logo_medicina
Síguenos

Descubren una célula responsable de que las alergias sean persistentes

Un estudio publicado en Science Transaltional Medicine abre la puerta a nuevos tratamientos al hallar la causa de la “memoria alérgica”

Compartir
Descubren una célula responsable de que las alergias sean persistentes
Freepik

Por Juan García

9 de febrero de 2024

La alergia es una reacción del sistema inmunitario frente a una determinada sustancia que detecta como dañina, aunque no lo sea. Una “falsa alarma” del sistema inmunológico de un determinado individuo, que provoca la producción de anticuerpos como respuesta a un componente alérgeno que no resulta molesta a las demás personas. Los remedios para paliar esta patología pasan por el empleo de medicamentos, como los antihistamínicos, o la prevención, evitando la exposición a la sustancia que desencadena la reacción alérgica, pero sigue siendo una patología crónica.

Gracias al trabajo de un equipo de investigadores de la Universidad McMaster (Canadá) y la empresa farmacéutica danesa ALK-Abello A/S, se ha descubierto una población de un tipo de célula del sistema inmune, un grupo de linfocitos de la memoria, que podrían ser los responsables de que las alergias perduren a lo largo del tiempo. Según los autores de esta investigación publicada en la revista Science Translational Medicine, usando estas células como diana del tratamiento, se podría abrir la puerta a nuevas terapias contra diversos tipos de alergias.

Los hallazgos apuntan a la célula denominada MBC2 (célula B de memoria tipo 2), como la causante de la persistencia de las alergias, en base al análisis de respuestas frente a alérgenos como los presentes en los cacahuetes, el polvo o el abedul.

Para llegar a este descubrimiento, los investigadores crearon tetrámeros (un tipo de molécula fluorescente) a partir de alérgenos para localizar células B de memoria difíciles de encontrar. Los autores del estudio aprovecharon muestras de ensayos clínicos existentes que les permitieron secuenciar grandes cantidades de células B productoras de un tipo de anticuerpo: la inmunoglobina E (IgE).

Utilizando tecnología avanzada, como la transcriptómica unicelular y la secuenciación profunda de repertorios de genes de anticuerpos en muestras de ensayos clínicos, pudieron establecer conexiones directas entre la MBC2 y la IgE, el tipo de anticuerpo que desencadena la reacción alérgica. Así pudieron llegar a la conclusión del que el MBC2 es la célula que alberga esa “memoria alérgica”. 

“El bloqueo de estos receptores (anticuerpos) podría ser un tratamiento interesante de cara a la inducción de tolerancia frente a alérgenos. De hecho, el dupilumab, un anticuerpo monoclonal, ha demostrado reducir los niveles de IgE total y de IgE específica y podría conducir a la aparición de tolerancia”, destaca Ignacio Jesús Dávila, jefe del Servicio de Alergia en el Hospital Universitario de Salamanca en declaraciones recogidas por el Sciencie Media Centre España (SMC). Dávila se muestra cauto respecto a estos resultados iniciales, ya que necesitan una “confirmación ulterior”.

 



Te puede interesar
cuando-los-ninos-dejan-de-respirar-1647937693762
Cuando los niños dejan de respirar