logo_medicina
Síguenos

Hallan la causa de la persistencia de los dolores tras infecciones urinarias recurrentes

Un estudio publicado en Science Inmunology abre la puerta a nuevos tratamientos para estas infecciones del tracto urinario al descubrir por qué los dolores se mantienen aun habiendo superado la infección

Compartir
Hallan la causa de la persistencia de los dolores tras infecciones urinarias recurrentes
Freepik

Por Juan García

7 de marzo de 2024

Las infecciones del tracto urinario (ITU) se definen como la colonización y la multiplicación de un microorganismo, habitualmente bacterias, en el aparato urinario. Son, después de las del aparato respiratorio, las más frecuentes. Cuando esta infección desaparece, muchos pacientes con tendencia a la aparición de estas infecciones siguen padeciendo dolores, aun habiéndose tratado con antibióticos. Estas secuelas tienen ahora una explicación gracias al trabajo de investigadores de Duke Health (Estados Unidos), quienes han concluido que el crecimiento excesivo de células nerviosas en la vejiga es la causa más probable del dolor persistente para las personas con ITU.  

Este hallazgo ofrece un posible nuevo enfoque para tratar los síntomas de las infecciones urinarias recurrentes, que permitiría abordar el problema con mayor eficacia y reducir el uso innecesario de antibióticos. "Las infecciones del tracto urinario representan casi el 25% de las infecciones femeninas", explica el doctor Soman Abraham, autor principal y profesor de los departamentos de Patología, Genética Molecular y Microbiología y Biología Celular de la Facultad de Medicina de la Universidad de Duke.

"Muchas son ITU recurrentes, y los pacientes se quejan con frecuencia de dolor pélvico crónico y frecuencia urinaria, incluso después de una ronda de antibióticos", explica Abraham. "Nuestro estudio describe por primera vez una causa subyacente e identifica una posible nueva estrategia de tratamiento", señala. 
Los investigadores recogieron biopsias de vejiga de pacientes con infecciones urinarias recurrentes que sufrían dolor a pesar de no tener bacterias cultivables en la orina. A través de la comparación con biopsias de personas sin ITU, hallaron indicios de que los nervios sensoriales estaban muy activados en los pacientes con ITU, lo que explica la persistente sensación de dolor y frecuencia urinaria. Otros estudios en ratones permitieron detectar las condiciones de la vejiga que favorecen la aparición y el crecimiento de estos nervios cuando se produce la infección.

"Normalmente, durante cada infección urinaria, las células epiteliales cargadas de bacterias se desprenden y se produce una destrucción significativa del tejido nervioso cercano", explica Byron Hayes, autor principal del estudio. "Estos acontecimientos desencadenan un rápido programa de reparación en la vejiga dañada que implica el recrecimiento masivo de las células nerviosas destruidas", ha expresado.

Los mastocitos, unas células inmunitarias que combaten las infecciones y los alérgenos, son los encargados de dirigir esta respuesta inmunitaria, incluidas las actividades de reparación. La liberación de unas sustancias químicas llamadas factor de crecimiento nervioso por parte de estas células, es el factor que impulsa el crecimiento excesivo y aumentan la sensibilidad de los nervios, provocando la sensación de dolor.

"Este trabajo ayuda a esclarecer un trastorno clínico desconcertante que genera gastos médicos y afecta a la calidad de vida de millones de personas, sobre todo mujeres", afirma Abraham. "Comprender la diafonía entre mastocitos y nervios es un paso esencial hacia tratamientos eficaces para las personas que sufren infecciones urinarias de repetición", ha apuntado. 



Te puede interesar
muere-carmen-sevilla