logo_medicina
Síguenos

Astenia primaveral: cómo prevenirla

Los síntomas pueden parecerse a los de la depresión pero no son, ni mucho menos, ni tan graves ni tan severos

Compartir
Astenia primaveral: cómo prevenirla

Por Julia Porras

5 de abril de 2023

La astenia primaveral es una de esas cosas que algunos dicen que no existe, de hecho, no tiene ninguna evidencia científica, pero existe. Un 2% de la población sufre ese “cansancio” raro, esa apatía ante la vida a pesar de que llega la estación del año más florida y con más horas de luz. Y, precisamente, esa es una de las causas, el aumento de las horas de luz. Aunque también lo es el cambio de hora, que se suele producir con la llegada de las alergias, lo que desplaza nuestras rutinas y nos trastorna las hormonas.

Pero la astenia primaveral es una sintomatología leve y pasajera, no suele durar más de dos semanas y, aunque algunos síntomas puedan parecerse a los de la depresión, no son ni mucho menos ni tan graves ni tan severos.

Los síntomas de este estado primaveral son variados, pero entre los más destacables están la falta de energía, la apatía ante las situaciones cotidianas de la vida o la falta de concentración. Los expertos también apuntan al insomnio, lo que lleva a la somnolencia diurna, la irritabilidad, la falta de apetito sexual e, incluso, la bajada de la tensión arterial. Otros síntomas pueden ser dolores de cabeza y hasta ansiedad.

¿Cuáles son las causas?

Una de las razones que podría explicar esta tristeza y apatía es el cambio meteorológico que se produce en cada cambio de estación. Debemos adaptarnos a grandes cambios de temperatura más horas de luz y alteraciones de la humedad y la presión atmosférica.

Pero, sin lugar a duda, el cambio de horario también hace mella en nuestro organismo. Se nos mueven todos los esquemas de rutinas, desde las horas de las comidas hasta las horas de sueño, lo que trastoca nuestra mente y nuestro cuerpo.

Otra de las causas, para algunos, es la tan temida alergia al polen, que provoca rinitis alérgica a un 25% de la población, lo que lleva a muchos pacientes a sufrir una inflamación que interfiere en la producción de ciertos neurotransmisores, provocando fatiga y desmotivación.

¿Se puede prevenir?

Buenas noticias. Es posible reducir los síntomas de la astenia con unos sencillos hábitos, que además se pueden adoptar para el resto del año.

-Comer bien. Dieta variada y rica en verduras, frutas, hortalizas y, sobre todo, legumbres que aportan hidratos de carbono, proteínas, fibra, minerales y vitaminas del grupo B. Además, aportan hidratos de carbono de absorción lenta con lo que van generando energía de forma paulatina.

-Hacer ejercicio moderado. Al menos media hora al día. Lo que sea, ejercicios funcionales en casa, o salir a caminar simplemente, pero ejercicio que nos mantenga activos. Y si es al aire libre mejor.

-Beber y beber. Mucha agua, al menos dos litros al día.

-Dormir todo lo que sea posible. Ocho horas sería lo ideal, y si es posible acostarse siempre a la misma hora, mejor.  

-No fumar, no tomar mucha cafeína y no ingerir bebidas excitantes en exceso. Y, por supuesto, no tomar alcohol, ya que tiene un efecto depresor sobre el sistema nervioso central.

-Evitar grasas saturadas y azúcares. Producen pesadez, decaimiento y cansancio generalizado, porque se absorben muy rápido pero no nutren.

En definitvia, la primavera la sangre altera y nunca mejor dicho.



Te puede interesar
reduce-riesgo-muerte-cancer-mama-1990
Se reduce el riesgo de muerte por cáncer de mama desde 1990
salud-no-tiene-ideologia
La salud no tiene ideología
innovacion-diagnostico-coronario
Innovación en el diagnóstico coronario, esencial para abordar problemas del corazón