logo_medicina
Síguenos

Quviviq, el primer fármaco contra el insomnio crónico que no genera dependencia

Este problema afecta al 14% de los españoles y, hasta ahora, su tratamiento farmacológico se basaba en el uso de benzodiazepinas y otros medicamentos que pueden crear dependencia

Compartir
Quviviq, el primer fármaco contra el insomnio crónico que no genera dependencia
Izquierda a derecha: directora médica de Idorsia, Verónica de Miguel; Manuel Ortega, director general Idorsia España y el doctor Carlos Egea, presidente de la Federación Española de Sociedades de Medicina del Sueño (FEMES)

Por Andrea Rivero

20 de septiembre de 2023

Cansancio, falta de energía, alteración del estado de ánimo, dificultades para concentrarse o realizar correctamente una tarea… Estas son algunas de las consecuencias de haber pasado una mala noche. El insomnio afecta a más de seis millones de personas en España y, en concreto, el insomnio crónico, el que dura más de tres meses, afecta al 14% de la población española adulta. La mala calidad o el sueño insuficiente pueden impactar negativamente en la salud mental, física y calidad de vida de las personas que lo padecen. 

Hasta ahora no existía una alternativa terapéutica adecuada para este problema, sin embargo, la empresa biotecnológica Idorsia ha cubierto este vacío terapéutico que sufrían los pacientes adultos con insomnio. Daridorexant (QUVIVIQ®) es el único y primer fármaco innovador autorizado en Europa por las agencias reguladoras para tratar el insomnio crónico en más de dos décadas, cuya administración es compatible con el uso a largo plazo. Actualmente ya está comercializándose en Estados Unidos, Alemania, Italia, y Suiza y, ahora, ha llegado a España.

Los profesionales coinciden en que en el tratamiento del insomnio crónico es clave para mejorar, por un lado, la calidad y cantidad de sueño y, por otro, los síntomas diurnos asociados. De acuerdo con el doctor Carlos Egea, presidente de la Federación Española de Sociedades de Medicina del Sueño (FEMES) y jefe de servicio de neumología y de la unidad funcional del sueño de la Organización Sanitaria Integrada Araba del País Vasco, “el insomnio se padece cuando el cerebro es hiperactivo, es decir, durante la noche mantienen activas las regiones que se encargan de la vigilia”. 

Ciclo sueño-vigilia

En el insomnio crónico el ciclo sueño-vigilia se encuentra alterado y descontrolado. Este ciclo está regulado por distintos sistemas de señalización en el sistema nervioso central y uno de ellos es el sistema de las orexinas (ORX), un inductor de la vigilia. En las personas que sufren este problema los ciclos están alterados, produciendo un estado de hiperactivación cerebral nocturno. Durante el día, una concentración elevada de orexinas es necesaria para mantenernos despiertos, pero durante la noche esos niveles descienden en las personas sin insomnio, permitiendo el sueño. En los pacientes con insomnio se produce una liberación sostenida de orexinas, que prolonga la vigilia durante la noche y mantiene a estas personas en un estado de hipervigilancia. 

Actualmente el tratamiento farmacológico del insomnio en adultos, según lo establecido por las guías europeas de práctica clínica, se trata mediante benzodiazepinas, otros hipnóticos no-benzodiazepínicos y los antidepresivos sedantes. “En España somos líderes en el consumo de fármacos para dormir, lo que genera un grave problema: un aumento de la tolerancia a estos medicamentos”, explica el doctor Egea, quien además recuerda que este tipo de medicamentos pueden crear dependencia. Asimismo, estos fármacos tratan el problema alterando su arquitectura, es decir, forzando que se produzca un sueño forzoso. 

Cubriendo el vacío terapéutico 

La directora médica de Idorsia, Verónica de Miguel, señala que “el precio que hay que pagar por utilizar los actuales fármacos del sueño es muy alto, ya que causan una sensación de no poder dormir sin ellos y, además, se arrastra su efecto en las primeras horas de la mañana”. 

En este sentido, QUVIVIQ® viene a cubrir el vacío terapéutico para los pacientes con insomnio crónico que necesitan un tratamiento para mejorar el mantenimiento, el inicio y la calidad del sueño, así como la funcionalidad diurna. “Los efectos de daridorexant se eliminan del organismo a las ocho horas, no engancha, algo que está probado científicamente por diversos estudios, y consigue un sueño fisiológico, es decir, real, que no altera las fases REM”, añade de Miguel.  



Te puede interesar
nuece-comunidades-espanolas-interoperabilidad-datos-clinicos-europa
Nueve comunidades autónomas se suman a la historia clínica digital europea
ley-permite-estupideces
Cuando la ley permite estupideces
hipra-preve-que-este-otono-se-pueda-inocular-su-vacuna-como-dosis-de-refuerzo
HIPRA prevé que este otoño se pueda inocular su vacuna como dosis de refuerzo