logo_medicina
Síguenos

“Musk podría buscar la modificación de la naturaleza humana” con el implante del chip

Para el neurólogo David Ezpeleta, vicepresidente de la Sociedad Española de Neurología, en declaraciones a Medicina Responsable, el anuncio del implante del chip de Musk es "peligroso y da esperanza frente a estas enfermedades"

Compartir
“Musk podría buscar la modificación de la naturaleza humana” con el implante del chip
@freepik

Por Julia Porras

2 de febrero de 2024

El pasado martes, Elon Musk, dueño de la red social X, anunciaba con un tuit a sus más de 170 millones de seguidores que su empresa Neuralink había implantado un chip cerebral en un humano por primera vez. Este dispositivo, llamado Telephaty, permitiría, según la compañía, controlar un móvil o un ordenador solo con el pensamiento. Muskanunciaba, además, que “los primeros usuarios serán personas que hubieran perdido el uso de sus extremidades”.

Sin embargo, los expertos tienen muchas dudas con este anuncio y piden “cautela y precaución” porque, de momento, explica Daviz Ezpeleta, vicepresidente de la Sociedad Española de Neurología (SEN), para Medicina Responsable, “la única novedad de este chip es que está detrás una gran empresa en la que seguro trabajan los mejores científicos e ingenieros, pero de los cuales desconocemos la opinión. No tenemos ni un solo dato de este estudio. Ni una sola publicación”. Además, “el hecho de que detrás de este proyecto que afecta directamente a la salud humana esté la persona más rica del mundo que quiere mandar a miles de personas a Marte en las próximas décadas es bastante inquietante”. En todo caso, apunta, habría que esperar a ver si ese implante provoca alguna secuela en el sujeto al que se le ha implantado, “habría que ver si no tiene complicaciones, si se mueve, si produce sangrado o si provoca una crisis epiléptica, por ejemplo”, explica Ezpeleta.

Interfaces cerebrales, nada nuevo

Para el doctor Ezpeleta, “la implantación de interfaces cerebrales es algo que ya se está haciendo desde hace un par de años y en lo que se lleva investigando décadas”. De hecho, recientemente se conoció el caso de una mujer que, tras sufrir un ictus, estuvo 15 años sin hablar, sufría anartria (trastorno de la articulación verbal), y gracias a un implante cerebral conectado al área del lenguaje del cerebro pudo volver a hablar. “En ese estudio conectaron el interfaz al cerebro de la paciente y a sensores en sus músculos fonadores; entonces, con un sistema de Inteligencia Artificial (IA) muy específico, entrenado para eso, se consiguió que articulara palabras”. . También se dio hace poco el caso de un hombre con párkinson avanzado que consiguió volver a caminar tras tres décadas sin poder hacerlo, gracias a una neuro prótesis.

Todos estos casos, explica Ezpeleta, “se llevan a cabo con tecnologías de IA muy específicas, entrenadas para que unos nervios hagan caminar a unas piernas o un músculo se mueva y articule palabras. Lo que ha anunciado Elon Musk es muy general. Sus mensajes son que, con este chip, se podrán tratar enfermedades como el alzhéimer, el Parkinson, la ELA, los trastornos de la lengua, los trastornos de la movilidad…  habla de una generalidad sin sentido que, además, no se ha publicado en ninguna revista de biotecnología”.

El aspecto transhumanista

En este caso también entra un juego un término relativamente nuevo que se llama “neuromejoramiento”, del inglés neuroenhancement, es decir, ir más allá de lo humano. “El problema de Elon Musk es que es una persona con mucho dinero y muchas empresas de todo tipo y su objetivo es ganar dinero. Dudo mucho que quiera quedarse en la resolución de problemas neurológicos humanos. Más bien, podría estar detrás de buscar una tecnología que pueda mejorar las capacidades cognitivas, afectivas y motoras de sujetos sanos, es decir, buscando un aspecto transhumanista”. En otras palabras, “buscar la modificación de la naturaleza humana. Y eso son las cosas que hay que vigilar”.

Esto, según los expertos, tendría muchos límites desde el punto de vista filosófico y de la bioética. Es una cuestión ampliamente debatida por los expertos desde hace años y “no tiene nada que ver con curar las enfermedades neurodegenerativas”, porque, además, añade el doctor Ezpeleta, “estas tecnologías no van a ayudar a frenar la historia natural de las enfermedades neurodegenerativas del cerebro, como el alzhéimer o la ELA. La neuro tecnología puede llevar a la implantación de algunos chip o interfaces que puedan ayudar a determinados pacientes a recuperar ciertos aspectos como volver a hablar, o ayudarles a caminar; están orientadas a fines terapéuticos concretos, pero nunca curarán la enfermedad”.

Por todo ello, es “bastante peligroso lo que ha hecho Musk. Dar esperanza en general frente a estas enfermedades cuando la realidad no es así”, concluye el doctor Ezpeleta.

 



Te puede interesar
miguel-angel-bufala.-dia-mundial-de-la-salud-1649325194215
Miguel Ángel Bufalá. Día Mundial de la Salud
10-por-ciento-personas-tratamiento-fertilidad-mujeres-sin-pareja
Un 10% de las personas que se realizan tratamiento de fertilidad son mujeres sin pareja
medicamentos-diabetes-se-agotan-farmacias
Los medicamentos para la diabetes se agotan en las farmacias por su uso indebido para adelgazar