logo_medicina
Síguenos

Desarrollan una cápsula vibratoria que genera saciedad y ayuda a tratar la obesidad

Tragar el dispositivo antes de una comida podría crear una sensación de saciedad, engañando al cerebro para dejar de comer

Compartir
Desarrollan una cápsula vibratoria que genera saciedad y ayuda a  tratar la obesidad

Por Andrea Martín

26 de diciembre de 2023

La obesidad es un problema de salud que se ha extendido en los últimos años como si de una pandemia se tratase. Así lo califica la Organización Mundial de la Salud (OMS). A pesar de que la genética influye en el desarrollo de esta enfermedad, el estilo de vida y los hábitos alimenticios también juegan un papel muy importante. Para combatirlo, un equipo de ingenieros del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) ha desarrollado una cápsula ingerible que, mediante vibraciones en el estómago, proporciona una sensación de saciedad que evita que se ingiera un exceso de alimentos. "Para alguien que quiera perder peso o controlar su apetito, podría tomarlo antes de cada comida", explica Shriya Srinivasan, autor principal del estudio. "Esto podría proporcionar una opción que minimizara los efectos secundarios que vemos con otros tratamientos farmacológicos que existen".

Una sensación de saciedad

Cuando el estómago se distiende, unas células llamadas mecanorreceptores detectan ese estiramiento y envían señales al cerebro a través del nervio vago. Como resultado, el cerebro estimula la producción de insulina, así como de diferentes hormonas que trabajan juntas para ayudar a las personas a digerir los alimentos, sentirse llenas y dejar de comer. Al mismo tiempo, disminuyen los niveles de grelina, una hormona que promueve el hambre.

Siguiendo esta línea, Srinivasan buscó la forma de activar este proceso de estiramiento de forma artificial: "Me preguntaba si podríamos activar los receptores de estiramiento en el estómago haciéndolos vibrar y hacerles percibir que todo el estómago se ha expandido, para crear una sensación ilusoria de distensión ", comentó.

En el estudio, los investigadores diseñaron una cápsula del tamaño de un multivitamínico, que incluye un elemento vibratorio. Cuando la pastilla llega al estómago, los fluidos gástricos ácidos disuelven una membrana gelatinosa que recubre la cápsula, completando el circuito electrónico que activa el motor vibratorio. Es entonces cuando la píldora comienza a vibrar y activa los mecanorreceptores que envían señales al cerebro.

Los resultados del estudio, publicados en la revista Science Advances, mostraron que, en los animales que recibieron esta pastilla 20 minutos antes de comer, este tratamiento no sólo estimuló la liberación de hormonas que indican saciedad, sino que también redujo la ingesta de alimentos de los animales en aproximadamente un 40%. A su vez, los animales también ganaron peso más lentamente durante los períodos en los que fueron tratados con la píldora vibratoria.

La versión actual de la píldora está diseñada para vibrar durante unos 30 minutos después de llegar al estómago, pero los investigadores planean explorar la posibilidad de adaptarla para que permanezca en el estómago durante períodos de tiempo más largos, donde podría encenderse y apagarse de forma inalámbrica según sea necesario. Según los investigadores, este tipo de píldora podría ofrecer una alternativa a los enfoques actuales para tratar la obesidad.



Te puede interesar
reina-letizia-fractura-dedo-pie-derecho-accidente-domestico
La Reina Letizia se fractura un dedo del pie derecho en un accidente doméstico
diagnostico-enfermedades-raras-espana
El diagnóstico de enfermedades raras en España presenta un retraso medio de seis años
informe-servicio-nacional-salud
Los ciudadanos valoran con un 7,2 sobre 10 la asistencia hospitalaria pública y con un 6,2 la AP