logo_medicina
Síguenos

Las hormonas liberadas por el estrés agotan a las células encargadas de luchar contra el cáncer

Según investigadores norteamericanos, estas células se pueden volver a recuperar mediante fármacos betabloqueantes, usados para controlar la presión arterial y la frecuencia cardiaca

Compartir
Las hormonas liberadas por el estrés agotan a las células encargadas de luchar contra el cáncer

Por Andrea Rivero

4 de octubre de 2023

Las células T son un tipo de glóbulo blanco que forma parte del sistema inmunitario y que ayudan a proteger el cuerpo de las infecciones y a combatir el cáncer. Sin embargo, en ocasiones, estas se agotan, lo que disminuye su capacidad de combatir las células cancerígenas. Ahora, investigadores del Instituto Salk de Estudios Biológicos de Estados Unidos, han descubierto que las hormonas del estrés liberadas por los nervios agotan a las células inmunitarias especializadas en combatir los tumores, pero mediante betabloqueantes, unos fármacos usados para controlar la presión arterial y la frecuencia cardiaca, se pueden volver a recuperar. 

La investigación, publicada en la revista Nature, muestra un nuevo vínculo entre la respuesta al estrés y cómo responde el sistema inmunológico al cáncer y, además, demuestran el beneficio de combinar la inmunoterapia con betabloqueantes para mejorar el tratamiento del cáncer. 

De acuerdo con la profesora Susana Kaech, autora principal del estudio y directora del Centro NOMIS de Inmunología y Patogénesis Microbiana Salk, “no hay duda de que la inmunoterapia ha revolucionado el tratamiento de pacientes con cáncer, pero hay muchos pacientes para quienes es ineficaz. Descubrir que nuestro sistema nervioso puede suprimir la función de las células inmunitarias que destruyen el cáncer abre formas completamente nuevas de pensar sobre cómo rejuvenecer las células T en los tumores".

Sistema nervioso simpático 

El sistema nervioso simpático es el responsable de mediar la respuesta del cuerpo al estrés, también conocida como lucha o huida. Sin embargo, hasta ahora no era conocido como regulaba la respuesta inmune a las infecciones o al cáncer. Por ello, los investigadores se centraron en estos nervios, que producen noradrenalina, una hormona del estrés, y utilizaron varios modelos de cáncer y enfermedades crónicas en ratones y en muestras de tejido humano para estudiar cuándo y cómo los nervios simpáticos influyen en las células T especializadas.

Descubrieron que la noradrenalina se unía a estas células T mediante un receptor llamado ADRB1 y observaron que Las células T agotadas expresaron más receptores ADRB1 que sus contrapartes funcionales. “Nuestro estudio ha descubierto que los nervios contribuyen al proceso de agotamiento de las células T en los tumores, donde estas se desgastan y se vuelven menos poderosas en su lucha contra el tumor”, explica la autora Anna-Maria Globig, investigadora postdoctoral. "Si podemos desentrañar los detalles de cómo los nervios suprimen la respuesta inmune del cuerpo al cáncer y por qué las células T agotadas se mueven hacia los nervios, podemos comenzar a abordar este proceso terapéuticamente".

Betabloqueantes 

Para probar si se podía prevenir el agotamiento de las células T especializadas, los investigadores probaron dos enfoques para interceptar la interacción entre noradrenalina y ADRB1: eliminar ADRB1 por completo o alterar la función de ADRB1 con betabloqueantes. Esta última opción dio como resultado células T más funcionales para destruir las células cancerígenas. Además, comprobaron que las células agotadas “escuchan” a los nervios simpáticos y se agrupan alrededor de ellos. En pocas palabras, el receptor ADRB1 proporcionó a las células T instrucciones para migrar cerca de los nervios, lo que a su vez suprimió sus funciones y las hizo peores en la lucha contra el cáncer.

Dado que los betabloqueantes ya se utilizan clínicamente, el equipo también espera implementar pronto su propuesta para combatir la enfermedad en pacientes con cáncer de pulmón. Aunque todavía esperan estudiar más muestras de tejido canceroso humano para enriquecer sus hallazgos y proporcionar más evidencia de la eficacia de los betabloqueantes en el tratamiento del cáncer.



Te puede interesar
dimision-gerencia-hospital-malaga
Dimite la gerente del Hospital Regional de Málaga, María del Mar Vázquez
hormiguero-andy-lucas-separan
Andy y Lucas se separan por motivos de salud
descubren-un-factor-clave-que-protege-el-corazon-tras-un-infarto
Descubren un factor clave que protege el corazón tras un infarto