logo_medicina
Síguenos

¿Adiós a las pajitas de papel?

Científicos belgas han demostrado en un estudio que estas pajitas suponen un riesgo tóxico para los seres humanos, la vida silvestre y el planeta

Compartir
¿Adiós a las pajitas de papel?
Freepik

Por Andrea Martín

28 de agosto de 2023

En los últimos años, las pajitas de papel se han ganado un hueco en los bares y restaurantes sustituyendo a las de plástico por cuestiones medioambientales. Sin embargo, un nuevo estudio, publicado en la revista Food Additives and Contaminants, ha demostrado que estas suponen un riesgo tóxico para los seres humanos, la vida silvestre y el planeta.

En el estudio, llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Amberes (Bélgica), se analizaron 39 marcas de pajitas, fabricadas a partir de cinco materiales: papel, bambú, vidrio, plástico y acero inoxidable, en busca de sustancias poli y perfluoroalquiladas (PFAS). Estas son unas sustancias químicas sintéticas que se acumulan a lo largo del tiempo en los seres humanos y en el medio ambiente. Pueden provocar problemas de salud como daños hepáticos, enfermedad tiroidea, obesidad, problemas de fertilidad y cáncer, según informa la Agencia Medioambiental Europea. A su vez, se las conoce como “sustancias químicas para siempre” ya que se descomponen muy lentamente con el tiempo y pueden durar miles de años en el medio ambiente.

Los resultados del estudio mostraron que el 90% de las pajitas de papel tenían PFAS, en comparación con el 80% de las pajitas de bambú, el 75% de las pajitas de plástico y el 40% de las pajitas de vidrio. En definitiva, de todas las pajitas analizadas el 69% de ellas presentaban PFAS. Por el contrario, en las pajitas de acero no se detectaron ninguna de las sustancias.  

En total, se observaron 18 tipos diferentes de PFAS, de ellos, el más encontrado fue el ácido perfluorooctanoico, prohibido en todo el mundo desde el año 2020. "Las pajitas fabricadas con materiales vegetales, como el papel y el bambú, suelen anunciarse como más sostenibles y ecológicas que las de plástico", afirma en un comunicado Thimo Groffen, autor del estudio y científico medioambiental de la Universidad de Amberes (Bélgica)."Sin embargo, la presencia de PFAS en estas pajitas significa que eso no es necesariamente cierto", añade.

Los investigadores detectaron que las concentraciones de PFAS eran generalmente bajas,y teniendo en cuenta que la mayoría de la gente no suele utilizar las pajitas diariamente, suponen un riesgo limitado para la salud humana. A pesar de ello, advierten que estas sustancias pueden permanecer en el organismo durante años y las concentraciones pueden acumularse con el tiempo. "Las pequeñas cantidades de PFAS, aunque no son perjudiciales en sí mismas, pueden sumarse a la carga química ya presente en el organismo", afirma Groffen.

Se desconoce si estas sustancias fueron añadidas a las pajitas como resultado de una contaminación o por los propios fabricantes con el objetivo de impermeabilizarlas. En el caso de que se hubiera tratado de una contaminación, las posibles fuentes destacadas con el suelo en el que se cultivaron los materiales vegetales y el agua utilizada en el proceso.



Te puede interesar
los-pacientes-espanoles-tardan-mas-de-500-dias-en-acceder-a-los-nuevos-medicamentos-1649340709167
Los pacientes españoles tardan más de 500 días en acceder a los nuevos medicamentos
colaboracion-publico-privada-reduciria-espera-paciente
Una mayor colaboración público-privada reduciría hasta en 90 días la espera del paciente para recibir un tratamiento
salud-agua-no-apta-baena
Salud declara no apta para el consumo el agua de Baena por la presencia de un parásito