del grupo Quirónsalud es el primero en Europa en disponer de esta tecnología

Compartir
Resonancia magnética de alto campo: imágenes de alta resolución para la detección precoz del Parkinson
Dispositivo de de resonancia magnética de alto campo

Por Juan García

25 de enero de 2024

Se estima que entre 120.000 y 150.000 personas padecen Parkinson en España, un trastorno neurodegenerativo de los llamados trastornos del movimiento que afecta al sistema nervioso de manera crónica y progresiva. Con 10.000 nuevos diagnósticos cada año en España, es la segunda enfermedad neurodegenerativa más prevalente en la actualidad, por detrás del Alzhéimer.

“La pérdida progresiva de las neuronas dopaminérgicas es la responsable de los síntomas de la enfermedad de Parkinson, entre los que destacan el temblor, la rigidez, la lentitud de movimientos y la inestabilidad postural. También pueden aparecer otros no motores, como la depresión, los trastornos del sueño, los problemas cognitivos o las alteraciones del olfato”, apunta el doctor Juan Álvarez-Linera, neurorradiólogo jefe del Servicio de Diagnóstico por Imagen del Hospital Ruber Internacional.

La detección precoz de esta enfermedad resulta complicada dado que suele realizarse de forma posterior a la aparición de los síntomas. Los pacientes tardan una media de entre uno y tres años en ser diagnosticados y se cree que hasta un 25% de las personas diagnosticadas tienen, en realidad, otra enfermedad. Sin embargo, gracias a los últimos avances tecnológicos y en investigación es posible identificar el Parkinson de forma temprana. 

Así, es posible identificar, de manera temprana, alteraciones específicas en la sustancia negra, una zona del cerebro implicada en el control del movimiento, facilitando así la distinción entre la Enfermedad de Parkinson (EP) y el temblor esencial. Este último se caracteriza porque el paciente sufre un movimiento rítmico o temblor en las manos, la cabeza, el tronco, las piernas e, incluso, puede afectar a la voz.

El Hospital Ruber Internacional, pionero en Europa en esta técnica

Entre estas técnicas punteras destaca la resonancia magnética de alto campo, una novedosa tecnología que utiliza imanes con campos magnéticos más potentes en comparación con los utilizados en la resonancia magnética estándar o convencional. El doctor Álvarez-Linera explica que esta novedosa tecnología ofrece un campo magnético de entre 3 y 7 Teslas (T), unas cifras que pueden llegar a ser casi cinco  veces superior al estándar de una resonancia magnética. El Hospital Ruber Internacional de Madrid ha sido el primer centro europeo en disponer de 3 T de cuerpo completo para uso clínico.

“Con la resonancia magnética de alto campo obtenemos imágenes de alta resolución y mayor contraste”, asegura el neurorradiólogo, quien añade que, además, utilizan protocolos o secuencias distintos en los que pueden modificar algunos de los parámetros de la máquina e, incluso, “fusionar datos que provienen de diferentes secuencias para obtener imágenes que nos permiten ver lesiones o detalles estructurales que no eran visibles originalmente".

En ese sentido, la resonancia magnética de alto campo permite visualizar, con mayor detalle que las técnicas convencionales, estructuras relacionadas con la enfermedad de Parkinson, como la sustancia negra, los nigrosomas -áreas de la sustancia negra, específicamente de la zona compacta, donde son muy abundantes las células dopaminérgicas- y la neuromelanina -un pigmento que se encuentra en las neuronas del sistema nervioso central, especialmente en áreas como la sustancia negra.

El futuro en el diagnóstico del Parkinson

Generalmente, el diagnóstico de la enfermedad de Parkinson es clínico, es decir, se realiza a través de una evaluación detallada de la historia médica del paciente y de un examen neurológico completo, que lleva a cabo un neurólogo experto en trastornos del movimiento. 

En este sentido, el facultativo subraya que el futuro del diagnóstico del Parkinson está, no sólo en el uso de campos magnéticos de 7 Teslas, sino también “en la Inteligencia Artificial, gracias a la cual se va a mejorar los protocolos en los campos de 3 T para poder extraer información de una manera más fiable y eficaz”.

En esa línea, el doctor Álvarez-Linera afirma que, en unos años, cualquier paciente que empiece a tener síntomas sospechosos de Parkinson podrá hacerse una resonancia magnética de alto campo como cribado, logrando así un diagnóstico precoz de la enfermedad.



Te puede interesar
la-'vacuna'-del-colesterol-clave-para-prevenir-enfermedades-cardiovasculares-1652089808979