logo_medicina
Síguenos

Una nueva técnica para evitar ataques cardiacos

El Hospital Ramón y Cajal es el primer centro público en España en utilizar el software MyoStrain para prevenir la disfunción cardiaca en pacientes de riesgo sanos

Compartir
Una nueva técnica para evitar ataques cardiacos

Por Andrea Rivero

18 de noviembre de 2022

Pum-pum, pum-pum, pum-pum. Entre 60 y 100 veces por minuto late el corazón de una persona sana en reposo, algo más si está alterada o menos si es un deportista de élite. Pero para que un corazón funcione de la manera adecuada sus paredes deben deformarse, es decir, contraerse, al pasar por cada ciclo cardiaco y, en ocasiones, no lo hacen correctamente. 

El Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid se ha convertido en el primer centro público de España en utilizar una nueva técnica en su servicio de radiología para prevenir disfunciones cardiacas. Se trata del software MyoStrain que, a través de una resonancia magnética, permite detectar, localizar y cuantificar de forma precoz la disfunción miocárdica antes de que aparezcan los síntomas.

Muchos problemas del corazón pueden pasar desapercibidos en las pruebas convencionales de diagnóstico e, incluso, pueden no mostrar ningún síntoma en los pacientes, pero la falta de señales perceptibles no significa que todo esté funcionando correctamente. “Muchas veces se diagnostica una enfermedad cuando ya tiene poco remedio. Sin embargo, si la diagnosticas pronto puedes poner soluciones para mejorar mucho la calidad de vida del paciente. Con esta prueba podemos anticiparnos, evitar el futuro fallo cardiaco y poner medidas tempranas”, explica el doctor Javier Blázquez, jefe del Servicio de Radiología del Hospital Ramón y Cajal. 

¿Quiénes podrán beneficiarse de esta técnica?

Esta nueva herramienta beneficia a pacientes sanos pero que pudieran estar en riesgo de desarrollar enfermedad cardiaca tan precoz que no fuera detectable por otros métodos. Se estima que este porcentaje de la población podría superar el 50%. 

Un buen ejemplo son los pacientes oncológicos sometidos a tratamientos de quimioterapia que son potencialmente tóxicos para el corazón. Gracias a esta herramienta, dicha toxicidad se detecta de manera precoz antes de que el daño sea irreversible y permite a los profesionales actuar personalizando el tratamiento. Hay que tener en cuenta que el 30-40% de los pacientes con cáncer padecerán una enfermedad cardíaca progresiva, y uno de cada 10 de estos pacientes sufrirá un evento cardíaco adverso. Además, la recurrencia del cáncer es un 59% más probable en pacientes con enfermedades cardiovasculares. Todos estos datos muestran la importancia de la prevención y, en consecuencia, de utilizar técnicas que la fomenten. 

¿Cómo funciona?

De acuerdo con el doctor Javier Alarcón, jefe de sección de Imagen Torácica de este hospital, “en la resonancia cardiaca convencional hay secuencias que se prolongan durante varios minutos, los pacientes se cansan porque tienen que tomar aire, echarlo, aguantar la respiración, etc. En cambio, para esta prueba se necesitan cuatro, cinco o seis secuencias. Prácticamente son 15 minutos desde que el paciente entra hasta que sale”. Esto se debe a que, con esta prueba, se analiza exactamente la zona del corazón que saben que puede esconder un problema, el miocardio. “Vamos a estudiar solo cómo se contrae el miocardio porque es lo que queremos analizar y para eso solo necesitamos 10 minutos, no necesitamos una resonancia completa”, añade el doctor Blázquez. 

El informe de MyoStrain mostrará la cantidad de deformación de 37 segmentos del ventrículo izquierdo y de 11 del ventrículo derecho. Un corazón sano debería mostrar una deformación de la pared al pasar por el ciclo cardiaco, mientras que en un corazón enfermo la pared se mostrará más rígida y no se deformará tanto. O, en el peor de los casos, el músculo estará tan débil que se abombará en lugar de comprimirse. 

“Con esta prueba tenemos unos datos numéricos a partir de los cuales tomamos decisiones. Por encima o por debajo de 70 se toma una decisión u otra. Si sale por debajo de 70 ya intuimos que hay algo patológico y debemos hacer algo, y por encima de 80 sabemos que ese corazón contrae con normalidad. Cuando tenemos datos subjetivos por supuesto que tienen su valor, pero tiene mucho más peso y más fuerza los datos objetivos. Este programa nos ofrece resultados cuantificables”, explica el doctor Blázquez. 

Impacto real

Para comprobar y demostrar la utilidad de este nuevo método, el Hospital Ramón y Cajal va a emplear esta tecnología a través de un proyecto que estudiará la función miocárdica de alrededor de 1.000 personas que se encuentran en seguimiento, a través de los Servicios de Cardiología de Adultos y Cardiología Infantil y del Servicio de Medicina Interna. “Queremos ver dónde tendría más aplicabilidades, a lo mejor es en todas las patologías, o en algunas más que en otras, lo tenemos que ver”, indica el doctor Blázquez.

Por su parte, el doctor Alarcón se muestra esperanzado. “Tenemos bastante confianza de que esto va a ser útil para los pacientes, que vamos a poder sacar conclusiones relevantes y que vamos a poder discriminar qué pacientes están en riesgo real de padecer una cardiopatía en los próximos años”. 

A lo largo de los próximos seis meses se realizará esta prueba a un millar de pacientes que podrán conocer el estado de su miocardio y así, tener la seguridad y la tranquilidad de que su corazón estará bajo la vigilancia y cuidado de los mejores profesionales. 



Te puede interesar
salvador-illa-niega-contratado-material-sanitario-empresa-vinculada-koldo-garcia
Salvador Illa niega haber contratado material sanitario con la empresa vinculada a Koldo García
espana-coopera-con-honduras-contra-la-desnutricion-infantil-1651661340777
España coopera con Honduras contra la desnutrición infantil
herramienta-distinguir-infeccion-bacteriana-viral
MeMed BV, nueva herramienta para distinguir si la infección es bacteriana o viral