logo_medicina
Síguenos

Cinco tipos de laxantes según su actuación en el organismo

Compartir
Cinco tipos de laxantes según su actuación en el organismo
Foto de Christopher Campbell en Unsplash

Por Meritxell Martí, farmacéutica

21 de diciembre de 2023

Los laxantes pueden ayudar a prevenir y aliviar el estreñimiento, aunque es importante conocer los distintos tipos que existen para evitar riesgos.  

1.     Laxantes estimulantes del peristaltismo intestinal

Este tipo de laxante tiene un mecanismo de actuación ligeramente retardado de alrededor de ocho horas, por lo que se suele aconsejar tomarlo por la noche al acostarse para que sea efectivo por la mañana. Tiene el efecto de irritación de la mucosa, por lo que puede provocar dolores abdominales y diarrea. Esto debe tenerse en cuenta para aumentar la ingesta de líquidos durante su consumo con el fin de evitar el riesgo de deshidratación.

Este tipo de laxante es el que generalmente se recomienda para preparar el organismo para algunas pruebas médicas como la colonoscopia.

Dentro de este grupo, podemos citar:

•    Hojas de aloe (Aloe spp.).

•    Cortezas de cáscara sagrada (Rhamnus purshiana D.C.).

•    Cortezas de frángula (Rhamnus frangula L.).

•    Raíces y rizomas de ruibarbo (Rheum spp.).

•    Hojas, frutos y flores de sen (Cassia spp.).

•    Aceite de ricino (Ricinus communis L.), rico en triglicéridos de ácido ricinoleico. 

Los laxantes estimulantes del peristaltismo intestinal están contraindicados en personas con enfermedades graves, problemas de obstrucción intestinal, diabéticos y pacientes con apendicitis.

2.     Laxantes mecánicos 

Tienen efectos más ligeros, siendo efectivos al cabo de dos o tres días de uso. Las heces no modifican su consistencia, por lo que hay quien prefiere denominarlos “reguladores intestinales” en lugar de laxantes, ya que suele aconsejarse su uso continuado para tratar el estreñimiento crónico en el largo plazo.

Al igual que los laxantes estimulantes del peristaltismo intestinal, los laxantes mecánicos contienen fibra, por lo que es imprescindible aumentar el consumo de agua durante su uso y están contraindicados en caso de obstrucción intestinal.

Los laxantes mecánicos más conocidos son:

•    Tallos de carragaén (Chondrus crispus Stock).

•    Tallos de fucus (Fucus vesiculosus L.).

•    Semillas de ispagula (Plantago ovata Forsk.).

•    Semillas de lino (Linum usitatissimum L.).

•    Semillas de zaragatona (Plantago psyllium L.).

•    Metilcelulosa 

•    Goma Guar (Cymopsis tetragonoloba).

El mucílago, (material viscoso presente en algunos de los citados vegetales), es capaz de absorber multitud de sustancias en su superficie, por lo que podría interaccionar con cualquier medicamento administrado por vía oral. Por este motivo, se recomienda distanciar la toma de este tipo de laxante de la de cualquier otro principio activo al menos dos horas.

Los laxantes mecánicos también pueden producir flatulencia y pesadez de estómago al iniciar el tratamiento, situación que revierte al cabo de pocos días.

3.     Laxantes osmóticos

Los laxantes osmóticos son aquellos que producen la liberación de agua hacia la luz intestinal al aumentar la presión osmótica de la misma.

Forman parte de este grupo, las sales de magnesio, la lactulosa, el lactitol y el propilenglicol.

El magnesio alivia el estreñimiento crónico al mejorar la relación muscular del intestino grueso, utilizándose generalmente una dosis de entre 250 mg a 500 mg al día. También está indicado cuando hay que limpiar el tubo digestivo para un procedimiento médico.

Destacan dentro de los laxantes osmóticos naturales:

•    Ciruelas (Prunus domestica) 

•     Flores de hibisco (Hibiscus sabdariffa L.).

4.     Laxantes lubricantes 

Actúan revistiendo la masa fecal facilitando el tránsito, de forma similar a como lo hacen los supositorios de glicerina, enemas y micro enemas. Están especialmente indicados en casos de heces duras, heridas o fisuras anales o después de operaciones hemorroidales.

Para la composición de los laxantes lubricantes se suelen emplear aceites minerales no absorbibles, como la parafina liquida, aunque también se emplean aceites vegetales, siendo el aceite de oliva el más común.

Algunos micro enemas llevan también estearato sódico (emulgente que aumenta el efecto de la glicerina), citrato de sodio y lauril sulfoacetato de sodio. Este último, al ser un tensioactivo, puede resultar irritante.

La glicerina actúa atrayendo higroscópicamente el agua hacia la zona rectal, lo que hace aumentar el volumen de las heces y favoreciendo su expulsión. El efecto de este tipo de laxantes tiene lugar tras media hora desde su utilización.

Todos los laxantes lubricantes deben emplearse con moderación, pues de lo contrario, pueden resultar irritantes.

5.     Laxantes naturales

Dentro de esta categoría se incluirían todos los alimentos ricos en fibra, especialmente los que contienen inulina, como la pera, y pectina, como la manzana.

Los cereales integrales, las legumbres y las verduras de hoja verde tienen componentes naturales que actúan como laxantes suaves en el organismo. 

El kiwi, gracias a las enzimas que contiene (principalmente actinidina), mejora el peristaltismo o movimientos intestinales. También las ciruelas, tanto frescas como secas, y las pasas contienen fibra y sorbitol, ambas sustancias con propiedades laxantes.

Tomar una cucharadita diaria de aceite de oliva ayuda a lubricar el intestino. Las semillas de lino (siempre hidratadas antes de su consumo), también son muy ricas en fibra y tienen efecto laxante.

El Aloe Vera, especialmente en formato zumo, puede aliviar el estreñimiento, aunque debe consumirse con precaución ya que en altas dosis puede producir un efecto purgante, afectando negativamente a las células del cuerpo.

Existen también extractos herbales en forma de infusión especialmente efectivos para combatir el estreñimiento como el sen, la menta, o la cáscara sagrada.

El vinagre de sidra también es conocido por su efecto contra el estreñimiento. Se puede tomar por la mañana en ayunas mezclado con agua templada.

También está comprobado que el ruibarbo tiene un alto poder laxante. Se comercializa con este fin en forma de cápsulas, pero también resulta muy efectivo cocinado como compota e incluyéndolo en diversas recetas.



Te puede interesar
tele-dermatologia-en-zonas-rurales-de-madrid-1648050056875
Tele dermatología en zonas rurales de Madrid
sanidad-comunidades-autonomas-incremento-virus-respiratorios
Sanidad se reune hoy con las comunidades ante el incremento de virus respiratorios
hospitales-ribera-plazas-mir-eir
Los hospitales del grupo sanitario Ribera ofertan 72 plazas MIR y 15 EIR