logo_medicina
Síguenos

Más de 2.000 millones de personas han estado expuestas al aire contaminado de los incendios

El humo que producen está compuesto por gases y partículas pequeñas dañinas para la salud y puede tener efectos inmediatos como tos, irritación de garganta y dolor de pecho y cabeza

Compartir
Más de 2.000 millones de personas han estado expuestas al aire contaminado de los incendios
Freepik

Por Andrea Rivero

21 de septiembre de 2023

Hay menos incendios, pero cada vez son más grandes, según señala la organización para la conservación de la naturaleza WWF. Entre las muchas consecuencias negativas que producen se encuentran las pérdidas económicas, el impacto en los terrenos, en la flora y en la fauna y, por supuesto, en la salud de las personas. Ahora, un equipo internacional de investigadores ha publicado en la revista científica Nature un nuevo estudio que afirma que 2.180 millones de personas estuvieron expuestas a la contaminación atmosférica que producen los incendios durante el periodo 2010-2019.

Esta investigación caracteriza y expone, por primera vez, datos globales sobre el aumento de la contaminación causada por los incendios en los últimos 20 años, aunque van más allá de los incendios no planificados, ya que también contabilizan las quemas que se realizan de manera controlada. El impacto en las personas y en la sociedad puede complicarse y, en el peor de los casos, está ligado a un aumento de las afecciones cardiorrespiratorias y de la mortalidad. “Mapear y rastrear la exposición de la población a la contaminación del aire procedente de incendios es esencial para monitorear y gestionar los impactos en la salud de dichos incendios, así como para implementar medidas de prevención e intervenciones específicas y fortalecer los argumentos para la mitigación del cambio climático”, subrayan los investigadores en el estudio. 

La contaminación del aire causada por los incendios tiene importantes consecuencias para la salud de las personas. El humo que producen está compuesto por una mezcla de gases y partículas pequeñas que son dañinas y que pueden hacer que las personas enfermen. Los contaminantes atmosféricos más perjudiciales son las partículas en suspensión (PM) que, por lo general, están compuestas por una serie de sustancias como sulfatos, compuestos orgánicos y metales, nitratos y carbono. Se clasifican según su diámetro de PM10 a PM2.5, siendo las más pequeñas las que tienen una mayor capacidad de penetración en el organismo. En este estudio también han comprobado que los incendios están incrementando la cantidad de partículas de PM2.5 en el aire que respiramos. 

Según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, respirar este humo puede tener efectos inmediatos como tos, ardor de ojos, irritación de garganta, dificultad para respirar, moqueo, dolor de pecho y de cabeza, ataques de asma, cansancio y latidos cardiacos acelerados. Además, existen personas que corren mayores riesgos al respirarlo como los ancianos, las personas con enfermedades cardiacas o pulmonares, los niños y adolescentes, las personas con diabetes y las embarazadas. 



Te puede interesar
formacion-y-nuevas-tecnologias-para-que-los-medicos-rurales-aprendan-a-manejar-el-dolor-1653408339155
Formación y nuevas tecnologías para que los médicos rurales aprendan a manejar el dolor
la-gripe-estacional-bajo-la-lupa-de-la-consejeria-de-sanidad-madrilena
Cuarta dosis de la Covid y la vacuna de la gripe para enfrentarnos al invierno
ue-suspende-genericos-bioequivalencia-synapse-labs-dudas-fiabilidad
La UE suspende los genéricos de Synapse Labs por dudas de su fiabilidad