logo_medicina
Síguenos

Investigadores españoles descubren que los dientes de leche son una fábrica de neuronas

La investigación, llevada a cabo en el Instituto de Neurociencias de Alicante, ha observado que las células madre de la pulpa dental de estas piezas podrían ser clave para tratar enfermedades raras

Compartir
Investigadores españoles descubren que los dientes de leche son una fábrica de neuronas
@freepik

Por Julia Porras

12 de febrero de 2024

Los dientes de leche se suelen caer de forma natural entre los cinco y los 11 años. Normalmente son piezas que se desechan, excepto que algún padre nostálgico los quieras guardar de recuerdo, sin embargo, ahora una nueva investigación llevada a cabo por científicos españoles ha descubierto que los dientes de leche pueden ser una fábrica de células neuronales, lo que podría ser útil para crear terapias personalizadas y afrontar enfermedades raras, como el autismo, las leucodistrofias o el síndrome de Rett.

Investigadores del Instituto de Neurociencias de Alicante, centro mixto del CSIS y de la Universidad Miguel Hernandez de Elche, liderados por el catedrático de anatomía de la Universidad, el doctor Salvador Martínez, han llevado a cabo este descubrimiento. “los dientes de leche son una muestra biológica muy valiosa, que puede ser aprovechada si cumple las condiciones necesarias. Su desarrollo se produce por unas células especiales que se llaman cresta neural. Esa cresta, además de crear dientes, también produce las neuronas del sistema nervioso periférico y la de los ganglios de las vísceras”, explica el doctor Martínez.

El procedimiento es sencillo, explica el doctor, “cogemos la pulpa dental del diente de leche recién caído, para que no se seque, y de esa pulpa extraemos las células que tienen propiedades de células madre. Una de estas propiedades es la de transformarse en neuronas, siguiendo su camino natural y con la ayuda de las señales que nosotros le ponemos, para que elijan su ruta identificativa como neuronas y no como otras células”.

La clave de este estudio es que estas células se pueden utilizar para crear modelos celulares de enfermedades raras. “Si el niño donante del diente sufre una enfermedad, una alteración genética, las células y sus dientes de leche también la tienen con lo que podemos aplicar procesos moleculares, terapias y tratamientos sobre esas células, que actúan como un modelo de la enfermedad”. Lo que serviría no solo para tratar al propio niño sino a otros enfermos con esa misma alteración genética.

El doctor Martínez explica que este es un avance hacia nuevos tratamientos de enfermedades raras y, además, nada costoso de conseguir, porque los dientes vienen de donaciones de padres “que nos mandan los dientes y el historial clínico del niño, con lo que podemos utilizarlo para llevar a cabo el proceso de extracción de células madre. De este modo podemos testar nuevos medicamentos y terapias para tratar la enfermedad que el niño padezca”.

Los últimos avances, concluye el doctor Martínez, han determinado “que también se pueden encontrar estas células de cresta neural en el ligamento periodental de los dientes adultos, lo que abre otro abanico de posibilidades”.



Te puede interesar
arroz-blanco-riesgo-diabetes
¿Comes mucho arroz blanco? Cuidado, aumenta el riesgo de sufrir diabetes tipo 2
Estrenimiento-en-adultos
Estreñimiento en adultos
viaje-frank-cuesta-nino-cancer-terminal
El viaje de 9.000 kilómetros de Frank Cuesta para sorprender a un niño con cáncer terminal