logo_medicina
Síguenos

Descubren una enzima capaz de bloquear la progresión del cáncer de cerebro

La enzima PERK bloqueó la progresión del glioblastoma e indujo una inmunidad duradera que protegió al cerebro del nuevo crecimiento del tumor

Compartir
Descubren una enzima capaz de bloquear la progresión del cáncer de cerebro

Por Andrea Martín

13 de mayo de 2024

Investigadores del Instituto Wistar, en Filadelfia (EE. UU), han descubierto el mecanismo clave por el cual el glioblastoma, un cáncer cerebral grave y a menudo mortal, suprime el sistema inmunológico para que el tumor pueda crecer sin obstáculos de las defensas del cuerpo. La investigación ha sido publicada en la revista científica Immunity.

"Nuestro estudio muestra que los mecanismos celulares de autoconservación del cáncer pueden utilizarse contra la enfermedad de forma muy eficaz", afirmó Filippo Veglia, profesor asistente del Instituto Wistar. "Espero con ansias futuras investigaciones sobre los mecanismos de inmunosupresión impulsados ​​por el metabolismo en el glioblastoma, y ​​tengo la esperanza de que todos sigamos aprendiendo sobre cómo comprender y combatir mejor este cáncer".

Hasta ahora, no se ha entendido bien cómo los macrófagos, glóbulos blancos que rodean los microorganismos y los destruye, y la microglía, célula de soporte neuronal, crean un microambiente tumoral inmunosupresor en el glioblastoma. El laboratorio de Veglia investigó el "cómo" de la inmunosupresión del glioblastoma e identificó que, a medida que el glioblastoma progresaba, los macrófagos llegaron a superar en número a la microglía, lo que creaba un microambiente que permitía al tumor evadir la respuesta inmune.

El glioblastoma representa poco más de la mitad de todas las neoplasias malignas que se originan en el cerebro, y el pronóstico para aquellos a quienes se les diagnostica cáncer es bastante malo. Sólo el 25% de los pacientes que reciben un diagnóstico de glioblastoma sobrevivirán más de un año. El glioblastoma es intrínsecamente peligroso debido a su ubicación en el cerebro y su microambiente tumoral inmunosupresor, lo que hace que sea resistente a inmunoterapias prometedoras. Al programar ciertas células inmunitarias, como los macrófagos, en lugar de volverse en contra, el glioblastoma fomentaba ese microambiente tumoral que permitía que el cáncer creciera agresivamente mientras evadía las respuestas inmunitarias anticancerígenas.

Una vez confirmado el papel de los macrófagos, el laboratorio de Veglia intentó comprender cómo las células inmunitarias aliadas del cáncer actuaban contra el sistema inmunológico. Tras varias investigaciones observaron que mediante el metabolismo de la glucosa se bloqueaba la función de las células T, células inmunitarias que destruyen las células tumorales.

Pero ¿cómo se puede detener la actividad inmunosupresora impulsada por la glucosa? Veglia y su equipo de investigación identificaron una posible solución: PERK, una enzima que habían identificado como reguladora del metabolismo de la glucosa.

En modelos preclínicos de glioblastoma, esta enzima afectó a la actividad inmunosupresora de los macrófagos y, en combinación con inmunoterapia, bloqueó la progresión del glioblastoma e indujo una inmunidad duradera que protegió al cerebro del nuevo crecimiento del tumor, una señal de una estrategia viable para combatir este cáncer cerebral mortal.



Te puede interesar
comunicacion-eficaz-ambito-sanitario
Comunicación eficaz en el ámbito sanitario
ninas-uci-explosion-quemaduras
Dos niñas en la UCI y un profesor herido tras una explosión en un instituto de Badajoz
la-sociedad-espanola-de-neurologia-entrega-sus-premios-anuales-1654773570762
La Sociedad Española de Neurología entrega sus premios anuales