logo_medicina
Síguenos

Bloquear la inflamación podría provocar dolor crónico

Investigadores de la Universidad McGill de Canadá han descubierto que el dolor crónico puede estar provocado por medicamentos antiinflamatorios y esteroides, y no solo por lesiones o enfermedades

Compartir
Bloquear la inflamación podría provocar dolor crónico

Por Andrea Rivero

6 de julio de 2022

Intentar describir el dolor es muy complicado. Quien lo sufre puede decir que es desagradable, como un pinchazo o un hormigueo que varía de intensidad, pero en lo que todos coinciden es que es una sensación que no quieren volver a sentir. Sin embargo, hay personas que lo sufren de manera crónica, es decir, día tras día. De acuerdo con la Sociedad Española del Dolor (SED), en España el 18% de la población sufre dolor crónico y ese porcentaje se eleva hasta el 70% cuando se trata de mayores de 65 años.

Ahora, unos investigadores de la Universidad McGill de Canadá han descubierto que el dolor crónico puede estar provocado por medicamentos antiinflamatorios y esteroides, y no solo por lesiones o enfermedades.

La recuperación normal de una lesión dolorosa implica inflamación y, normalmente, esta inflamación se intenta bloquear con medicamentos. Los investigadores de la Universidad McGill han averiguado que intentar bloquear la inflamación podría provocar un dolor más difícil de tratar. En el estudio, publicado en la revista Science Translational Medicine, se analizaron mecanismos del dolor tanto en humanos como en ratones y descubrieron que los neutrófilos, células que ayudan a combatir las infecciones, desempeñan un papel clave a la hora de mitigar el dolor.

De acuerdo con Luda Diatchenko, profesora de la Facultad de Medicina y catedrática en genética del dolor humano de esta universidad, “al analizar los genes de las personas que sufren dolor lumbar, observamos cambios activos en los genes a lo largo del tiempo en personas cuyo dolor desapareció. Los cambios en las células sanguíneas y su actividad parecían ser el factor más importante, especialmente en las células llamadas neutrófilos”.

Las dos fases del estudio
En una primera parte, se realizó un bloqueo experimental de neutrófilos en ratones y descubrieron que el dolor se prolongó hasta 10 veces su duración normal. Asimismo, también utilizaron, con otro grupo de ratones, medicamentos antiinflamatorios y esteroides como la dexametasona y el diclofenaco y el resultado fue el mismo.

Estos resultados se respaldaron gracias a un análisis de 500.000 personas en el Reino Unido que mostró que quienes tomaban fármacos antinflamatorios para tratar el dolor tenían mayor probabilidad de seguir teniendo dolor de dos a 10 años más tarde, un efecto que no se observó en las personas que tomaban otros medicamentos como antidepresivos o paracetamol.

Según explica Diatchenko, “descubrimos que la resolución del dolor es en realidad un proceso biológico activo. Estos hallazgos deben ser seguidos por ensayos clínicos que comparen directamente los medicamentos antiinflamatorios con otros analgésicos que alivian los dolores y molestias, pero no interrumpen la inflamación".

En la actualidad se puede eliminar el dolor de otras maneras que no implican interferir con la inflamación, por ello, los investigadores creen que podría ser hora de reconsiderar la forma en la que se trata el dolor agudo.



Te puede interesar
enfermedad-cardiovascular-primera-causa-muerte-mujeres
“La enfermedad cardiovascular constituye la primera causa de muerte entre las mujeres”
tendencia-alza-sanidad-privada
La sanidad privada, imprescindible para asumir la demanda asistencial de los pacientes
iii-curso-de-tecnicas-roboticas-para-el-diagnostico-y-tratamiento-de-cancer-de-prostata-1648721235469
III Curso de técnicas robóticas para el diagnóstico y tratamiento de cáncer de próstata