logo_medicina
Síguenos

Los perros reducen el dolor y la ansiedad en la UCI pediátrica

Una investigación realizada por el Hospital Universitario 12 de Octubre constata los beneficios de las terapias asistidas con animales

Compartir
Los perros reducen el dolor y la ansiedad en la UCI pediátrica
Perro en la UCI Pediátrica del Hospital 12 de Octubre de Madrid. Fuente: Hospital 12 de Octubre de Madrid

Por Juan García

6 de febrero de 2024

Los perros se han ganado, desde hace años, el apodo de “el mejor amigo del hombre” por su fiel compañía, su docilidad y el apego que muestran a los seres humanos. Si bien ya estamos más que acostumbrados a ver a estos animales desempeñar el papel de lazarillo con las personas ciegas o de asistencia para los agentes de policía, su actuación de apoyo a las personas se está expandiendo a nuevos horizontes. De esta forma, los beneficios que aporta la compañía animal a nivel terapéutico cada vez suman un mayor respaldo científico. 

Así lo constata una investigación realizada por el madrileño Hospital Universitario 12 de Octubre, como miembro de la Cátedra Animales y Sociedad de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC), que estudia el vínculo humano-animal y cómo este puede ser mutuamente beneficioso. Basándose en el análisis de diversas variables fisiológicas en una muestra de 74 intervenciones realizadas a 61 pacientes de entre 4 y 15 años, han concluido que las intervenciones asistidas con animales "reducen significativamente el dolor, el miedo y la ansiedad en niños ingresados en unidades de cuidados intensivos”

Entre las variables analizadas para la obtención de estos hallazgos se encuentran las frecuencias cardiaca y respiratoria, la presión arterial y la saturación de oxígeno, además del dolor, el miedo y la ansiedad mediante escalas variadas, antes y después de cada intervención. “Hemos hecho intervenciones asistidas con perros en la UCI y hemos demostrado que es factible hacerlo sin riesgos para los pacientes y que, además, conseguimos disminuir el miedo, el dolor y la ansiedad entre los pacientes”, destaca la doctora Alba Palacios, adjunto en la UCI pediátrica del 12 de Octubre. Además, señala la “excepcional acogida” que ha tenido entre los enfermos , sus familiares y los profesionales sanitarios.

Desde la primera fase del proyecto, se ha cuantificado que los menores en situación de gravedad experimentaban una disminución del dolor de hasta tres puntos -según las escalas habituales de medida de esta variable-, así como una reducción del nivel de ansiedad y miedo tras la visita del perro.

La focalización de la atención de los menores en “un ser vivo cariñoso” explica cómo este “estímulo novedoso y emocionalmente atractivo” para los pacientes les permite expresar sus emociones y “olvidar el motivo de su ingreso en el hospital”. Los expertos que participan en el programa Huellas de Colores destacan el “respiro terapéutico” que los perros aportan a los niños, aumentando las emociones positivas que reciben.

El estudio también confirma que la coordinación entre los profesionales sanitarios y los responsables de las intervenciones asistidas con animales es fundamental y debe ser tenida en cuenta en el momento de elección de los pacientes candidatos a recibir terapia, así como a la hora de establecer los objetivos terapéuticos. Por ello, desde el programa llevan a cabo un trabajo multidisciplinar en el que participan médicos intensivistas, una psicóloga, dos terapeutas ocupacionales expertas y dos perros.

Como parte del programa Huellas de Colores, pionero en la implantación de terapias asistidas con animales en una UCI Pediátrica, este estudio ha publicado sus resultados en la revista European Journal of Pediatrics. Un “hito muy importante” por ser “la primera vez a nivel internacional que los perros, junto al equipo humano, entran para hacer estas terapias en las UCI Pediátricas”, según destaca Nuria Máximo, la directora de la Cátedra Animales y Sociedad de la URJC.



Te puede interesar
alerta-legionela-caceres