logo_medicina
Síguenos

En un beso de 10 segundos se trasmiten 80 millones de bacterias

Se estima que la cavidad bucal alberga aproximadamente un total de 700 especies de bacterias diferentes

Compartir
En un beso de 10 segundos se trasmiten 80 millones de bacterias

Por Lucía de Mingo

12 de diciembre de 2022

Un estudio elaborado por la Organización para la Investigación Científica de Holanda y publicado en la revista científica Microbiome Journal ha sacado a la luz que con un beso de 10 segundos se pueden trasmitir hasta 80 millones de bacterias. Los investigadores estudiaron los efectos de los besos íntimos en la microbiota oral de 21 parejas y, para cuantificarlo, usaron bacterias marcadoras introducidas a través de la ingesta de una bebida de yogur probiótico.

De acuerdo con Pedro García, investigador del grupo de ingeniería de proteínas frente a la resistencia a antimicrobianos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), la transmisión bacteriana depende de la intensidad del beso, del tiempo y de si interviene la lengua o no. “Cuanto más intenso sea el beso, mayor intercambio de bacterías habrá”. No obstante, García recalca que no le parece una cifra sorprendente “con esta investigación han cuantificado el número, pero en un tubo de ensayo en un mililitro puedes tener ese número de bacterias, si lo cultivas expresamente”. 

En el cuerpo humano hay más bacterias que células humanas. En concreto, destaca que hay dos nichos ecológicos en los que abundan las bacterias: la microbiota intestinal y la bucal. A pesar de que la mayoría de ellas son beneficiosas, o por lo menos inocuas, también las hay perjudiciales, patógenas. Por ello, si una persona tiene más bacterias patógenas que la otra las puede trasmitir con un beso, como cualquier otra enfermedad infecciosa, sea bacteria o virus. “La consecuencia principal puede ser la aparición de caries, aunque no se da instantáneamente. Las bacterias tienen que ir colonizando, creciendo, adhiriéndose a los dientes y formando lo que se llama biofilms”. 

Pero ¿cuánto tiempo pueden estar en nuestra boca? El investigador del CSIC sostiene que casi eternamente. “Las bacterias pueden vivir libremente cuando están en un líquido, lo que se llama en estado planctónico, además sobre todo las patógenas, viven en forma de biofilms o biopelículas”. 

Habitantes de la cavidad bucal

La cavidad bucal tiene dos tipos principales de superficies para la colonización microbiana: superficies que no se desprenden (dientes) y superficies que se desprenden (mucosa), presente en las hendiduras gingivales, la lengua, el paladar duro, el paladar blando, las mejillas y los labios. Varios estudios han demostrado que cada uno de estos tipos de superficies proporcionan una variedad de hábitats con una microbiota característica. Además, se estima que la cavidad bucal alberga aproximadamente un total de 700 especies diferentes.

Lo peligroso es que estas colonias pueden trasladarse a otras zonas del cuerpo. Como en el caso del neumococo, que reside en la zona de la nasofaringe. Si esta bacteria migra a otras zonas como el pulmón o el oído, en los niños pequeños, puede producir enfermedades graves, destaca García.

A ello hay que sumarle la presencia de las cada vez más conocidas “superbacterias”. Muchos de estos microorganismos tienen la capacidad de agruparse y segregar una especie de coraza, una matriz polisacarídica, que los protege. A nivel de tratamiento esto supone un gran problema porque los antibióticos o cualquier otro fármaco son incapaces de penetrar en ellas y matarlas. Como consecuencia, se cobran la vida de 1,2 millones de personas al año en todo el mundo



Te puede interesar
el-secreto-de-la-longevidad-en-una-maquina-de-gusanos-1664535733160
El secreto de la longevidad en una máquina de gusanos
la-sinfonia-de-la-naturaleza-terapia-para-la-salud-1665661219176
La sinfonía de la naturaleza, terapia para la salud
comunidades-autonomas-ponen-notable-gestion-atencion-primaria
Las comunidades autónomas se ponen un notable en la gestión de la atención primaria