logo_medicina
Síguenos

Digestión “in vitro”: un nuevo paso hacia la medicina personalizada

El Instituto Tecnológico de la Alimentación ha desarrollado un sistema que imita la digestión humana y muestra los efectos de ciertos fármacos

Compartir
Digestión “in vitro”: un nuevo paso hacia la medicina personalizada

Por Andrea Martín

7 de noviembre de 2022

La digestión es el proceso mediante el cual los alimentos y bebidas se descomponen en nutrientes. Esta acción varía de unas personas a otras, tanto en la duración como en los efectos que puede tener en el organismo de cada uno.

Ahora, gracias a un nuevo sistema desarrollado por el Instituto Tecnológico de la Alimentación (Ainia) en Valencia, un centro de innovación con más de 700 empresas asociadas se ha logrado “copiar” en el laboratorio órganos, como el estómago, el intestino o el colon, que permiten reproducir la digestión humana y, en tan sólo seis horas, conocer los efectos que pueden tener en el cuerpo humano determinados fármacos, alimentos o probióticos.

Este proyecto tiene multitud de aplicaciones; “desde medir el efecto real que pueda tener añadir omega 3 a la margarina hasta el desarrollo de una medicación personalizada”. Así lo explica en una entrevista a EFE la responsable de estudios de digestión in vitro de Ainia, Blanca Viadel, que detalla cómo el equipo, instalado en la planta de Ainia en Paterna (València), “reproduce la digestión bucal, gástrica e intestinal”.

El digestor de Ainia forma parte de la Red de Institutos Tecnológicos de la Comunitat Valenciana (Redit). Este comienza reproduciendo la entrada del alimento o medicamento en la boca simulando con una trituradora la masticación. Al resultado se le añaden los componentes que se encuentran en la saliva. A este primer proceso, con una duración de menos de dos minutos, le sigue la digestión gástrica, donde el compuesto pasa por unos tubos que simulan el estómago y donde se incorporan enzimas presentes en este órgano, controlando también el pH ácido.

El contenido de este “estomago” mecanizado se va vaciando progresivamente, como ocurre de forma natural en el cuerpo. De forma automática otro tubo replica las funciones del intestino, donde se incorpora la bilis y otras enzimas implicadas con la digestión.

De esta manera, tras seis horas de proceso, se puede observar como los alimentos o medicamentos ingeridos han afectado al organismo.

Desde el instituto tecnológico tienen la vista puesta en el potencial de esta tecnología para la medicina personalizada, ya que, del mismo modo que se replica un organismo humano genérico, se podría replicar el de una persona concreta. “Ya trabajamos por grupos de población, es decir, que testamos fármacos o alimentos en condiciones que replican el sistema digestivo de personas con determinadas patologías o alergias, para comprobar sus posibles efectos secundarios”, explica Viadel.

Según el doctor Pedro Gargantilla, director médico de Medicina Responsable, “la brújula de la medicina está encaminada hacia la medicina personalizada, es decir, ver qué tipo de medicamento o alimento es bueno para cada uno”. Las personas compartimos más del 99% de nuestro ADN. Ese 1% restante es lo que nos hace diferentes y lo que da lugar a que cada uno sea un mundo completamente distinto. “Con un medicamento lo que buscamos es una eficacia y esta no siempre es igual en las personas. Precisamente lo que se busca con proyectos como este, es aumentar el porcentaje de eficacia de medicamento o alimentos”, concluye Gargantilla.



Te puede interesar
dispositivos-inteligencia-artificial-neurologia
El 37% de los dispositivos médicos de IA que existen se destinan a neurología
hospital-gregorio-maranon-pionero-tratamiento-arritmias-cirugia
El Hospital Gregorio Marañón, pionero en el tratamiento de arritmias sin cirugía
alergia-primavera-atencion-primaria
El médico de familia, clave para el tratamiento de alergias en primavera