logo_medicina
Síguenos

Juan G. García: El médico rural es “el referente de la población; te conocen y te valoran”

El presidente del Comité Organizador del IV Congreso de Medicina Rural de Semergen, que tendrá lugar los días 5 y 6 de abril en Úbeda (Jaén), habla sobre la situación del sector y el estado de la profesión

Compartir
Juan G. García: El médico rural es “el referente de la población; te conocen y te valoran”
El presidente del Comité Organizador del IV Congreso de Medicina Rural de Semergen, el doctor Juan Gabriel García Ballesteros

Por Juan García

4 de abril de 2024

Mañana arranca el IV Congreso de Medicina Rural organizado por la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen). Esta edición, que espera reunir a más de 400 profesionales del sector, se centrará en analizar los principales retos a los que se enfrenta uno de los principales pilares de la atención sanitaria en un país con tanta población rural como España. Para aclarar cuáles son estos desafíos y, especialmente, los posibles caminos para afrontarlos, Medicina Responsable ha entrevistado al presidente del Comité Organizador de este congreso, el doctor Juan Gabriel García Ballesteros.

¿Cuáles son las expectativas para este congreso?

Contamos con un congreso al que asisten más de 400 médicos de Atención Primaria (AP), la mayoría que trabajan en entornos rurales. Se ha hecho un programa muy completo, acorde a las necesidades que tiene un médico rural para prestar una atención sanitaria de calidad. Eso incluye habilidades clínicas como atención a patologías prevalentes o enfermedades cardiovasculares, respiratorias y problemas de salud mental, además del acceso a cuidados paliativos a nuevas tecnologías e investigación.

¿Cómo se pueden acercar los avances en investigación y la digitalización al medio rural?

Uno de los problemas del ejercicio de la medicina en el entorno rural es que no tienes las pruebas diagnósticas o las últimas tecnologías. El acceso a especialistas no es tan sencillo como si trabajaras en un entorno urbano, ni para el médico ni para la población. Poder acudir a herramientas como la telemedicina, tanto en consulta como en diagnóstico por imagen, es clave ya que son tecnologías que facilitan la labor diaria y que hacen menos compleja la atención en el medio rural. 

¿Cómo afecta la falta de profesionales al sector?

Es un problema de toda la AP, pero especialmente acuciante en el medio rural. Atraer a médicos jóvenes a trabajar es complejo y difícil y es un reto que comparten la administración, las sociedades científicas y todas las entidades que velan por la AP. Es una necesidad resolver ese problema.

¿Qué mensaje traslada a las administraciones sobre esta necesidad?

Tenemos un SNS que tiene como uno de sus principales valores la equidad. Esto quiere decir que vivas donde vivas debes tener acceso a los mismos servicios. Frente a la dificultad de llevar la atención sanitaria al medio rural tenemos que incentivar a los profesionales para que trabajen aquí. ¿Cómo? Tiene que haber incentivos económicos y también laborales, como mayores puntuaciones en bolsa o un avance más rápido en la carrera profesional. Otros aspectos que se podrían fomentar son el acceso a formación o la mejora de la accesibilidad a estos entornos. El transporte y las comunicaciones son fundamentales. 

¿Cómo vendería el atractivo de trabajar en el medio rural?

Yo trabajo en Sabiote (Jaén), una localidad de 4.000 habitantes y en el municipio de Torreperogil tenemos el “centro madre” para algunas pruebas diagnósticas y ciertas urgencias. Es verdad que la medicina rural tiene problemas, pero la principal ventaja es la mayor satisfacción a la hora de ejercer tu trabajo. Te conviertes en el referente de la población, te conocen y te respetan. Valoran tu trabajo y te sientes querido como profesional, es muy satisfactorio sentir que tu trabajo es útil e importante para mucha gente. El médico rural consigue dar una atención integral, cubrimos muchas necesidades, las labores de prevención, atención y seguimiento durante toda la vida de los pacientes. 

Entiendo que debe haber un fuerte componente vocacional.

La medicina en general lo tiene, pero creo que en entornos rurales más aún, porque te implicas mucho como persona. Recuerdo que en una ocasión me dijeron que si trabajaba en una ciudad sería un funcionario, pero si trabajaba en el medio rural sería alguien cercano y querido. 

Volviendo al congreso, ¿cómo ha sido la experiencia de organizarlo?

Antes había participado en otros congresos desde el comité científico y organizador, pero no como presidente. Para mí ha sido un reto personal y lo he afrontado con ilusión y ganas. Tengo la suerte de contar con un equipo que me ha ayudado a desempeñar mi labor.

¿Cuál es el compromiso de Semergen con el medio rural?

El objetivo fundacional de Semergen fue unir a los médicos rurales y mejorar su situación a nivel colectivo y formativo. Esas son sus raíces y sigue apostado por darle valor a la medicina rural. 

¿Qué les gustaría sacar de este Congreso?

Tenemos distintos objetivos. Uno que siempre se ha marcado Semergen es facilitar y mejorar la formación de los médicos rurales. Lo vamos a celebrar en Úbeda, en Andalucía, donde una gran parte de la población vive en el entorno rural, por eso hemos querido acercar la formación a estos médicos. También hemos querido poner en valor el trabajo del médico rural, tenemos que sentirnos orgullosos de nuestra labor. Por otro lado, queremos debatir sobre los problemas de la medicina rural y sus posibles soluciones. Hay problemas compartidos a nivel nacional y el principal es la falta de profesionales

¿Son conscientes las administraciones de esta situación?

Yo creo que son suficientemente conscientes. El diagnóstico está hecho, otra cosa es el debate sobre las posibles soluciones. Son soluciones que implican gasto y gestión y no siempre hay acuerdo. Soy moderadamente optimista, tenemos un sistema sanitario muy solidario que va a buscar soluciones al problema de déficit de profesionales. Hace falta unir esfuerzos.



Te puede interesar