logo_medicina
Síguenos

Día Mundial de la Salud

La tecnología sanitaria ha de ser una “prioridad estratégica” en los sistemas sanitarios del futuro

El director general de Siemens Healthineers España habla del papel que juega y jugará el sector de la tecnología sanitaria en la salud del futuro

Compartir
La tecnología sanitaria ha de ser una “prioridad estratégica” en los sistemas sanitarios del futuro
Alberto Martínez, director general de Siemens Healthineers

Por Nuria Cordón

5 de abril de 2024

La tecnología ha transformado el sector sanitario. Desde el propio diagnóstico hasta los tratamientos o la atención asistencial, los avances tecnológicos de las últimas décadas han generado una amplia gama de oportunidades para profesionales y pacientes. Pero esto no ha hecho más que empezar. A medida que el sector evolucione, la asistencia sanitaria será más personalizada, más vanguardista y equitativa y más centrada en las personas. 

En este viaje hacia una revolución digital de los sistemas sanitarios se encuentra Siemens Healthineers, compañía independiente del grupo Siemens desde 1995 que está presente, a través de sus soluciones tecnológicas, en el 70% de las decisiones clínicas que se toman en todo el mundo*. Un dato que supone “una gran responsabilidad”, según Alberto Martínez, director general de Siemens Healthineers España, en una entrevista con Medicina Responsable.

Háblenos de Siemens Healthineers. ¿Cuál es la razón de ser de la compañía?

Siemens Healthineers es una compañía relativamente nueva que salió a bolsa en el año 2018 y que opera en el sector MedTech (tecnología de la salud). De hecho, nuestro lema es ser pioneros en el cuidado de la salud, para todos, en todas partes, de forma sostenible. La tecnología está en nuestro ADN, es nuestra razón de ser y representa el puente entre la pura tecnología y la asistencia sanitaria. Esa es nuestra responsabilidad y propósito: poner a disposición de los diferentes sistemas sanitarios mundiales la mejor tecnología para que los profesionales lleven a cabo sus labores en el día a día con el mejor impacto para los pacientes. 

¿Cuáles son las principales líneas estratégicas?

Nuestra estrategia se basa en lo que internamente denominamos el triángulo virtuoso, algo que nos hace únicos. El primero de los vértices es el que llamamos gemelo digital, y aquí se incluyen todas las capacidades diagnósticas para que el cuerpo humano y su funcionamiento no tengan secretos: desde el área de laboratorio clínico hasta el de diagnóstico por imagen (resonancia, escáner…). El segundo vértice tiene que ver con las terapias avanzadas. Esto supone intentar sacar el máximo rendimiento de terapias como tratamientos endovasculares que mejoran y reducen el impacto y los daños colaterales al paciente, técnicas oncológicas con radioterapia o cirugías mínimamente invasivas. Y el tercero engloba todo lo relacionado con la digitalización, la Inteligencia Artificial (IA), el Big Data y cómo integramos la IA en la tecnología existente y en futuros desarrollos para que los dos primeros vértices mejoren. 

Según sus cifras, casi tres cuartas partes de todas las decisiones clínicas críticas están influenciadas por sus soluciones ¿Qué supone esto?

Supone una responsabilidad muy grande para nosotros. El 70% de cualquier decisión clínica que se toma en los principales hospitales del mundo pasa de alguna u otra forma por un sistema de Siemens Healthineers, ya sea por un escáner de diagnóstico, por un quirófano, por un sistema digital donde los datos del paciente se procesan, por un análisis clínico, por un proceso oncológico radioterápico… Creemos que podemos mejorar los sistemas sanitarios de todo el mundo mediante nuestra huella. El sistema sanitario está en un proceso de transformación constante, en los últimos años aún más intenso por la sostenibilidad del sistema, por lo que tenemos que garantizar que la tecnología no sea percibida como un coste sino como un facilitador para hacer que el sistema sea más sostenible. 

Siemens Healthineers tiene más de 18.000 patentes en todo el mundo. ¿Qué supone esta cifra?

