logo_medicina
Síguenos

Consumir menos carne roja y más sardinas o anchoas podría salvar hasta 750.000 vidas en 2050

Investigadores japoneses han descubierto que el consumo de peces forrajeros podría reducir las muertes por enfermedades relacionadas con la alimentación

Compartir
Consumir menos carne roja y más sardinas o anchoas podría salvar hasta 750.000 vidas en 2050
@freepik

Por Aurora Molina

10 de abril de 2024

El consumo de carne roja lleva años en el punto de mira. Hay quienes aseguran que es una fuente rica en proteínas que no tiene riesgos para la salud, y hay quienes se posicionan en contra de su consumo porque es perjudicial para el organismo. 

Ahora, un estudio del Instituto Nacional de Estudios Ambientales (Tsukuba, Japón) publicado en BMJ Global Health, demuestra que cambiar el consumo de carne roja por peces forrajeros (sardinas, arenques, anchoas) podría salvar hasta 750.000 vidas de cara al año 2050. 

Según los investigadores, cada vez existen más evidencias que vinculan el consumo de carne roja y procesadas con un mayor riesgo de padecer enfermedades no transmisibles, las cuales representaron alrededor del 70% de todas las muertes a nivel mundial en 2019. Dentro de este porcentaje, el 44% de las muertes fue causado por enfermedades coronarias, diabetes y cáncer de intestino. 

A partir de la investigación realizada, y teniendo en cuenta que los peces forrajeros son ricos en omega-3 (previene enfermedades coronarias), los autores del estudio llegaron a la conclusión de que el consumo de sardinas, arenques y anchoas podría sustituir al 8% de la carne roja mundial. Esto serviría para reducir la prevalencia de enfermedades relacionadas con la alimentación. 

“La mayor parte del mercado de estas especies se destina a la alimentación de otras especies animales, obviándose que un consumo humano directo supondría, no solo una mejora a nivel de salud pública, sino que afectaría positivamente sobre algunos de los actuales problemas de sobreexplotación, cambio climático y desnutrición con un mínimo de esfuerzo aplicado sobre políticas comerciales, ambientales y nutricionales”, explica en declaraciones a Science Media Centre España (SMC) Jesús Francisco García-Gavilán, investigador en CIBERobn y profesor asociado de la Universidad Rovira i Virgili.

García-Gavilán señala que “la aplicación de políticas alimentarias a nivel nacional que favorezcan el consumo de pescado, no solo produciría una mejora de la salud de la población española, sino que disminuiría el gasto sanitario y potenciaría el seguimiento de la dieta mediterránea y atlántica, dos patrones alimentarios en peligro de extinción”, a pesar de ser efectivas en la prevención de patologías. 

Aun así, Adrián Carballo Casla, investigador posdoctoral en Aging Research Center e investigador del CIBERESP, también en declaraciones a SMC España, resalta que “la principal limitación de este estudio está ligada al modelado de datos agregados. Es decir, no es posible determinar si los teóricos beneficios de la sustitución de carne roja por pescado pequeño en un país determinado se podrían aplicar a una persona concreta de ese mismo país”. 



Te puede interesar
la-vacuna-janssen-bajo-la-lupa-en-eeuu-1651838122109
La vacuna Janssen, bajo la lupa en EEUU
servicios-farmaceuticos-farmacia-rural
Los servicios farmacéuticos en la farmacia rural
problemas-salud-2023
La salud mental, las enfermedades endémicas y la escasez de sanitarios, los tres grandes problemas para 2023