logo_medicina
Síguenos

Se demuestra que un gen antienvejecimiento retrasa la edad del corazón 10 años

Un gen descubierto en una población de centenarios es capaz de retrasar 10 años la edad biológica del corazón, según un estudio publicado en “Cardiovascular Research”

Compartir
Se demuestra que un gen antienvejecimiento retrasa la edad del corazón 10 años

Por Gema Puerto

31 de enero de 2023

Científicos de la Universidad de Bristol (Reino Unido) y el Grupo MultiMedica de Italia, han encontrado una diana terapéutica para pacientes con insuficiencia cardiaca. Se ha demostrado que un gen antienvejecimiento descubierto en una población de personas centenarias retrocede la edad biológica del corazón en 10 años. El avance ha sido publicado en la revista Cardiovascular Research. 


Estas personas, portadoras de genes mutantes sanos, que viven en las zonas azules del planeta como Cerdeña en Italia, Okinawa en Japón, o Icaria en Grecia, tienen una particularidad y es que a menudo viven 100 años o más y conservan una buena salud.  Además, también son menos propensas a las complicaciones cardiovasculares. Estos científicos creen que estos genes ayudan a mantener sus corazones jóvenes al protegerlos contra enfermedades relacionadas con el envejecimiento, como la insuficiencia cardíaca. 
 
En este estudio, el equipo de Bristol, dirigido por el profesor Paolo Madeddu de Medicina Cardiovascular Experimental del Instituto del Corazón de Bristol, descubrió que una sola administración del gen antienvejecimiento mutante detuvo el deterioro de la función cardíaca en ratones de mediana edad y, cuando se administró a ratones de edad avanzada, el gen hizo retroceder la edad del reloj biológico de su corazón, en su equivalente humano, en más de 10 años.  El estudio de tres años también se realizó en células cardíacas humanas de laboratorio en Italia.  Investigadores del Grupo MultiMedica en Milán, dirigido por el profesor Annibale Puca, administraron el gen en células cardíacas de pacientes ancianos con problemas cardíacos graves, incluido el trasplante, y luego compararon su función con la de individuos sanos. 

El profesor Madeddu , explicó que, "la función del corazón y los vasos sanguíneos se ponen en juego a medida que envejecemos. Comer bien y hacer ejercicio retrasan el reloj del corazón mientras que cambios dañinos, como el tabaquismo, el alcohol y el sedentarismo lo aceleran".

Monica Cattaneo, investigadora del Grupo MultiMedica en Milán, Italia, y primera autora del trabajo, dijo: "Se encontraron células de pacientes ancianos, en particular aquellas que apoyan la construcción de nuevos vasos sanguíneos, llamados 'pericitos'. Para tener menos rendimiento y más edad al agregar el gen / proteína de la longevidad al tubo de ensayo, observamos un proceso de rejuvenecimiento cardíaco: las células cardíacas de los pacientes ancianos con insuficiencia cardíaca han vuelto a funcionar correctamente, demostrando ser más eficientes en la producción de sangre nueva.  
Los centenarios transmiten sus genes saludables a su descendencia. El estudio demuestra por primera vez que un gen saludable que se encuentra en personas centenarias podría transferirse a personas no emparentadas para proteger sus corazones. Es posible que en el futuro se encuentren otras mutaciones con un potencial curativo similar o incluso superior al descubierto por esta investigación.  

Según los científicos del estudio, "tener buenos genes heredados de los padres puede ayudar a mantenerse joven y saludable. Los genes son secuencias de letras que codifican proteínas. Por casualidad, algunas de estas letras pueden mutar. La mayoría de estas mutaciones son insignificantes; sin embargo, en algunos casos, la mutación puede hacer que el gen funcione peor o mejor, como el gen antienvejecimiento mutante que hemos estudiado aquí en células humanas y ratones más viejos".

 





Te puede interesar
mirada-deteccion-precoz-renal
Detección precoz en la enfermedad renal crónica
protesis-mamarias-1657279328214
Prótesis mamarias
valencia-se-convierte-en-la-capital-mundial-de-la-ginecoestetica
Valencia se convierte en la capital mundial de la ginecoestética