La innovación forma parte de nuestro ADN, está en nuestras raíces y no podemos vivir sin ella. La innovación se traslada desde nuestros centros de I+D, desde la investigación más básica, y esas 18.000 patentes son el reflejo de la innovación que corre por nuestras venas. Cada día se producen pequeñas revoluciones y esos saltos tecnológicos se producen en base a todos los esfuerzos de innovación y desarrollo del día a día, no solo en nuestros laboratorios sino también junto a nuestros clientes.

Esas patentes ¿se traducen en soluciones?

Por supuesto. La investigación sin innovación no es nada y todo acaba aterrizando en el mundo real traducido en diferentes desarrollos integrados en nuestras líneas de producto que hace que el refresco de la tecnología sea constante. 

¿Podría poner un ejemplo de una revolución gracias a esa innovación?

Un ejemplo muy claro es el escáner de contador de fotones, una tecnología que viene a revolucionar el mundo del escáner en dos parámetros: el primero de ellos está relacionado con la dosis de radiación que se emite; este escáner lo reduce al mínimo, con dosis imperceptibles, pero con una resolución y una finura en el destalle sin precedentes. Esto parte de una innovación única de la compañía y, aunque estamos en los primeros pasos, consigue reducir al mínimo la dosis de radiación para poder hacer más escáneres a pacientes sin daños colaterales. Por otro lado, destaca la calidad de la imagen y el tipo de estructuras finas que se ven y que hasta ahora no se habían visto. Nuestros profesionales están empezando a ver cosas que antes no veían. 

Siemens Healthineers ha incorporado el pilar de la sostenibilidad a su propósito. ¿En qué consiste?

El debate sobre la sostenibilidad está en el día a día en nuestra sociedad y debe ser parte de nuestra estrategia, ahora más implícita, aunque siempre lo ha estado. Nosotros como empresa grande, solo con nuestra propia huella tenemos una responsabilidad en cuanto al impacto que tienen en la sociedad nuestras fábricas, nuestros procesos, nuestras personas… Por otro lado, como ya he comentado, el 70% de las decisiones clínicas en el mundo pasan de una u otra forma por nuestra tecnología: imagina que en cada una de esas asistencias pudieras hacer algo más eficiente, el impacto sería evidente. 

¿Qué pilares dan forma a este concepto dentro de la compañía?

Los tres pilares de esta estrategia son el acceso al cuidado de la salud, la preservación de los recursos y healthineers comprometidos y diversos. El primero de ellos consiste en llegar a todos los pacientes. Imagina que para hacerte un examen cualquier tuvieras que desplazarte a una hora y media en coche, una realidad de hoy en muchos casos. Imagina que puedes hacértela en tu centro de Atención Primaria de tu zona. Eso también es sostenibilidad. Que, en vez de estar a una hora y media, evites tráfico y emisiones, que a través de la tecnología tengas acceso a las pruebas cuando antes no lo tenías: eso también es sostenibilidad. 

El segundo pilar va en línea con la preservación de los recursos, el cuidado del planeta. Siemens Healthineers trabaja en la descarbonización de su flota de vehículos, en el consumo de energía de nuestros edificios, que es renovable, en el teletrabajo, con el que ahorramos un 50% de desplazamientos. Todo ello tiene un impacto muy fuerte.

Por último, se trata de involucrar a nuestros colaboradores en la sostenibilidad, definiendo su puesto de trabajo, su entorno laboral, cómo quieren que se haga la estrategia... La sociedad avanza a una gran velocidad y nosotros tenemos que ir un paso más allá.

La industria MedTech tiene un importante impacto económico y social en Europa; genera cerca de 800.000 puestos de trabajo ¿Qué papel juega España dentro de este mercado?

El sector de la tecnología sanitaria siempre ha sido importante, aunque se ha visibilizado más durante la pandemia. Las instituciones son cada vez más conscientes de que la tecnología tiene que jugar un papel importante y no nos podemos quedar atrás porque cosas como la pandemia se pueden repetir. En la actualidad, España está en una buena situación, pero en innovación más disruptiva nos falta dar un paso adelante, estamos un paso por detrás de países como Francia, Alemania o Reino Unido. En nuestro caso, tenemos un centro de innovación y desarrollo de Software en Madrid que compite con otros centros en China, EEUU o Alemania. 

