logo_medicina
Síguenos

Más cerca de un tratamiento contra la adicción al alcohol

Una terapia génica, ya utilizada para tratar la enfermedad de Parkinson, ha demostrado reducir drásticamente la adicción al alcohol en primates

Compartir
Más cerca de un tratamiento contra la adicción al alcohol
Unsplash

Por Andrea Rivero

16 de agosto de 2023

El uso nocivo de alcohol es un factor que origina más de 200 enfermedades y trastornos, además, se estima que causa anualmente tres millones de muertes en el mundo, es decir, un 5,3% de las defunciones totales. Todos estos datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) solo muestran algunos de los problemas más graves que puede originar el consumo indiscriminado y adictivo a esta sustancia, que también acarrea importantes pérdidas sociales y económicas. Por ello, encontrar soluciones representaría una importante mejoría para las personas y el bienestar social. En este camino, investigadores de la Universidad de Salud y Ciencias de Oregón, Estados Unidos, ha descubierto que una terapia génica utilizada actualmente para tratar la enfermedad de Parkinson puede reducir drásticamente el consumo de alcohol en bebedores crónicos.  

El estudio, realizado en primates, mostró que implantar un tipo específico de molécula que induce el crecimiento celular restablece efectivamente la vía de recompensa de la dopamina del cerebro en animales predispuestos a beber en exceso. Este procedimiento implica cirugía cerebral y puede ser útil en los casos más graves de trastorno por consumo de alcohol. 

De acuerdo con la coautora principal de la investigación y jefa de la división de neurociencias del Centro Nacional de Investigación de Primates de Oregón, Kathleen Grand, “la dopamina está involucrada en el refuerzo del comportamiento y en que las personas encuentren ciertas cosas placenteras. El consumo agudo de alcohol puede aumentar la dopamina, sin embargo, al beberlo de forma crónica, el cerebro se adapta de tal forma que disminuye la liberación de dopamina. Entonces, cuando las personas son adictas al alcohol, en realidad no sienten más placer al beber. Parece que están bebiendo más porque sienten la necesidad de mantener un estado de embriaguez”. 

La molécula implantada no es dañina y lleva un gen que codifica la proteína conocida como factor neurotrófico derivado de la glía o GDNF. Se inyectó en un área concreta del cerebro de cuatro macacos Rhesus que bebían etanol diluido en agua. Después de someterse al procedimiento, los investigadores descubrieron que su consumo se redujo en más del 90 % en comparación con un grupo de control. 

“Los monos que fueron tratados con este gen comenzaron a generar dopamina de forma permanente y redujeron sustancialmente su consumo de alcohol, que disminuyó a casi cero. Durante meses, estos animales elegían beber agua y simplemente evitaban beber alcohol por completo. Disminuyeron su consumo de alcohol hasta el punto de que era tan bajo que no registramos un nivel de alcohol en la sangre”, explica Grant.  

Sin embargo, esta forma de tratamiento altera permanentemente el cerebro mediante cirugía, por lo que poder aplicar esta terapia se limitaría solo a las personas con las formas más graves de trastorno por consumo de alcohol.  



Te puede interesar
semergen-documental
Semergen lleva a la gran pantalla su documental “Cerca de ti”
exodo-medicos-extranjero-descendido
El éxodo de médicos al extranjero ha descendido en los últimos cuatro años
gente.problemas-salud-tabaco
Allan Sam: "Mucha gente tiene problemas de salud asociados al tabaco, pero no lo sabe"