logo_medicina
Síguenos

Desarrollan una “nariz” artificial formada por receptores olfativos humanos

El sistema es capaz de distinguir combinaciones complejas de moléculas y se espera que en el futuro se pueda utilizar en personas que hayan perdido el olfato por completo

Compartir
Desarrollan una “nariz” artificial formada por receptores olfativos humanos
@freepik

Por Aurora Molina

24 de mayo de 2024

Investigadores de Corea del Sur han desarrollado un sistema olfativo artificial que es capaz de distinguir ácidos grasos (tipo de molécula que nos proporciona energía y facilita el desarrollo de tejidos) con un 90% de fiabilidad. Estos ácidos (los de cadena corta) sirven como biomarcadores diagnósticos para enfermedades como el cáncer de estómago o la halitosis, según han informado los autores de la investigación, publicada en la revista Science Advances.

El sistema en cuestión, que está formado por receptores olfativos humanos, sinapsis artificiales y una red neuronal artificial, es capaz de distinguir combinaciones de moléculas complejas, frente a las técnicas actuales que solo detectan moléculas individuales y compuestos simples. “El sistema olfativo artificial está diseñado con receptores olfativos humanos junto con un dispositivo sináptico orgánico. Genera patrones distintos para olores y mezclas de los mismos, a nivel de longitud de cadena molecular”, explican los autores de la investigación. “Este enfoque permite un reconocimiento preciso de patrones mediante simulaciones de inferencia y entrenamiento y, además, estos hallazgos sientan las bases para desarrollar plataformas de sensores de alto rendimiento y sistemas sensoriales artificiales, ideales para aplicaciones en dispositivos portátiles e implantables”.

Santiago Marco, catedrático en Electrónica e Ingeniería Biomédica de la Universidad de Barcelona y líder de grupo en el Instituto de Bioingeniería de Cataluña, en declaraciones a Science Media Centre España (SMC), explica que “en este trabajo se describe la integración de tres receptores olfativos humanos en nanodiscos sobre una lámina de grafeno y de una sinapsis artificial para la diferenciación de ácidos grasos de cadena corta”.

El especialista asegura que “los resultados son muy interesantes”, siendo este trabajo “un paso más hacia el sueño de la olfacción artificial”. Para la ciencia es un gran reto conseguir imitar el sistema olfativo del ser humano, aunque gracias a investigaciones de este tipo, “conseguir emular tecnológicamente el sentido del olfato y acercarnos al enigma de la percepción química humana” cada vez está más cerca.

Sin embargo, asegura que “aún es necesario aumentar el número de receptores integrados que, por el momento, se limita a unas pocas unidades”. De hecho, para favorecer su uso en la práctica, “es necesario alargar el tiempo de vida de estos dispositivos que, en la actualidad, es típicamente de solo una o dos semanas”. Para Santiago Marco “aún queda camino por recorrer”, aunque cree que “en el futuro podremos vislumbrar el uso de prótesis olfativas basadas en estas tecnologías para personas sin olfato”.



Te puede interesar
oms-advierte-aprobar-acuerdo-pandemias-mision-critica
La OMS advierte de que aprobar el acuerdo frente a pandemias "es una misión crítica"
navidad-alcohol-resaca
Navidad y alcohol: ¿existe la fórmula mágica para la resaca?
corrupcion-complicidad-silencio
Corrupción, complicidad y silencio