España tiene que decidir el papel que quiere jugar, encontrar su lugar. Para ello, sería deseable un plan estructurado de adopción de la innovación. España es un país pionero en muchos ámbitos ¿por qué no en este? Es un tema de voluntad y de que se cree el entorno adecuado.

Pero un paciente, cuando acude a un servicio médico, no es consciente de la tecnología que hay detrás…

La tecnología es invisible para los pacientes y eso no es un problema mientras se puedan beneficiar de ella. Te pongo un ejemplo. Tenemos un proyecto pionero en Barcelona, con el Hospital Vall de´hebron llamado One Step Ictus. Gracias a él, mediante la tecnología, mejoramos todo el proceso de atención del ictus con dos objetivos claros: reducir el tiempo desde que el paciente entra en el hospital hasta que se le trata de 90 (de media) a 17 minutos. Esto se traduce en un impacto en el que puedes incrementar el número de pacientes que son tratados y que salen sin secuelas en un 50%. Estos pacientes no saben qué tecnología hay detrás, sólo necesitan que el sistema adecúe las tecnologías a sus procesos.

¿Qué tecnologías cree que van a cambiar radicalmente la forma en la que se diagnostican o tratan algunas enfermedades? 

Si combinamos el punto tecnológico actual con la computación cuántica y la aceleración de capacidad de computación que tiene la humanidad junto con IA y las tecnologías existentes vamos a empezar a ver una aproximación al gemelo digital sobre el cual se pueda aplicar un tratamiento farmacológico, quirúrgico o de radioterapia para ver sus consecuencias en base a una información real. Y no solo para eso, también para la sensibilización del estilo de vida, ya que nos podrá dar mensajes como que, si pierdes 10 kg y bajas el colesterol, en 10 años vas a estar en este estado de salud. Y todo ello de forma individual, personalizada, no en base a estudios o estadísticas. También habrá gemelos digitales de nuestros órganos y sistemas, y nos permitirá ver cómo tratarlos. Eso sí, nos vamos a tener que preparar porque los sistemas y estructuras de los sistemas sanitarios no están preparados para ello. 

Al final, el objetivo es la medicina personalizada; individualizar el tratamiento hace que el margen de error se reduzca y en determinadas patologías, reducir un margen de error del 10 o 15% significa vivir o morir.

¿Qué retos tendrá que afrontar esa nueva sanidad?

Uno de los principales es que, aunque la tecnología ha cambiado mucho en la atención del paciente, la estructura de un hospital ha evolucionado moderadamente en los últimos 70 años. Son estructuras relativamente rígidas. Eso significa que va a haber tecnologías muy positivas que no puedan entrar por su propia forma de ser en determinados servicios, ya que la línea se va a desdibujar entre los diferentes servicios y departamentos, entre la primaria y terciaria, entre el ciudadano y el paciente. Tendremos que hacer cambios en el sistema y ese es el principal reto; cómo hacemos aterrizar esa innovación a la práctica clínica mientras el sistema continúa funcionando. Otro tema es el de la obsolescencia tecnológica. Es un reto importante al que nos enfrentamos, ha de haber un plan nacional bien estructurado porque forma parte de nuestro estado del bien estar. En definitiva, la tecnología sanitaria tiene y tendrá un impacto en la evolución y mejora del sistema sanitario del futuro por lo que hay que tratarlo como prioridad estratégica. 

*ADvaMedDx “A Policy Primer on Diagnostics”



Te puede interesar
implantes-nanoparticulas-dolor-epilepsia
Implantes con nanopartículas luminiscentes para tratar el dolor o la epilepsia
agenda-sanitaria-semanal-semana-abril
Agenda sanitaria semanal: del 29 de abril al 3 de mayo
mujeres-mas-depresion
¿Por qué las mujeres son más propensas a sufrir depresión? FEDORA podría ser la respuesta